Nacional

Por austeridad limitarían evaluaciones de la educación

Las medidas que impulsa el Gobierno federal representa un recorte del 23%

Reforma
martes, 10 septiembre 2019 | 06:50
Archivo/ Reforma

Ciudad de México.- Las medidas de austeridad que impulsa el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador limitan la aplicación de evaluaciones continuas para medir la calidad de la educación, señalaron expertos.
"En las evaluaciones de calidad educativa, el recorte para este año es del 23 por ciento", aseguró Marco Antonio Fernández, profesor-investigador de la Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey.
"Esto preocupa porque estamos dejando de invertir para poder tener mejores fotografías de los aprendizajes que se están obteniendo en el país y en las fotografías que sí hemos invertido, no explotamos su información para que se traduzca en estrategias nuevas para mejorar los aprendizajes", agregó.
El también investigador de México Evalúa, consideró que el cambio de esta año en la aplicación de la prueba del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA), tras la extinción del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, es un ejemplo de la falta de continuidad de las evaluaciones.
"Bajo una mal entendida austeridad, el Estado está dejando de invertir en tener instrumentos que le permitan conocer de mejor manera cuáles son los aprendizajes que están obteniendo los distintos niveles educativos; por eso no se pudo hacer de manera censal la prueba PLANEA", advirtió.
Por su parte, Jennifer O´Donoghue, directora de Mexicanos Primero, expresó su preocupación debido a que en la propuesta de legislación secundaria de la reforma educativa no establece la obligación de evaluar de manera continua el aprendizaje de los estudiantes.
"Nosotros (lo) consideramos una falla muy importante porque la educación es el derecho de niños y jóvenes y lo que tenemos que garantizarles es progreso en su aprendizaje y en su desarrollo, pero si no contamos con elementos, herramientas, con una política para dar seguimiento a su desarrollo, ¿cómo podemos saber si están mejorando o no?", cuestionó.
Uno de los principales desafíos que revela la aplicación de PLANEA, agregó, es la ausencia de evaluaciones que sean comparables en el largo plazo.
En tanto, Alma Maldonado, investigadora del Departamento de Investigaciones Educativas del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav), subrayó que sólo con datos que sean evaluables a lo largo del tiempo, se podrán medir los aprendizajes de cada escuela.
"Contar con datos es muy importante y tendría que ser más importante para que los padres sepan cómo están en los aprendizajes en las escuelas porque uno pensaría que en una escuela privada, los aprendizajes son mejores, pero tampoco es así.
"Por otro lado, habría que revisar los resultados de las escuelas que están ubicadas en lugares de alto grado de marginación y cuyos resultados son muy similares al promedio nacional, entonces el contexto no está siendo tan determinante", planteó.
Aplican PLANEA a un millón
Un total de un millón 56 mil alumnos de tercer grado de secundarias públicas y privadas de todo el País, presentaron los pasados 11 y 12 de junio la prueba del Plan Nacional para la Evaluación de los Aprendizajes (PLANEA) 2019.
La Secretaría de Educación Pública (SEP) informó que la evaluación fue aplicada con el propósito de conocer en qué medida los estudiantes logran dominar un conjunto de aprendizajes esenciales al término de la secundaria en dos campos: matemáticas y lenguaje y comunicación.
Dicha prueba se aplicó en 34 mil 209 secundarias públicas y privadas.
Detalló que los resultados de esta aplicación corresponden a la modalidad de PLANEA Escuelas y aclaró que este año no se instrumentó la modalidad de la prueba referida al Sistema de Educación Obligatoria (PLANEA SEN) cuya implementación correspondía al extinto Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE).
Debido a lo anterior, apuntó, no se publican resultados nacionales, ni estatales
"El principal objetivo de PLANEA Escuelas es que maestros, directores y supervisores cuenten con una herramienta de evaluación que les permita obtener información acerca del logro alcanzado por los alumnos de cada centro escolar al terminar el nivel educativo", indicó la SEP en un comunicado.
Destacó que la prueba se encuentra alineada a los planes y programas de estudio de educación secundaria, las comparaciones válidas de resultados son únicamente las que realiza un plantel contra sí mismo, en este caso con los obtenidos en 2015 y 2017.
Por lo anterior, señaló, no son válidos los comparativos entre diferentes escuelas de manera descontextualizada, ni aquellas que deriven en un juicio acerca de la calidad docente.