Nacional

Recorta 4T apoyo para operadores de agua

Gobierno de 4T redujo apoyos a los organismos operadores de agua en el País, lo que dificulta inversión para mejorar cobertura del líquido

Reforma
Reforma

Silvia Olvera/Reforma

lunes, 12 julio 2021 | 06:36

Ciudad de México.- Pese a ser considerado como un derecho universal, el Gobierno federal ha reducido los apoyos para que los organismos operadores de agua en el País inviertan en mayor cobertura del líquido. 

Tan sólo en el último año, el Gobierno de la 4T redujo 19 por ciento el monto destinado al programa Proagua, de 2 mil 585 millones de pesos en 2020 a 2 mil 82 millones para 2021.

De acuerdo con Hugo Rojas, director de la Asociación Nacional de Empresas de Agua y Saneamiento de México, desde el 2016, antes de que entrara el actual Gobierno, el sector ya había resentido la contracción en los apoyos a Proagua, antes conocido como APASU.

El compromiso a través de Proagua es que por cada peso aportado por la Federación, las empresas de agua estatales y/o municipales pongan otro, todo ello para nueva infraestructura, mantenimiento, reparación y sustitución de tuberías.

 "En 2016 se destinaban, a precios corrientes, 12 mil 513 millones de pesos para este programa y ya para 2017 cayó a 3 mil 449 millones, la caída fue de casi el 75 por ciento".

 Si bien en 2019 hubo un ligero aumento de 3.5 por ciento respecto a 2018, desde el año pasado inició otro declive.

"Ahora (con lo presupuestado) lo máximo que podemos invertir (en total) son unos 4 mil millones de pesos, aunque hay instituciones internacionales que han establecido que México debería invertir el 0.03 por ciento de su PIB para agua y saneamiento de manera constante para poder resarcir el rezago.

"Esto implica que tendríamos que estar invirtiendo alrededor de 80 mil millones de pesos cada año", expuso Rojas.

Añadió que si bien durante muchos años se manejó que el País tenía una cobertura de agua potable del 96 por ciento, reconoció que el Gobierno actual la ubica entre 62 y 64 por ciento, porcentaje más realista porque mucha infraestructura está obsoleta.

Actualmente cerca del 90 por ciento de los organismos del País no recupera lo que realmente cuesta llevar el agua con las bajas tarifas que cobra a sus usuarios, lo cual complica elevar inversiones para mejorar la cobertura y desperdiciar menos líquido.

"El indicador de eficiencia física es que andamos alrededor de 60 por ciento, eso quiere decir que se pierde el 40 por ciento del agua que distribuimos, esto es que el 40 por ciento de la red de distribución está en muy malas condiciones", sostuvo Rojas.