Nacional

Urgen a cambiar prioridades; PEMEX no debe ser el centro

Las tendencias observadas en lo que va de la administración muestran un preocupante recorte en salud, por la vía del subejercicio, señalan especialistas

Agencias

Excélsior

domingo, 17 mayo 2020 | 11:57

Ciudad de México.- En la emergencia sanitaria del COVID-19 y frente a sus consecuencias económicas, las prioridades presupuestales del gobierno federal no deben seguir centradas en el rescate de PEMEX, afirman especialistas y legisladores.

Consultados por Excésior, advierten que las tendencias observadas en lo que va de la administración, muestran un preocupante recorte del gasto en salud, por la vía del subejercicio.

Y destacan que, de persistir las actuales prioridades, las asignaciones al sector energético continuarán a la alza, al igual que sus pérdidas.

El director del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Manuel Molano, ilustra ese contraste al destacar que con un gasto de 6 billones de pesos, el gobierno federal asignó más de un billón al rubro denominado Fortalecimiento Energético que incluye a PEMEX y a Comisión Federal de Electricidad. Mientras a Seguridad Social y Salud a Derechohabientes se otorgó 1.3 billones de pesos.

"En medio de la crisis en la que estamos, me pregunto seriamente si ese billón de pesos tiene que ir al fortalecimiento energético o al sector salud. Porque un gobierno responsable, humanista, no puede meterle esa cantidad de dinero a las empresas del Estado, frente a la gravedad del problema que hoy tenemos", argumenta el economista. 

Al exponer los escenarios posibles para Pemex, previendo la caída del precio del crudo y de su producción, así como los gastos de la empresa y su deuda, Manuel Molano alerta que la administración estaría utilizando del presupuesto federal cantidades que van desde un cuarto de billón hasta 600 mil millones de pesos. 

"Esta idea del sector público tomando control del sector energía, y descuidando otros rubros, sobre todo el de salud, es una política que podríamos calificar casi de criminal", cuestiona el director del IMCO.

 

SUBEJERCICIO EN SALUD DEL 65%

En tanto, la investigadora de México Evalúa, Mariana Campos, afirma que ante la inminente caída de la recaudación fiscal y el obligado reajuste del gasto, "lo que debe quedar claro es el objetivo del cambio presupuestal que se necesita: salvar vidas y proteger el empleo".

Te puede interesar: Aumenta 61% gasto en Salud por Covid-19

Señala sin embargo que con el gasto de 2019 ocurrió un grave subejercicio del 65% en el programa de infraestrura hospitalaria. Y de los 17 mil millones de pesos destinados, sólo se ejercieron 6 mil millones. Este sacrificio afectó al IMSS en sus tres niveles de atención, al aplicarse sólo mil millones de los 4 mil que se le habían canalizado para equipamiento médico, es decir, para la compra de ventiladores e insumos que ahora mismo están haciendo falta. 

Para la coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas, el debate no puede limitarse a la reasignación de cantidades. "El tema de estarle dando dinero al Tren Maya y a la Refinería Dos Bocas me parece muy cuestionable. La realidad ha cambiado y las prioridades presupuestales deben cambiar. Y esto no debe definirlo sólo el gobierno. El nuevo proyecto de gasto tiene que regresar a la Cámara de Diputados".

El análisis de la diputación del PRD, con datos de la Secretaría de Hacienda, reporta que en 2019, el gobierno hizo ajustes al presupuesto aprobado por cerca de 700 mil millones de pesos.

"Es una modificación silenciosa, discrecional, de una cantidad enorme que burla facultades de la Cámara de Diputados y que tuvo como propósito destinar recursos a energía, programas sociales clientelares y seguridad", detalla Antonio Ortega Martínez, secretario de la Comisión de Hacienda.

 

PEMEX, BARRIL SIN FONDO

El diputado opositor considera que esa estrategia que incluye recortes brutales y desprotección a la política social ha fracasado y que así lo demuestran las pérdidas de Pemex de 2019  por 346 mil millones de pesos.

"En el primer trimestre del 2020 se calcula que ya son cercanas a los 500 mil millones de pesos, porque la empresa se ha convertido en un barril sin fondo. Y por más recursos que se le metan, no la van a sanear ni se va a convertir en la palanca de desarrollo porque está quebrada y es insolvente seguir con esta visión de rescate que deja a México sin viabilidad".

Te puede interesar: Pemex frena inversiones; recorta $40 mil 500 millones

Jorge Andrés Castañeda Morales, consultor de política pública y energía, alerta sobre el peligro de que el gobierno tenga que entrar al rescate de PEMEX ante la incapacidad de la empresa de pagar su deuda en un futuro cercano. Detalla que en 2019 las aportaciones federales fueron de 122 mil millones de pesos en certificados de aportación, una cantidad casi equivalente al costo de los programas sociales. 

"La producción va a la baja y los costos son cada vez más altos.  Y cada vez pierde más dinero. La duda es si Pemex va poder pagar su deuda en el futuro cercano. En condiciones normales sería un problema. Pero en la emergencia hay dos opciones: refinanciar y buscar más deuda o darle más transferencias de recursos del gobierno. Y hay una tercera, aún más amaga: tener que rescatar a Pemex con una garantía explícita del gobierno mexicano. Sería tan grave o peor que el Fobaproa", alerta el profesor de economía política internacional de UIA.