Nacional

Ven atentado a libertad de expresión en código del Conacyt

Científicos dijeron que código de ética de Conacyt atenta contra libertad de expresión, pues impide emitir opiniones negativas de programas

Reforma

Yanireth Israde/Reforma

sábado, 09 octubre 2021 | 13:50

Ciudad de México.- El nuevo código de ética del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que entre otros puntos solicita a sus integrantes abstenerse "de emitir comentarios u opiniones negativos o desfavorables sobre las políticas o programas" de la institución, atenta contra la libertad de expresión, es ambiguo y formaliza prácticas ya ejercidas en la dependencia, apuntaron científicos consultados por REFORMA. 

"En la práctica esas son las políticas que está aplicando la doctora (María Elena) Álvarez-Buylla en el Conacyt. Hace unos días, por ejemplo, causó un escándalo cuando le 'quitaron la confianza' -quién sabe qué quiera decir eso- al doctor Madrazo Lajous, porque el director interino del CIDE sintió que ya no confiaba en él. ¿Qué significa eso?

 "Yo creo que la casualidad existe, pero también es muy sospechoso que después de que el doctor Madrazo Lajous, un investigador con prestigio reconocido y una persona íntegra haya declarado a favor de la gente que tiene las cátedras Conacyt, de repente salgan con esto", expuso en entrevista Antonio Lazcano, profesor emérito de la UNAM.

 El nuevo código de ética, difundido públicamente por investigadores a quienes se les hizo llegar, tiene como fecha de aprobación septiembre de 2019 y como primera revisión septiembre de 2021, y se hará oficial en cuanto se publique en la página de la institución.

 Aunque en él se indica que no se trata de consagrar una política inquisitiva ni de persecución, sino de actuar voluntaria y conscientemente a favor de la restauración y consolidación de la confianza ciudadana y popular en el Gobierno y sus instituciones republicanas, académicos han considerado que el documento de 16 páginas y 11 apartados es "una joya del terrorismo científico", como escribió en Twitter el investigador Erick Galán Castro.

 A su vez, Alma Maldonado tuiteó: "@ElenaBuylla en tu video dices que respetas la libertad de cátedra y de expresión, pero en tu nuevo código de ética no permites la crítica o comentarios desfavorables a las políticas o programas del Conacyt, ¿somos o no somos?, ¿me explican?".

Objetan criminalización

 Conacyt advierte que las denuncias por incumplimiento del Código de Conducta -anónimas incluso- podrán presentarse ante el Órgano Interno de Control "para los efectos conducentes".

 

 En la carta invitación que abre el documento, suscrita por Álvarez-Buylla, se lee que "en el pasado, la Administración pública sucumbió ante grupos de poder y se colmó de personas que pervirtieron el servicio público y antepusieron sus intereses particulares al interés general. La corrupción triunfo sobre la ética pública. El Conacyt no fue la excepción".

 

 Al respecto apunta en entrevista Alejandro Frank, coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad de la UNAM.

 "Estoy de acuerdo en que debe favorecerse un comportamiento ético, como es bien sabido. Pero este código de ética empieza con una declaración que afirma que el neoliberalismo erosionó la ética pública y provocó que las prácticas corruptas tomaran el lugar de los principios. Me parece una generalización; creo que habría que decir que en los años anteriores ha habido gente muy honesta, como sucede, por ejemplo, con la del Foro Consultivo. No me parece que se pueda generalizar de esta manera, que el sistema anterior convertía a todos en gente falta de ética, en criminales".

 "Desde luego", añadió el doctor en física nuclear, "la prohibición explícita de emitir opiniones me parece también fuera de lugar. Considero que los trabajadores del Conacyt, los catedráticos, deben tener toda la libertad de expresar sus opiniones y (la prohibición) se opone a la libertad de expresión, que es un principio muy fundamental, mientras no dañe a otras personas".

 El código de ética, mezcla del catecismo del Padre Ripalda, del manual de buenas costumbres de Carreño y de los manuales para los pioneros en Cuba, es también en elogio a la ambigüedad, opinó Lazcano, especialista en biología evolutiva.

  "Si uno lee el documento con cuidado es un elogio a la ambigüedad, porque por ejemplo en el capítulo 6 dice que se aplicará a los empleados, a los trabajadores, a las empresas que prestan servicios al Conacyt, así como a los grupos de evaluación de proyectos susceptibles de apoyos. ¿Eso qué significa? ¿Los grupos de investigadores que se reúnen para evaluar las solicitudes de apoyo, las personas que estamos en las comisiones dictaminadoras? La ambigüedad es absolutamente ridícula, por un lado y, por otro, cuando habla del incumplimiento en el siguiente capítulo dice que se admiten denuncias anónimas. Parece que uno está leyendo 'El Gran Inquisidor' de Dostoievsky", apuntó.

Piden congruencia

 Frank señala la incongruencia en que incurre el Conacyt porque presenta, por un lado, este código de ética, pero no se ocupa de los señalamientos de plagio contra el Fiscal Alejandro Gertz Manero, miembro del SNI.

 "Me parece muy extraño que al mismo tiempo que se habla de un código de ética, se mantenga el silencio en cuanto al plagio que ha sido demostrado ampliamente por personas que han investigado el asunto. De hecho, ahí también se violó un código de ética del propio Sistema Nacional de Investigadores que nos remite a no cometer faltas éticas de tipo académico, y la más grave falta ética de tipo académico es el plagio. No hay ninguna otra más grave", señaló.

 Frank, Premio Nacional de Ciencias y Artes 2004, también hizo un llamado al Presidente de la República para que reconozca el compromiso que tiene la comunidad científica del País.

 "Esta comunidad no es enemiga de él. Estaría muy dispuesta a apoyar los cambios que provoquen un mejor nivel de vida, una mayor equidad y él no está recibiendo ese mensaje. No sé por qué causa el señor Presidente no está bien informado sobre nuestras actividades, nuestro trabajo, nuestro nivel de compromiso con el País", puntualizó

 Lazcano, a su vez, le recordó a Álvarez-Buylla las palabras del político Jesús Reyes Heroles.

 "Lo que resiste apoya. Requerimos una sana resistencia que nos apoye en el avance político de México".

 "La mejor manera de tener un ambiente sano", prosiguió el doctor en Ciencias, "es con la capacidad de poder abiertamente decir las críticas dentro de los límites del pudor y de la discreción, y no el silencio obligado de todo mundo. Eso es completamente inaceptable".

 Sugirió una lectura cuidadosa del documento por parte de la comunidad científica para que se discutan las premisas, las reglas y las sanciones que contiene el código de ética y se le analice en el contexto de las actuales políticas del Conacyt y se le rechace, porque es una muestra "de autoritarismo, insensibilidad e ignorancia".

 Si se aplica habrá numerosos amparos, anticipó Lazcano. Por lo pronto, el Sindicato Independiente de Trabajadoras y Trabajadores de Investigación de Cátedras Conacyt (Siintracatedras) anunció ya que prepara uno.