Nacional

Prevén que desabasto y atraso en medicinas salga caro

Provocará que se compre en adjudicaciones directas y a precios más altos

Iris Velázquez, Reforma

martes, 30 marzo 2021 | 17:38

Ciudad de México.- Los atrasos en las compras consolidadas de medicamentos provocará que hasta julio las instituciones y estados deban comprar lo que necesitan mediante adjudicaciones directas a costos más altos debido a la inmediatez requerida, alertó Enrique Martínez, director del Instituto de Investigación e Innovación Farmacéutica (Inefam).

REFORMA publicó que, desde el 4 de diciembre, la UNOPS convocó a seis licitaciones para comprar mil 286 claves de medicamentos y 633 claves de materiales de curación para todo el sector salud, pero no ha emitido los fallos y sólo ha adjudicado directamente 36 contratos para medicamentos de patente y oncológicos.

El especialista en análisis de compra pública en salud señaló que las compras de medicamentos e insumos se han realizado sin programación, y ninguna planeación.

Recordó que el año pasado las entregas de productos mediante compras consolidadas se entregaron entre marzo y abril, y los primeros meses de 2020 fueron cubiertos a través de extensiones de contrato.

Este año no será distinto, pues, previó, los Gobiernos federales y sus Secretarías de salud tendrán que buscar soluciones emergentes, pues estimó que hasta julio empiece la dispersión este 2021.

"Si bien nos va, una vez que se adjudiquen y firmen el contrato, pues quizá al mes de julio veamos primeras entregas, así que las instituciones van a tener que resolver, todas las instituciones por cuenta propia, incluyendo las estatales esto", apuntó.

El retraso actualmente observado, consideró Moreno, es parte del desorden que se arrastra desde el año 2000, el que dijo tiene de los peores resultados en cuanto a compras consolidadas.

Explicó que con base en análisis de mercado realizados por Inefam, tan sólo con las compras de IMSS e ISSSTE, se observó que no alcanzaron a ejercer ni el 50 por ciento de los contratos involucrados, cuando generalmente lograban concretar 80 por ciento en años anteriores.

Detalló que el 26 de febrero el Instituto de Salud para el bienestar (Insabi) emitió un oficio que se desglosa en siete anexos invitando a las instituciones en general que se encarguen de conseguir sus insumos y sus medicamentos hasta julio, dado los atrasos que se han dado.

"Es de esperar que abunde una que otra licitación que generen de forma particular las instituciones, pero muchísimas adjudicaciones directas.

 "El problema de las adjudicaciones directas es que es comprar de manera muy facturada, muy diseminada las cantidades que van requiriendo y como estas se tienen que comprar sobre la marcha, pues es de esperar que compren a precios más altos lo que podría ser dentro de una compra a través de una licitación y sobre todo si es una compra consolidada. Si no hay orden pues crean incentivos negativos. Me parece que vamos a estar experimentando una situación un tanto crítica en algunos productos", expuso.

 Para el consultor fue una mala decisión relevar al IMSS de este encargo, pues tenía experiencia, funcionarios preparados y la infraestructura necesaria para ello.

"(Y) que tienen un nivel de acción ya entendido que eso fuera por supuesto superior a cualquier cosa que pudiese hacer UNOPS, que es novato en este sentido, y que creo que si bien le daban refuerzos, y le daban más elementos para garantizar mejores procesos de compra, yo creo que los resultados serían muy, muy relevantes a diferencia de lo que estamos viviendo al día de hoy", opinó.