Nacional

Trasladan a Lozoya a hospital por anemia; no ingresó a reclusorio

El exdirector de Pemex no iba en el convoy que esta madrugada se trasladó del hangar de la FGR al penal

Reforma

Abel Barajas/ Reforma

viernes, 17 julio 2020 | 07:36

Ciudad de México— La Fiscalía General de la República trasladó esta madrugada a Emilio Lozoya a un hospital para ser atendido por anemia, problemas del esófago y debilidad general.

De acuerdo con funcionarios del Gobierno Federal y del Poder Judicial de la Federación, el exdirector de Pemex no iba en el convoy que esta madrugada se trasladó del hangar de la FGR en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) al Reclusorio Norte.

Es decir, Lozoya nunca fue ingresado al centro penitenciario y más bien fue trasladado en forma directa del AICM al hospital, luego de que la prensa siguiera al convoy de cuatro camionetas en las que supuso que escoltaban al exfuncionario rumbo a la prisión.

Sin mencionar el hospital al que fue trasladado, la dependencia federal informó esta mañana en un comunicado que el exdirector de Pemex estará vigilado en forma permanente durante su recuperación.

"El perito médico de la FGR, por su parte, realizó la revisión física y médica correspondiente del extraditado y encontró anemia desarrollada y problemas sensibles en el esófago, así como una debilidad general en toda su salud, por lo que propuso su internación en un hospital", dijo la Fiscalía.

"La familia de extraditado pidió, y se le autorizó, que un médico particular hiciera también una revisión, en la que encontró los mismos síntomas. En razón de lo anterior, el Ministerio Publicó Federal ordenó su traslado a un hospital, donde permanecerá en calidad de detenido bajo estricta vigilancia policiaca".

La FGR comunicó lo anterior a los jueces que instruyen los casos Agronitrogenados y Odebrecht, y dijo que quedaba a la espera de que acordaran las fechas para las audiencias de imputación.

Lozoya llegó a la Ciudad de México a las 00:46 horas de este viernes y a su llegada los fiscales le leyeron sus derechos y le ejecutaron las órdenes de aprehensión por los casos Agronitrogenados y Odebrecht, señalándole que a partir de ese momento quedaba detenido.