Nacional

Reconoce López-Gatell desconocer el número real de infectados

Afirmó que la parte más compleja es el equilibrio entre informar sobre la crisis y catástrofe vs el deseo de reducir el pánico

Tomada de internet
Tomada de Medium

El Diario de Juárez

martes, 07 abril 2020 | 20:29

Ciudad de México- En una entrevista realizada por Richard Ensor, corresponsal de The Economist, el subsecretario de Salud de México, Hugo López-Gatell Ramírez, aceptó que el modelo usado por el país para localizar casos de infectados es inexacto ya que se basa en distinguir patrones de crecimiento, en lugar de localizar caso por caso empleando pruebas para Covid-19, publicó Medium. 

El funcionario mexicano estuvo de acuerdo con el entrevistador cuando éste le preguntó “¿Pero es posible ser completamente transparente con la población cuando se utiliza el modelo centinela de vigilancia epidemiológica? Usted reconoce que este número [de casos] que está publicando todas las noches no es el número real de casos que están en México hoy. Cuando este gobierno publica estadísticas de delitos, reconoce que los números que recopila no son precisos; para compensar eso, trata de estimar la cifra negra ("número negro") que falta en el sistema”.

(Da click aquí para leer la entrevista completa)

López-Gatell informó que el gobierno está haciendo un mayor esfuerzo para proporcionar una “cifra negra” exacta en los casos de Covid-19 con un nuevo indicador de vigilancia centinela en donde la proporción de confirmación en el porcentaje de infectados revela un patrón cercano al real. 

“En varias ocasiones, en nuestras conferencias de prensa, hemos dicho: utilizamos el modelo centinela, y en este modelo centinela no todo es visible”, afirma el subsecretario en la entrevista.

También informó que el gobierno está haciendo el paquete de estimaciones para presentarlo públicamente. 

El funcionario afirmó que una de las partes más complicadas es equilibrar  balanza entre decirle al público la verdad de la crisis y la catástrofe que se avecina contra el deseo de reducir el pánico y mantener la moral pública.

“La salud pública gubernamental tiene una tradición de, diría, una política rudimentaria y politizada de comunicación de riesgos. Esto es algo con lo que personalmente he tratado en los últimos 10 u 11 años, incluso cuando trabajé en el gobierno durante la pandemia de 2009”, comentó el subsecretario de Salud.