Nacional

Prestadores de servicios turísticos preocupados por posible baja de visitantes

En BCS, la temporada de avistamiento de ballena gris está por comenzar, pero las lanchas navegan al 50% de ocupación ya que semáforo epidemiológico se encuentra en naranja

Agencias

Excélsior

miércoles, 02 diciembre 2020 | 20:35

La temporada de avistamiento de ballena gris en las lagunas costeras de Baja California Sur, iniciará el próximo 15 de diciembre y concluirá el 15 de abril de 2021, en un ambiente de incertidumbre para los prestadores de servicios turísticos.

Esta situación se debe a que el semáforo epidemiológico por Covid-19, que se encuentra en color naranja en el estado, obliga a las lanchas a navegar con 50 por ciento de ocupación, lo que hace poco rentable la actividad, debido a los altos costos del combustible.

Procedente de Alaska, la ballena gris nace y se reproduce en la Laguna Ojo de Liebre, Guerrero Negro, Laguna San Ignacio y Bahía Magdalena, después de recorrer durante tres meses una ruta de aproximadamente 12 mil kilómetros.

La pandemia que azota al mundo, es un factor que preocupa a las comunidades que viven del turismo, ya que probablemente se registrará además una baja importante en el número de visitantes que lleguen para ver este espectáculo de la naturaleza.

Aunado a lo anterior, en los últimos años se ha registrado una disminución en el número de ballenas que llegan a las costas sudcalifornianas, y la presencia de una gran cantidad de ejemplares desnutridos.

De acuerdo con Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica desde el invierno de 2018 y 2019 se detectaron indicios de un evento de mortalidad inusual.

Destacó que investigadores de la Universidad Autónoma de Baja California Sur (UABCS), documentaron además una reducción en el conteo de crías en las lagunas de reproducción, lo que aumentó los porcentajes de ballenas “flacas” y “desnutridas”, así como la llegada tardía de los ejemplares.

Indicó que hasta el momento se desconoce la explicación exacta de este fenómeno, aunque se han encontrado condiciones de temperaturas del mar más cálidas de lo normal en los últimos años en el Pacífico Norte, Golfo de Alaska y a lo largo de la costa oeste de América del Norte.

"Estas condiciones oceánicas persisten desde 2015 y pueden haber reducido la 'capacidad de carga' de las áreas de alimentación de las ballenas grises", refirió.

El también biólogo marino con Maestría en Ciencias destacó que es motivo de alarma que los cambios que experimentan los mares del norte afecten el fitoplancton estacional y los ciclos de producción primaria, que son la base de las cadenas alimentarias de muchas especies marinas del Ártico.

Indicó que además se está produciendo un incremento de la mortalidad y una reproducción reducida en peces, aves marinas, focas y ballenas.