Nacional

Pagaron con droga a hombre para deshacerse de niños descuartizados en "diablito"

Aquella madrugada, un hombre que empujaba un diablo de carga llamó la atención de los elementos que patrullaban las calles del primer cuadro de la capital

Agencias

sábado, 14 noviembre 2020 | 19:57

Ciudad de México.- La madrugada del 31 de octubre policías capitalinos detuvieron a un sujeto que transportaba restos humanos a bordo de un “diablito”, los familiares de dos menores, en calidad de desaparecidos, acudieron al forense para reconocer los restos y confirmaron que se trataba de los infantes que ellos buscaban, Yahir y Héctor.

Aquella madrugada, un hombre que empujaba un diablo de carga llamó la atención de los elementos que patrullaban las calles del primer cuadro de la capital.

Al pasar cerca de los agentes, al desconocido se le cayeron dos cajas de plástico, “de esas que usan los polleros para meter los pollos”, que iban encima de un tambo azul.

Un agente se acercó a ayudar. De las cajas habían salido tres bolsas de plástico negro: el emblema siniestro de nuestro tiempo.

—La persona quiso volver a meter las bolsas muy rápidamente, pero estaban pesadas, le costó trabajo —relata el agente.

Una de las bolsas se rasgó. En la oscuridad de la calle, el agente alcanzó a ver que en el interior había “carne muy blanca”.

Por un instante, no estuvo seguro de lo que era aquello. Finalmente lo constató: había un brazo, un hombro, una oreja: los restos de alguien a quien habían cortado en pedazos.

Dan dos “grapas” de droga a hombre para desaparecer un cadáver

Édgar, de 39 años, la persona detenida en calles de la zona Centro, cuando caminaba con un diablito cargando dos bolsas negras de plástico con restos humanos, refirió que delincuentes de la colonia Morelos le pagaron con dos “grapas” de cocaína para que les hiciera el favor de llevarse los restos humanos.

Al revisar los antecedentes del detenido, la SSC detectó que cuenta con seis ingresos en diferentes penales capitalinos desde el año 2001 por delitos como robo agravado, calificado y agravado calificado.

Frente a la autoridad dijo que era un adicto a las drogas, por lo que con frecuencia le hace “favores” a delincuentes de la zona.

Yair y a Héctor fueron vistos por última  vez el martes 27 de octubre afuera de la vecindad donde vivían, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. Yair tenía 12 años y Héctor Efraín, 14. 

Fuente: www.elimparcial.com