Nacional

Sofía Elena y el año de las infancias trans

En 2017, Sofía Elena, de entonces 8 años y quien apenas un año antes les había dicho a sus padres que ella en realidad era una niña y ya no quería usar más su nombre legal que hasta ese momento tenía

Agencias

Excélsior

miércoles, 16 diciembre 2020 | 10:23

Ciudad de México.- Fernanda y Manuel esperaron hasta el último momento para decirle a Sofía Elena que se dirigían al municipio de El Salto en Jalisco. No querían sumar una desilusión más para su hija de 12 años que llevaba 3 años esperando ese momento.

“Preparando el viaje fue cuando ya le expliqué a ella cuál era la razón por la que íbamos a ir, había como una mezcla de emociones y sentimientos y conforme se iban acercando los días ella estaba como más ansiosa, ‘¿puedo revisar mis papeles?, ¿podemos ver que no nos falta nada?’, ese mismo día, camino al municipio, el nerviosismo de toda la familia era muchísimo, no queríamos cantar victoria hasta realmente no tener el acta en la mano”, recuerda Fernanda.

Fue el 30 de noviembre cuando llegaron a la oficina del Registro Civil de El Salto, cuando conocieron a Noé Hermosillo, director de la oficina, y cuando después de todas las promesas incumplidas sucedió. Sofía Elena cambió su nombre y género en su acta de nacimiento, sin preguntas ni tratos discriminantes, sin procesos engorrosos, ni un juicio victimizante. Tres años que concluyeron con una hora de trámite en una oficina a 532 kilómetros de casa.

“Fue un trato excelente, pero más allá de eso, la forma en la que todo el tiempo Noé se dirigió a ella, porque es ella quién está haciendo su trámite, le hizo un documento con palabras y términos que ella pudiera entender claramente, le explica el proceso y que le estaba reconociendo su identidad y que sólo ella es la única persona que puede saber quién es; fue para mí un momento muy emotivo”, detalla Fernanda.

A pesar de que usaba cubrebocas, cuando le entregaron su acta de nacimiento a Sofía Elena se le notaba la sonrisa en los ojos, lo primero que hizo fue entrar a la página de la Secretaría de Gobernación, para ver si su CURP había sido actualizado, tecleo y tecleo sus datos hasta que por fin apareció su nuevo nombre legal, que ya no deja dudas, ni lugar para preguntas incomodas, Sofía Elena es una niña y punto.

Excélsior dio a conocer la historia de Sofía Elena el 24 de junio de 2017, en ese entonces ella tenía 8 años y apenas un año antes le había dicho a sus padres que ella en realidad era una niña y ya no quería usar más su nombre legal que hasta ese momento tenía.

Justo en 2017 otra Sophía, entonces de 6 años y originaria de Aguascalientes, se convirtió en la primera niña transgénero en cambiar su nombre y género en su acta de nacimiento en la Ciudad de México, sin la necesidad de pasar por un juicio de reasignación sexo-génerica, y en cambio solo hacerlo mediante un trámite administrativo, tal como lo hacen los adultos.

Los papás de Sofía Elena querían lo mismo para su hija y buscaron entonces a la Asociación Civil que hizo posible el reconocimiento de la identidad de la otra Sofía: Litigio Estratégico en Derechos Sexuales y Reproductivos (LEDESER), dirigida por Alehlí Ordoñez.

Al caso de Sofía Elena se fueron sumando más, hasta llegar a un total de 19 niñas, niñes y niños transgénero que pidieron a la Ciudad de México reconocer el derecho a la identidad. Fue hasta el 5 de septiembre de 2020, con 8 amparos en favor de las infancias transgénero ganados por LEDESER, cuando la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, anunció la creación del “Consejo para garantizar los Derechos Humanos en el Procedimiento Administrativo de reconocimiento de Identidad de Género de la Ciudad de México” (Consejo), revisarían 18 casos, porque uno había desistido.    

Los casos se empezaron a resolver, pero el caso de Sofía Elena fue diferente. El 5 de octubre Tamara Domínguez Cisneros, asesora de la Dirección General del Registro Civil capitalino, les informó a Fernanda y Manuel que su hija no se vería beneficiada con la promesa de la Jefa de Gobierno de resolver las actas para infancias transgénero, el motivo que les dio es que la niña no había sido registrada en la Ciudad de México.

La familia no lo podía creer, habían sido de los primeros en solicitar el trámite, la mamá de Sofía Elena habló personalmente con Néstor Vargas, Consejero Jurídico y de Servicios Legales de la Ciudad, su amparo aún no se resolvía, así que continuaron en defensa de los derechos de su hija.

“Ellos (los funcionarios del gobierno de la CDMX)  tuvieron la oportunidad de realmente convertirse en la Ciudad de derechos que tanto proclaman y no fue así”, lamenta Fernanda.

2020, el año de las infancias trans

La incertidumbre volvió a la familia de Sofía Elena tras la negativa del gobierno capitalino, dependían de que el amparo interpuesto por LEDESER saliera favorable para la niña. El 29 de octubre, la historia dio un giro inesperado para ellos.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, emitió un decreto a través del cual modificó el reglamento del Registro Civil del estado para permitir el reconocimiento de las identidades trans.

