Nacional

Proponen nueva ley de salarios para acatar fallo

Como el tema del salario del Presidente afecta múltiples aspectos de la Ley de Remuneraciones, Gómez sugirió derogar la que está vigente

Reforma

martes, 26 noviembre 2019 | 23:40

Ciudad de México.- Tras un año de aplicación y miles de amparos por bajar de forma discrecional los salarios, Morena presentó una nueva iniciativa con la que buscan subsanar las inconsistencias señaladas por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) en la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos. 

La iniciativa presentada por el diputado Pablo Gómez propone la expedición de una nueva ley que reconoce que la reducción de salarios no puede ser retroactiva y establece los criterios y mecanismos a partir de los cuales debe determinarse la percepción del Presidente de la República.

El documento señala que, de ser aprobada, se exceptuará de la aplicación de la nueva ley a los funcionarios mencionados en el artículo tercero transitorio de la reforma constitucional al artículo 127, la cual establece que nadie podrá ganar más que el jefe del Ejecutivo.

Entre ellos los ministros de la SCJN, los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los magistrados de Circuito, los jueces de Distrito, los consejeros de la Judicatura Federal, los integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral (INE) y los magistrados y jueces de los poderes judiciales estatales que actualmente estén en funciones. 

La decisión unilateral del Presidente Andrés Manuel López Obrador y de los diputados de Morena de establecer en 108 mil pesos mensuales el salario del jefe del Ejecutivo y el tope salarial para los funcionarios públicos generó una lluvia de amparos en contra del actual ordenamiento en la materia. 

La iniciativa que propone la expedición de una nueva Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos establece también criterios para calcular el sueldo del Presidente, luego de que la SCJN se los ordenara en una sentencia. 

Éste, indica, se obtendrá de multiplicar el Producto Interno Bruto per cápita de referencia por los 10 grupos jerárquicos definidos por el Manual de Percepciones de la Administración Pública Federal, incluido el Mandatario federal. El resultado deberá ser dividido entre el monto del salario mínimo general vigente anualizado.

De acuerdo con la iniciativa, el PIB per cápita de referencia es el equivalente al promedio del PIB per cápita de los tres años anteriores al del ejercicio presupuestal correspondiente, con cierre al mes de octubre.

Este parámetro, establece el documento, se obtendrá en el primer año de gestión del Presidente y se mantendrá fijo durante todo el encargo.

La iniciativa señala que las actualizaciones anuales a las percepciones del Mandatario federal no podrán exceder el doble del índice inflacionario acumulado al mes de octubre del año de aprobación del presupuesto y, en caso de una deflación monetaria, la variación no podrá ser mayor a dos por ciento.

Para los servidores de niveles inferiores, la iniciativa indica que sus percepciones no podrán estar por abajo del 73 por ciento del monto fijado para el grupo jerárquico superior.

En tanto que para aquellos cargos que requieran alta especialización o experiencia determinada, el sueldo no podrá ser superior en un 35 por ciento al parámetro anteriormente establecido.

Los trabajos técnicos calificados y de alta especialización, así como los términos y condiciones para su evaluación deberán ser enlistados por las instancias correspondientes.

El método propuesto por Gómez hubiera dejado el salario del Ejecutivo para 2020 en un mínimo mensual de 131 mil 315 pesos mensuales y un máximo de 164 mil 114 pesos. 

En el Presupuesto de Egresos para el próximo año, aprobado la semana pasada, el salario mensual del Presidente Andrés Manuel López Obrador quedó en 143 mil 055 pesos mensuales antes de impuestos.

En su sentencia, aprobada por ocho votos contra tres a propuesta del Ministro Alberto Pérez Dayán, el Pleno de la Corte ordenó, primero, que la ley debe contener parámetros que eviten la discrecionalidad de la Cámara de Diputados, y segundo, que el pago debe ser proporcional a la responsabilidad del puesto.

Para los nueve grupos de funcionarios de mando, de Secretario de Estado a jefe de Departamento, la iniciativa establece que el grupo inferior no podría ganar menos de 73 por ciento de lo que gana el superior, y que sobre este piso, se podría percibir hasta 35 por ciento más.

Por ejemplo, el mínimo para secretaría de Estado en 2020 hubieran sido 104 mil 430 pesos, y el máximo 140 mil 981, conservando la Cámara margen de actuación dentro de las respectivas bandas de mínimos y máximos.

También se prevé que el Ejecutivo enviará, en su iniciativa de Presupuesto de 2021, su propuesta de salario del Presidente, y que la Comisión Dictaminadora de la Cámara convocará a audiencias públicas y celebrará al menos una reunión pública para discutir sólo ese tema.

Como el tema del salario del Presidente afecta múltiples aspectos de la Ley de Remuneraciones, Gómez sugirió derogar la que está vigente, expedida en noviembre de 2018 y reformada en abril de 2019, y emitir una nueva, como propuso originalmente Pérez Dayán en la Corte.