Nacional

Piden ayuda mexicanos varados en Shanghái

Los mexicanos en esta situación han acudido al Consulado de México en Shanghái con poco éxito

Reforma

jueves, 21 mayo 2020 | 23:55

Cd. de México (21 mayo 2020).- Once vuelos han llegado en las últimas semanas a México desde Shanghái con cientos de miles de pruebas para Covid-19, ventiladores, mascarillas y otros insumos médicos. Ahora, un grupo de mexicanos varados en esa ciudad espera que esa ruta tenga espacio para llevarlos.

Son al menos 23 los connacionales que llegaron de visita, vacaciones o trabajo, y que ahora enfrentan la expiración de sus permisos para seguir en China mientras batallan para encontrar una forma viable de regresar al país.

De momento, las autoridades en el Consulado mexicano les han dicho que su idea de abordar el avión de insumos tampoco lo es.

"Nos han dicho que no es cosa de ellos, que (los vuelos) son en específico para material que va para sector salud y que tienen muchas restricciones", dijo a REFORMA Alejandra Rosas, quien lleva más de cuatro meses en el gigante asiático y no encuentra forma de regresar.

Las autoridades de China ya han ampliado sus permisos de residencia, pero no saben si lo harán de nuevo, y temen las consecuencias de que se venzan, desde multas hasta la prohibición de regresar al país.

Descenderán mexicanos de crucero en EU.- SRE"La multa mínima son 500 yuanes por día y en pesos mexicanos son mil 500 aproximadamente", detalló Rosas en una llamada hecha vía Zoom, que se entrecorta por la necesidad de usar una VPN para saltar el bloqueo de internet en el país.

Los mexicanos en esta situación han acudido al Consulado de México en Shanghái con poco éxito.

"Creo que es algo que está fuera de sus manos", comentó, por su parte, Alejandra Barraza, una mexicana que trabaja en la ciudad y que, aunque no busca regresar de momento al País, ayuda a sus connacionales a lograrlo.

"Nos presentan dos opciones, pero ninguna de las dos es viable".

Por un lado, algunos vuelos hacen escala en ciudades con sus propias restricciones de viaje; por otro, los pocos vuelos directos tienen un precio muy alto, un gasto prohibitivo cuando aún tienen pendiente el reembolso de vuelos cancelados y han tenido que prolongar su estadía sin planearlo.

"Los más baratos que hemos visto son de 2 mil dólares. Incluso, aunque nosotros lográramos juntar el dinero, corremos el riesgo de que esos vuelos sean cancelados de nuevo", considera Barraza.

'Iba a estar un mes'

Cuando Alejandra Rosas llegó a China para visitar a unos amigos en Beijing, la palabra "Covid-19" aún no existía.

Fue el 14 de enero pasado y sólo había 41 casos confirmados de una enfermedad respiratoria ligados a un mercado en Wuhan. Ese día, la Organización Mundial de la Salud informó que no había evidencia de que el virus se transmitiera de persona a persona.

Cuatro meses después, Rosas está varada en Shanghái con personas que acaba de conocer y a días de que expire su permiso para estar en el país (vence el 29 de mayo).

"Iba a estar un mes con ellos (sus amigos en Beijing) y luego me iba a mover a Shanghái para regresarme a México, pero bueno, me quedé aquí varada", contó.

Mientras estaba en Beijing, su vuelo se retrasó dos veces y se reprogramó hasta el 12 de abril desde Shanghái, con conexión en Japón.

Abordó el tren a esta ciudad, pero al llegar no la dejaron subir al avión por las nuevas restricciones en el aeropuerto japonés de Narita. Beijing acababa de entrar en cuarentena, así que regresar con sus amigos tampoco era opción. Hasta quedarse era difícil, por su estatus de extranjera.

"No tenía dónde quedarme y yo no podía rentar ya en ningún lugar", contó.

Por fortuna, agregó, la conectaron vía We Chat con mexicanos que viven en la ciudad.

"Me he topado con gente muy buena, he recibido muchas veces ayuda, y en este grupo de mexicanos inmediatamente me escribieron para darme 'tips', darme consejos (y hospedaje)", destacó.

"Hasta la fecha sigo con ellos".

Ahora, Rosas espera que esa misma empatía venga de otra parte.

"Solamente queremos alzar la voz, que alguien nos ayude a través de un vuelo, si no se puede a través de uno de estos vuelos que están haciendo Shanghái-México con material de salud, que exista otro medio, gestionando tal vez con otros países, no sé, que se abra una ruta", urgió.

"Queremos regresar a México lo más pronto posible".