“Al hablar del derecho a la identidad de las personas Trans, que incluye la transexualidad, la transgeneridad, el travestismo, las manifestaciones drag y otras variaciones, tenemos que comprender que, en nuestra sociedad, existe una parte de la población que su género (identidad de género) no concuerda con el sexo asignado al nacer”, consigna el punto número 7 de las consideraciones del decreto.

De esta forma Jalisco rebasaba al resto de los estados, como la Ciudad de México, donde el Congreso local tiene en la congeladora una iniciativa para reconocer el derecho de identidad de las infancias transgénero.

“Este decreto es el resultado de muchos años de trabajo, a lo menos 5 años de trabajo de la sociedad civil, llevando a cabo estrategias de  litigio estratégico, presentando amparos, presionando políticamente el tema y particularmente desde que nosotros entramos al gobierno de Jalisco estuvimos esperando la forma de poder reconocer este derecho sin necesariamente pasar a través del Congreso”, explica Andrés Treviño, director de Diversidad Sexual de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría General del Gobierno de Jalisco.

Andrés y las autoridades en Jalisco, sabían que la agenda de la diversidad LGBTTTIQ+ no ha sido bien recibida por el Congreso local, por eso empezaron a explorar los caminos que hicieran posible la expedición de las actas a las personas transgénero.

“Buscamos una asistencia técnica por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA), lo que se hizo fue publicar un informe en enero de este año que se llamó “Informe sobre alternativas al reconocimiento de la identidad civil en Jalisco”; entre otras cosas establecía que justamente podíamos llevar a cabo un decreto que reformará el reglamento del Registro Civil, porque por una serie de precedentes jurídicos era evidente que la legislación en Jalisco si bien no tenía un mecanismo explícito para cómo hacerlo, tampoco lo prohibía”.

Antes del decreto, Puerto Vallarta y Tlajomulco, aprovechando lagunas en la ley del registro civil y aplicando el control de convencionalidad, según el cual una autoridad aplica la ley o reglamento que más derechos de la persona garantiza, empezaron a tramitar actas a personas transgénero, en el caso de Puerto Vallarta desde febrero. Dos menores de edad, uno en cada municipio, fueron beneficiados por estas decisiones.

Pero a partir de la orden del gobernador, no hay restricción para que a ninguna persona trans le sea negada su acta, sin importar su edad, ni lugar de procedencia en la República Mexicana. Esto para Fernanda y Manuel y las familias de niñas, niñes y niños convirtió a 2020 en el año de las infancias trans.

“Hace un año exactamente, a mediados de diciembre de 2019, se iba a subir la iniciativa en el Congreso (de la CDMX), de hecho estuvimos ahí, nos manifestamos, tuvimos oportunidad de ver qué pasaba con la votación y al final no la subieron; recuerdo todas las familias que estuvimos diciendo que el 2020 lo íbamos a lograr, iba a ser el año de las infancias trans y yo creo que sí es el año de las infancias trans porque Jalisco les abrió la puerta”, coinciden los papás de Sofía Elena.

El Salto, capital nacional de las infancias trans

El Salto fue el municipio al que Sofía Elena y sus papás acudieron para tramitar su acta, antes que ellos el 17 de noviembre 14 familias acudieron también ahí, acompañadas por la asociación Infancias Transgénero y el lunes 14 de diciembre un nuevo grupo de siete familias arribó.

La oficina es dirigida por Noé Hermosillo y la diferencia con otras del Registro Civil en el estado es la facilidad que le dan a las familias de las niñas, niños y adolescentes transgénero, sobre todo a los que vienen de otros estados de la República.

“No sé cómo manejen los otros municipios sus datos, porque ellos también tienen sus propios procesos, pero aquí en El Salto nosotros pedimos documentos escaneados con anterioridad para ir haciendo la resolución”, señala Noé.

Cuando llegan las familias y sus hijos solo deben entregar los documentos previamente enviados y firmar la resolución, otro de los puntos que ha sorprendido a los padres de Sofía Elena y a los de las y los demás niñas y niños, la cual se les da en dos formatos, en el oficial y uno de lectura fácil para los pequeños.

“Elles están viviendo un proceso en su identidad y como parte de eso tenemos que tomarlos en cuenta y escucharlos y tenerlos en consideración de tenerlos en todo este trámite; por ahí hay un ejemplo en la Suprema Corte que empezó con las sentencias en lectura fácil, entonces nosotros como autoridades empezamos ya implementar esto”, agrega Hermosillo.

“Tus papás y tú,(Nombredlapersonamenor),le pidieron al Oficial del Registro Civil de El Salto, que cambiara tu nombre. Tu anterior nombre no te gustaba porque no te permitía ser quien tú eres. En donde tú vives, no te permitieron hacer este trámite, por eso tuviste que viajar a Jalisco, aquí si te lo aceptaron”, dicen los puntos dos y tres de la resolución simplificada.

