Nacional

Provocan criminales desabasto de alimentos en todo un pueblo

Esto sucede en Aguililla, desde diciembre pasado, cuando comenzaron los bloqueos

Oscar Luna/Reforma

miércoles, 14 abril 2021 | 21:47

Ciudad de México.- Los bloqueos de la delincuencia organizada en las carreteras que comunican al Municipio de Aguililla, Michoacán, mantienen a la población sin servicios básicos ni alimentos.

Desde hace al menos cuatro meses, integrantes de Cárteles Unidos, grupo criminal que opera en la región, mantiene cerrados los accesos y salidas del Municipio michoacano, para evitar la irrupción de grupos rivales.

De acuerdo con pobladores consultados por REFORMA, los miembros de este grupo impiden la circulación de todo tipo de vehículos por las carreteras de la localidad, ubicada al suroeste del Estado, ante el temor de que pistoleros del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) ingresen a Aguililla y tomen el control del Municipio, tierra de su líder Nemesio Oseguera, "El Mencho".

El dominio de Cárteles Unidos es tal en la zona, que el pasado martes ni el propio Gobernador Silvano Aureoles pudo llegar por tierra a Aguililla, que cuenta con 14 mil 754 habitantes. El Mandatario estatal tuvo que viajar al Municipio en un helicóptero del Ejército.

En su visita al Municipio, el Mandatario reconoció que estos bloqueos carreteros tienen a Aguililla en una "situación casi de guerra", pues no permiten el paso de productos de primera necesidad, aunado a que los enfermos de gravedad no pueden ser trasladados a un hospital.

A decir de los habitantes de la zona, desde diciembre pasado, cuando comenzaron los bloqueos, los productos de la canasta básica han estado escaseando, y los pocos que logran pasar tienen un costo muy elevado.

La carretera Apatzingán-Aguililla es la principal vía de acceso a la localidad, y la única que cuenta con asfalto.

Ahí, en los límites con el Municipio de Buenavista, a la altura de la comunidad de El Terrero, esta vialidad tiene vehículos obstruyendo el paso.

Unos 35 kilómetros más adelante, a la altura de la comunidad de Las Crucitas, la carretera está completamente trozada. En este lugar los presuntos delincuentes cavaron una zanja para impedir el tránsito vehicular.

"Ni siquiera el Ejército Mexicano pasa por ahí, ya que ellos también rodean por la sierra de Coalcomán", expuso uno de los habitantes afectados.

Apenas la semana pasada se difundió un video en redes sociales en el que, ante la dificultad de llegar por tierra, se observa el arribo de un helicóptero del Ejército con víveres para el cuartel militar ubicado en esta localidad.

La única vía que tienen los pobladores para entrar y salir de Aguililla es una brecha conocida como "El Montoso", pero es únicamente en horarios específicos: a las 10:00 de la mañana y a las 6:00 de la tarde.

"Sólo lo abren dos veces al día y no importa que alguien se esté muriendo", lamentó otros de los habitantes.

"(Estamos) sin gasolina, bancos, ni Policía municipal; de un piquete de alacrán se puede morir alguien por los tiempos de traslado y porque en el municipio no alcanza la poca medicina que hay", reprochó.

Sobre esta brecha se forman largas filas de vehículos, que esperan por horas hasta que en el horario fijado se libere el paso para poder salir o entrar a Aguililla.

Este paso es obstruido por una camioneta de redilas colocada del otro lado.

Debido al cerco del narco en prácticamente todos los acceso por tierra, los proveedores que abastecían productos básicos no han podido ingresar y las tiendas ya se encuentran vacías, contó otra habitante.

Además, la gasolina ya escasea, y la poca que llega a ser surtida se vende hasta en 26 pesos por litro, pues los vendedores van por ella hasta el Municipio de Tumbiscatío, a unas ocho horas de distancia.

"Las tiendas han buscado la manera para poder surtir y le dan la vuelta por la sierra hasta Coalcomán, pero a veces también tapan ese camino, es cuestión de suerte", comentó.

"Todo lo de la canasta básica se ha encarecido; las frutas y verduras las traen de Zamora, pero ahora no pueden, gasolina tampoco hay, nos la venden muy cara en puestos de la esquina".

El kilo de huevos, afirma, se vende en aproximadamente 70 pesos, las tortillas en 24 pesos y el bulto de alimento para gallina ponedora hasta en 450 pesos.