Nacional

Se quedan sin tanques de oxígeno por bloqueo carretero

Familiares de pacientes enfermos de covid-19 demandaron la intervención de las autoridades federales y de Oaxaca para retirar al grupo de manifestantes

Excélsior

miércoles, 10 febrero 2021 | 19:57

Ciudad de México.- Familiares de pacientes enfermos por la covid-19 demandaron la intervención de las autoridades federales y de Oaxaca para retirar a un grupo de manifestantes apostados sobre la carretera federal Transístmica 185, en el tramo Matías Romero – Palomares, en la región del Istmo, quienes impiden la circulación a todos los vehículos, incluyendo a los camiones provistos con tanques de oxígeno medicinal.

 Asimismo, apelan al humanismo de los inconformes y les piden cedan el paso a los vehículos que se dirigen al centro de llenado de oxígeno medicinal en el municipio de Salina Cruz.

Y es que los habitantes de la comunidad de San Juan Mazatlán que tienen bloqueada la vía exigen cuentas al exalcalde, Macario Eleuterio Jiménez, quien en su pretensión de reelegirse prometió obras públicas y recursos a las comunidades, pero no les cumplió. 

Al paso de las horas, los manifestantes amagaron con el cierre indefinido de la carretera, “hasta que las autoridades competentes tomen cartas en el asunto y finquen responsabilidades a Eleuterio Jiménez, cuya elección quedó invalidada por el órgano electoral de Oaxaca”.

De acuerdo con testimonios de familias afectadas, el camión cumplió dos días varado, junto con una centena de transportes de carga pesada, a causa del cierre de la carretera, en inmediaciones del paraje Boca del Monte, lo que le impide llegar al centro de llenado de los cilindros, y su posterior reparto en la región del Istmo y Costa.

“La falta de este oxígeno pone en riesgo la vida de muchos pacientes con enfermedades respiratorias”, expuso un ciudadano que demandó a los manifestantes permitan que el lote de cilindros llegue al centro de abasto de gas medicinal. 

En su intento por convencer al grupo de San Juan Mazatlán, el secretario General de Gobierno, Francisco García López, envió a tres de sus funcionarios, no obstante, estos quedaron retenidos.