“El oficial del Registro Civil te recibió tus documentos y tu solicitud y te dijo que los iba a revisar. Al revisarlos te dijo que todo estaba bien y que iba a aceptar tu petición, porque nadie puede decirte quien eres, más que tú”, continúan los puntos tres y cinco.

Fue así como el 2020 se convirtió para Sofía Elena en el año que su identidad verdadera, esa con la que ella se ha identificado desde que tiene memoria, fue reconocida.

“Va a ser un año inolvidable, empezando por la pandemia y terminando con el logro del acta de mi hija, es contrastante; por un lado te estás cuidando y sin embargo, no olvidas tu objetivo y de repente ya lo tienes logrado, será un año que difícilmente olvidaremos”, dicen los papás de Sofía.

“Es el fin de una lucha, pero el principio de muchas otras que vamos a pelear junto con ella, porque hay muchos otros derechos que siguen pendientes”.

Dato:

Desde el decreto del Gobernador de Jalisco el 29 de octubre han sido expedidas 200 actas con rectificación de nombre y género, al menos 40 de esas actas han sido para personas menores de edad. Fuente: Dirección de la Diversidad Sexual de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Secretaría General del Gobierno de Jalisco.

Sofía Elena el camino para la transición de su verdadero nombre (cronología):

  • 2016 Sofía Elena, con 7 años de edad, habla con sus padres y les dice que ella es una niña y no quiere usar más su nombre legal que hasta ese momento tenía.
  • 2017 La mamá y el papá de Sofía Elena se acercan al Registro Civil de la CDMX para tramitar una nueva acta de nacimiento para su hija. Al ver que es necesario someterla a un juicio que requiere exámenes médicos y psicológicos deciden no concluir el trámite.
  • marzo 2018 La mamá y el papá de Sofía Elena contactan con la Asociación Civil Litigio Estratégico en Derechos Sexuales y Reproductivos (LEDESER), quienes habían conseguido obtener la primera acta de nacimiento para una niña transgénero (Sophia, una niñatransgénero de 6 años en 2017, originaria de Aguascalientes)
  • octubre 2018 LEDESER y 19 familias de niñas, niños y adolescentes trans solicitan actas al Registro Civil de la CDMX
  • febrero 2019 surge la iniciativa de ley de infancias trans en el Primer Parlamento de mujeres CDMX.
  • 26 septiembre 2019 reunión con autoridades del Registro Civil de la CDMX se comprometieron a resolver el tema del acta de Sofía Elena y las demás familias representadas por LEDESER
  • octubre 2019 LEDESER interpone amparos para solicitar 19 actas ante la falta de respuesta del Registro Civil de la CDMX
  • 14 noviembre 2019 Comisiones de Administración y Procuración de Justicia, así como de Equidad de Género, aprueban dictamen de infancias trans
  • 5 de septiembre 2020 Claudia Sheinbaum promete resolver los 19 casos de actas solicitadas
  • 9 de septiembre crean “Consejo para garantizar los Derechos Humanos en el Procedimiento Administrativo de reconocimiento de Identidad de Género de la Ciudad de México”
  • 5 de octubre 2020 El Consejo rechaza resolver el caso de Sofía Elena, le dicen a su mamá que por haber sido registrada en el Estado de México
  • 29 de octubre el gobernador de Jalisco decretó que todas las personas trans, sin importar su edad, pueden acudir a rectificar su nombre y género en las oficinas del Registro Civil del estado.
  • 30 de noviembre, tramita su acta de nacimiento en el municipio de el Salto en Jalisco

Documentos para obtener la modificación de datos personales contenidos en las actas del Estado Civil conforme a la identidad de género auto-percibida en el estado de Jalisco:

I. Solicitud por escrito, mediante el formato expedido por la Oficialía del Registro Civil, la cual deberá estar firmada por la persona interesada en modificar sus datos personales, y en la que exprese:

  • a) Que es su voluntad querer modificar sus datos personales de las actas del estado civil correspondientes;
  • b) Que comparece en forma libre a solicitar la modificación de su nombre y sexo en el acta de estado civil correspondiente;
  • c) Que al momento de elaborar su solicitud se encuentra debidamente informada de la trascendencia y alcances del trámite administrativo que solicita;
  • d) Que otorga su consentimiento para que se haga la modificación necesaria de sus datos personales; y
  • e) Nombre completo asentado en el acta primigenia, nombre solicitado sin apellidos, género asentado en el acta primigenia, género solicitado y estado civil;

II. Copia certificada del acta de nacimiento primigenia para efecto de que se haga la reserva correspondiente; y

III. Original y copia fotostática de cualquier documento de identificación.

Requisitos:

  • I. Ser de nacionalidad mexicana; y
  • II. Tener acta de nacimiento registrada en cualquier estado de la República Mexicana.

Para las personas que tengan menos de 18 años de edad cumplidos al momento de iniciar el trámite, además deberán presentar escrito de quien ejerza la patria potestad o tutor en el que exprese su consentimiento para la modificación.