Nacional

Retoman migrantes su caravana rumbo a EU

Migrantes haitianos y centroamericanos que buscan llegar a EU retomaron su caravana desde Escuintla, Chiapas, con rumbo a Mapastepec

Reforma
Reforma
Reforma

Jorge Ricardo/Reforma

lunes, 30 agosto 2021 | 12:19

Ciudad de México.- La caravana de migrantes haitianos y centroamericanos que buscan llegar a Estados Unidos salió de Escuintla, ubicado a una hora en auto de Tapachula, con rumbo a Mapastepec que está todavía a 27 minutos en auto pero a más de seis horas a pie como lo hacen ellos.

 La caravana se levantó antes de las seis de la mañana del jardín central de Escuintla, donde apenas pudieron dormir por el estrepitoso aguacero que azoto en la noche y que luego se cambió a una llovizna continua que obligó al guatemalteco Nilton Lisandro a su esposa Berlín y a sus cuatro hijos de entre cinco y un año de edad levantar sus cobijas del piso al aire libre y buscar el techado del kiosco principal y más tarde, ante la saturación, las banquetas.

  "Tal parece que no vamos a dormir bien. Después de todo el día que llevamos sol, hoy Diosito decidió mandarnos un poquito de frío, un poquito de agua para que nos refresquemos", decía anoche Nilton, un guatemalteco de 40 años que ahora avanza atiborrado de maletas. Su esposa carga un niño y otros tres migrantes que han conocido en la caravana les ayudan con otros tres.

 El avance de unos 300 migrantes que llevan caminando cuatro días y el sábado rompieron un cerco de la Guardia Nacional se vuelve cada vez más lento, dividido y caótico, pues aunque por ahora la Guardia Nacional mexicana los escolta y les ordena ocupar sólo un carril para permitir el paso de los autos, se han suscitado discusiones entre los haitianos y los de países como Guatemala, Honduras o El Salvador.

 Más temerosos y más fuertes, los haitianos han tomado la delantera a paso muy rápido e impiden a los demás que se suban a los autos que ofrecen darles algún aventón, pues aseguran que se trata de un truco de la autoridad mexicana para regresarlos hasta la frontera.

 "Hemos caminado cinco días de selva desde Chile y vamos caminando desde hace cuatro días cuatro noches", dijo un haitiano de chancletas y una bolsa en la cabeza.

 Desde ayer se corrió el rumor en el grupo que había una oferta de dos camiones que los llevarían hasta el centro de la Ciudad de México, por lo que aseguran que no se subirán a ningún otro autobús que venga solitario.

  Los centroamericanos, por su parte, acusan que el grupo deja atrás a las familias que viajan con niños, como Nilton y Berlín que huyen de amenazas de muerte, así como a los migrantes con llagas en las plantas de los pies.

 "Nos despertamos a las cuatro de la mañana, y yo creo que vamos a caminar hasta que nos agarre la noche", dijo Nilton mientras adelante los haitianos también discutían entre ellos.

  "Van muy rápido, van muy rápido, ¿eh? Y vienen niños atrás", gritaban.

A 19 km del municipio de Mapastepec, hacia donde enfiló la caravana migrante, junto a un cuartel de la Guardia Nacional han llegado al menos doce patrullas con agentes armados y con escudos y seis camiones blancos tipo turismo y elementos de Sedena.

 Desde el jueves que comenzaron a caminar desde Tapachula, apenas a una hora y media en auto de Escuintla, la caravana que huye de la pobreza de la violencia en Centroamérica y el Caribe pide al Gobierno mexicano y a los grupos humanitarios que les envíen camiones que les ayuden a llegar hasta la frontera con Estados Unidos adonde la mayoría espera ingresar para vivir mejor.

 La última solución ha sido tomar una cuerda en la vanguardia de la caravana para impedir que otros se adelanten, pero incluso hay acusaciones de que quienes llevan la cuerda avanzan muy rápido.