Nacional

Se aglomeran migrantes por visa humanitaria en Tapachula

Migrantes de Centro y Sudamérica hacen largas en Tapachula, Chiapas, y entre jaloneos y gritos esperan cita para visa humanitaria

Agencia Reforma
Agencia Reforma
Agencia Reforma

Mariana Morales/Agencia Reforma

martes, 03 enero 2023 | 15:52

Tapachla, Chis.- Entre jaloneos, gritos, y desmayos, cientos de migrantes haitianos y de otras nacionalidades varados en Tapachula, Chiapas, esperan su turno para poder agendar cita para la visa humanitaria.

 En el lugar algunos hacen fila y otros se saltan las vallas, se enfrentan contra Guardia Nacional (GN), y con funcionarios de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR).

 Desde este lunes, las calles del abandonado mercado publicó "Laureles", en la zona centro de la ciudad, se convirtió en una enorme sala de espera dónde, desde las 5 de la mañana, se forman las filas que abarcan casi medio kilómetro de asfalto.

 Ahí, los extranjeros duermen bajo cartones, despiertan, comen y se asean para ser los primeros en pasar a la improvisada oficina de la COMAR, donde seis funcionarios atienden bajo una lona blanca, desde las 8 de la mañana hasta las 16:00 horas.

 Por ratos las filas se desmoronan, y una masa de extranjeros se coloca tras las vallas, algunos la saltan, otros más se estrellan y los ánimos se encienden. En el lugar, una mujer se desmayó y fue auxiliada por los hombres que le ofrecieron agua.

  "Estamos desesperados, yo dormí aquí desde el domingo, ya me atendieron, pero yo no alcancé traductor, me entendieron a mí con señas", dice Millen, una brasileña que habla portugués y poco castellano.

  "Yo sí vi traductores, aunque no lo necesité, los funcionarios atienden rápido, en 10 minutos", agrega Gerardo Pérez, un guatemalteco que celebra la rapidez, pero lamenta que por ello no logró obtener la información completa.

  Al menos portugués y francés son los idiomas que estas personas hablan. La mayoría de estos migrantes haitianos, se niegan a ser entrevistados por los periodistas, advierten que hay hartazgo por la espera.

 La GN vigila mientras que policías municipales piden a la multitud mantener calma y organización.

 Pero estos migrantes decidieron no respetar reglas desde el 16 de diciembre, cuando la COMAR dejó de atender por periodo vacacional, y quedaron varados en esta ciudad.

  Maryori Saucedo, una cubana, contó que ella duerme en el parque de Tapachula desde principios de diciembre tras cruzar la frontera en balsa de neumático por el río Suchiate.

 "Nosotros no somos conflictivos como ellos (haitianos), si hacemos fila como nos ordenó el jefe de COMAR, hacen un grupo de gente que se amontonan, yo me estaba ahogando con mis tres bebes y mi mamá, como sugerencia es que hagan la fila por nacionalidad".

 Al medio día de hoy, se volvió a formar una nueva hilera de personas, a pesar de que corrió el rumor de que la autoridad ya no les atenderían por la desorganización, como sucedió ayer por la tarde.

 Una mujer de Chile, espera a su esposo quien, al interior del mercado, es atendido por autoridades de la COMAR.

 Reclama que tiene cinco horas esperándolo, "las grandes filas, a mí nadie me ha dicho nada de por qué sigue ahí, yo traigo mi niña, ¿por qué son así aquí?, reprochó.