Nacional

Suma 5 horas amarrada en sede de la CNDH por protesta

Desde la tarde, algunas personas mantienen "tomada" la sala de juntas del edificio ubicado en la calle República de Cuba, en el Centro Histórico

César Martínez, Reforma

miércoles, 02 septiembre 2020 | 23:35

Cd. de México (02 septiembre 2020).- Marcela Alemán lleva más de cinco horas amarrada en una silla en la sede de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) en exigencia de que el organismo se pronuncie por la violación de su hija.

Desde unos minutos antes de las 16:00 horas, la mujer originaria de San Luis Potosí, junto con otras víctimas, mantienen "tomada" la sala de juntas del edificio ubicado en la calle República de Cuba, en el Centro Histórico.

"Piden un voto de confianza, como siempre, pero hasta el momento no hay nada resuelto", comentó una de las personas dentro del inmueble.

En un comunicado, la CNDH acusó que las víctimas no fueron atendidas en su momento por el ahora ex director general de la Primera Visitaduría, José Martínez Cruz.

"Por tanto, no se les dio seguimiento ni respuesta a sus demandas", argumentó el organismo que dirige Rosario Piedra.

"Por instrucción de la presidenta, personal de la CNDH dará seguimiento a las demandas de estas personas, reitera su postura de puertas abiertas".

Marcela Alemán acudió a la CNDH debido a que su hija fue violada en 2017 y no ha obtenido justicia.

"Yo de aquí no voy, porque se metieron con la niña equivocada, hubieran violado a sus hijos", dijo entre gritos y llanto.

Ella acusa a María Teresa de Jesús Rodríguez Galván, psicóloga del Instituto Luis González Urbina, de haber violado a su hija de cuatro años y medio en 2017.

"Ella estuvo vinculada a proceso un año y ocho meses, y de última salen que la carta de vinculación está mal integrada desde el principio y sale libre", comentó.

"En las audiencias de juicio oral mi hija estuvo el primer día 16 horas y 6 horas el segundo día, y porque mi hija no contó la historia, como si fuera algo tan fácil de contar, la dejaron en libertad, porque no había modo, tiempo y lugar".