Nacional
Esposa de ‘El Chapo’ Guzmán

Va Emma por condena reducida; se declara culpable

Admite haberlo ayudad en operaciones de narcotráfico y a escapar de la prisión en México

Staff / Agencia Reforma

viernes, 11 junio 2021 | 05:00

Ciudad de México– Emma Coronel, esposa de Joaquín "El Chapo" Guzmán, se declaró culpable ayer en Estados Unidos de ayudar a su pareja en operaciones de narcotráfico y de escapar de una prisión en México.

La acusada por los cargos de narcotráfico, lavado de dinero y conspiración para distribuir drogas permanecerá en la cárcel hasta que se le dicte sentencia el próximo 15 de septiembre.

Coronel, de 31 años, compareció ante el juez Rudolph Contreras en la Corte Federal de Distrito en Washington, después de ser detenida en febrero en el Aeropuerto Internacional de Dulles, y luego de una investigación de casi dos años sobre su complicidad con "El Chapo".

Bajo un acuerdo negociado con las autoridades, según reportes, Coronel aceptó declararse culpable a cambio de una sentencia reducida por los cargos que le imputan. La condena sería de menos de 10 años y no requerirá que coopere con las autoridades.

En la audiencia, el fiscal Anthony Nardozzi aseguró que Coronel que estuvo involucrada en las operaciones de tráfico de drogas de su esposo, así como en los planes para escapar de prisión en 2015.

Según el fiscal, Coronel controlaba las propiedades de Guzmán Loera, lo que, al ser ciudadana estadounidense, violaba la Ley "Kingpin".

"El Chapo" Guzmán fue condenado en 2019 a cadena perpetua en la llamada cárcel Supermax de Colorado, la prisión federal más segura de Estados Unidos.

Los fiscales en el juicio del Chapo presentaron pruebas de que Coronel estaba inmiscuida en la actividad delictiva de su esposo y, a menudo, le ayudaba a enviar mensajes a su padre Inés Coronel Barreras, uno de los principales lugartenientes de Guzmán Loera antes de su arresto en México en 2013.

Otros mensajes presentados en el juicio mostraron que Coronel estuvo íntimamente involucrada en ayudar a Guzmán a evadir su captura en Cabo San Lucas en 2012 y fue clave en su fuga del Altiplano, en 2015, con la construcción de un túnel de más de un kilómetro y medio hasta la ducha de su celda.