Nacional

Reclama 5.6 mmdp cuñado de Salinas

El empresario Hipólito Gerard exige a Sinaloa indemnización de 5,600 mdp por cancelación de APP para construcción de hospital en Mazatlán

Reforma
Reforma
Reforma

Reforma

viernes, 24 enero 2020 | 10:44

Culiacán, Sin.- El empresario Hipólito Gerard, presidente de Grupo GIA+A, y cuñado del ex Presidente Carlos Salinas de Gortari, demandó al Gobierno de Sinaloa para exigir la indemnización de 5 mil 600 millones de pesos.

Gerard reclama por la cancelación de una Asociación Pública Privada (APP) para la construcción del Hospital General de Mazatlán que inició en 2014.

La empresa constructora demandó en febrero de 2018 al Gobierno estatal y en abril del año pasado un juez de la Ciudad de México le otorgó la razón a la empresa.

Pero en agosto un tribunal revocó la sentencia y ahora el caso se encuentra pendiente de la sentencia de un tribunal colegiado.

El proceso legal comenzó en la Administración pasada luego de que el entonces Gobernador Mario López Valdez, y Ernesto Echeverría Aispuro, quien era Secretario de Salud, cancelaron un proyecto de obra para la construcción del Hospital General de Mazatlán.

Fue entonces que el empresario Hipólito Gerard demandó al gobierno estatal el pago de una compensación.

El Gobierno de López Valdez buscó que el Congreso local autorizara comprometer los recursos del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (FAFEF) durante 23 años para contratar los servicios de los Hospitales Generales de Culiacán y Mazatlán.

La vía de contratación que se quería era a través de Contratos Público Privados, pero para ello debían hacerse modificaciones a los decretos 976 y 977 de la ley estatal.

El Gobierno del Estado, según la licitación EA-925006998-N54-2013, quería pagar 239 millones de pesos anuales, por lo que en 23 años y 6 meses terminarían pagando 5 mil 616 millones de pesos por la construcción, mantenimiento y el servicio médico.

Sin embargo, tras una serie de foros, debates, demandas de otras empresas que acusaban licitaciones amañadas, opiniones de expertos a favor y en contra y posicionamientos en la Congreso local, las solicitudes de reforma del Ejecutivo no fueron aprobadas por los diputados.

Fue entonces cuando se cancelaron las licitaciones e iniciaron los juicios de indemnización de parte de la empresa de Hipólito Gerard.

La Secretaría de Salud federal estimó la deuda de Salud Sinaloa en 7 mil 379 millones de pesos, que sería la segunda más grande de todo el país, solo por debajo de Chiapas, que registra 18 mil 783 millones de pesos en pasivos.

Sin embargo, ese monto contempla la sumaron de la exigencia de la indemnización de parte de la empresa GIA+A S.A de C.V, situación que se solicitó que se modificara porque la situación sigue en trámite bajo juicio.

Además de la obra de GIA+A, también fue cancelada la APP del Hospital General de Culiacán, que fue asignado a la empresa Prodemex, del empresario Olegario Vázquez Aldir.

Deuda heredada

Efrén Encinas, Secretario de Salud de Sinaloa, reconoció que existe una deuda grande que se muestra en los apartados de la Unidad de Finanzas de la Secretaría federal, pero que la mayoría proviene de cuentas de pasadas administraciones.

"El Gobierno de Quirino Ordaz Coppel prácticamente recibe en materia de la Secretaría de Salud, aunque yo tenga un año y fracción, pero lo recibe él con deudas importantes de años, una deuda histórica", dijo.

La deuda heredada asciende a los mil 500 millones de pesos, pero a esta hay que sumarle el requerimiento que se tiene de parte de la empresa GIA+A S.A. de C.V. en contra de Servicios de Salud de Sinaloa.

"Hay un juicio vigente que recibe el Gobernador Quirino Ordaz cuando las obras del hospital anterior, aquella que se iba a hacer en Mazatlán por APP, ese hospital se dona al Ejército y actualmente es el Hospital Militar en Mazatlán", explicó.

Rescatan construcción

El Hospital Militar Regional de Especialidades en Mazatlán, Sinaloa, tuvo su origen en una obra malograda de las administraciones pasadas.

El proyecto del centro regional inició en el 2005 durante el Gobierno de Jesús Aguilar Padilla que comenzó la construcción en Mazatlán con una inversión de 200 millones de pesos, pero en 2010 fue abandonado en obra negra ante la falta de recursos.

Después, el entonces Gobernador Mario López Valdez retomó la obra a través de una Asociación Pública Privada (APP), pero el Congreso local no aprobó el plan de financiamiento.

Finalmente, la obra inconclusa fue donada a la milicia que terminó los trabajos y el 29 de agosto de 2016 fue inaugurada por el entonces Presidente Enrique Peña Nieto.