Nacional

Propone IMCO rescatar escuelas de tiempo completo

Tras alertar que los rezagos provocados por la pandemia ponen en riesgo el futuro profesional de las nuevas generaciones

Reforma

Iris Velázquez / Reforma

martes, 19 julio 2022 | 21:15

Ciudad de México.- El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) pidió a los estados implementar el Programa de Escuelas de Tiempo Completo (PETC) tras alertar que los rezagos provocados por la pandemia ponen en riesgo el futuro profesional de las nuevas generaciones.

En un análisis realizado por el Instituto, se señaló que el programa ha arrojado resultados positivos, además de que las entidades pueden financiarlo, puesto que esta política le costaría a los estados entre 0.5 y 5 por ciento de su presupuesto anual dedicado a la educación, según la cantidad de estudiantes beneficiados.

"La evidencia muestra que los estados pueden implementar programas de tiempo completo a nivel local que beneficiarían a 1 de cada 10 escuelas públicas de educación básica en el país, con una inversión anual promedio de 2 mil 696 pesos por alumno", aseguró.

El IMCO explicó que los 2 mil 696 pesos, se obtuvieron al calcular el promedio de lo que en el ciclo escolar 2019-2020 el programa federal invirtió, pero aclaró que esta cifra no es una asignación por alumno.

Se trata del presupuesto promedio ejercido por beneficiario para cubrir los sueldos de los docentes por el tiempo adicional de clases, necesidades de asistencia técnica, servicios de alimentación, así como apoyos logísticos para su implementación.

La diferencia en el rango depende del presupuesto que cada Estado reporta para educación, pero el Instituto estimó que no pasaría del 5 por ciento de lo presupuestado anualmente.

"La situación educativa después de la pandemia pone en riesgo el futuro profesional de las nuevas generaciones. Para reducir este riesgo, sobre todo entre estudiantes que viven en una situación vulnerable, es urgente contar con estrategias articuladas para revertir la pérdida de conocimientos y el abandono escolar", advirtió.

"Las entidades pueden combatir la desigualdad educativa. La experiencia previa evidencia que el programa puede reforzar aprendizajes al contar con un plan de contenidos educativos prioritarios, y generar condiciones más propensas para revertir el rezago educativo en zonas marginadas", agregó.

No obstante, solicitó que se opere con reglas claras y padrones de beneficiarios transparentes.

Para una implementación efectiva, sugirió focalizar el gasto del programa para privilegiar escuelas y estudiantes en situación de pobreza; y priorizar el servicio de alimentación en las escuelas de población vulnerable para ofrecer menús nutritivos.

Así como evaluar el diseño e impacto de los programas para que se puedan ajustar, con base en evidencia, si es necesario.

¿Qué es y cómo ayudaba el PETC?

Desde 2007 esta modalidad de estudios brindó jornadas ampliadas de seis y ocho horas diarias, así como servicios de alimentación para estudiantes de 3 a 15 años en educación básica y con cobertura en todo el país, particularmente en localidades de alta marginación.

Durante 2020, último año de operación, el programa benefició a más de 25 mil planteles y a 3.6 millones de estudiantes, lo que equivale a una de cada 10 escuelas públicas de educación básica y a uno de cada 5 de sus estudiantes.

El Gobierno Federal desapareció el PETC de forma paulatina desde 2018 a través de recortes presupuestales, hasta su cancelación total en 2021.

Esto a pesar de los resultados positivos del programa, tales como: reducción del rezago educativo grave en 9 por ciento, entendido como la proporción de alumnos cuya edad es al menos 3 años superior a la que corresponde al año escolar que cursan.

También se le atribuye la disminución del abandono escolar en 20 por ciento; que las escuelas de tiempo completo tuvieron una tasa de repetición escolar 13 por ciento menor que aquellas que no contaron con el programa;

Además, mejoró el desempeño en las pruebas estandarizadas de español y matemáticas, al reducir en 10 por ciento la proporción de estudiantes de primaria con niveles insuficientes de matemáticas y en 5 por ciento la de alumnos con el nivel más bajo de lenguaje.

Logró también el cierre de brechas de desigualdad entre poblaciones vulnerables, en específico, en zonas rurales o de población indígena; y que para 7 de cada 10 alumnos, el desayuno provisto por el PETC era su primera comida del día.

El programa no tenía el mismo peso en todos los estados. En entidades como Jalisco, Guanajuato y Veracruz, la el programa atendía a menos del 10 por ciento del total de alumnos en educación básica.

En contraste, estados como Zacatecas, Campeche y Colima se vieron más afectados tras la eliminación del PETC, ya que representaba un beneficio hasta para la mitad de las y los estudiantes de este nivel educativo.

Desde su desaparición, al menos 12 entidades federativas se han pronunciado a favor de continuar con los horarios ampliados y el servicio de alimentación con recursos propios.

"Esto es una oportunidad para que los estados mejoren el diseño e implementación de lo que fue el PETC para que las y los alumnos de educación básica tengan una mejora en el aprendizaje que atienda las necesidades locales", instó el IMCO.