Nacional

Vive México pandemia de armas de fuego: Ebrard

Ebrard consideró que si no se detiene el tráfico de armas en México no disminuirá la violencia

Rolando Herrera/ Agencia Reforma

jueves, 03 noviembre 2022 | 13:02

CDMX.- Salvo Yucatán, Oaxaca y zonas serranas del norte, el resto del País vive una "pandemia" de armas de fuego que si no se detiene no va a permitir reducir el número de homicidios y los niveles de violencia registrados, consideró el Canciller Marcelo Ebrard.

Al participar en la inauguración de la conferencia internacional "El negocio de la letalidad: el tráfico de armas en México", señaló que Estados Unidos necesita hacer un mayor esfuerzo para evitar que las armas de fuego que se venden en su territorio sean introducidas ilegalmente al País.

"Si la meta de México es reducir los homicidios, cuando menos 10, 15, 20 por ciento, de aquí al fin de la Administración, para romper la curva de violencia de México, este es un insumo central", señaló.

Ebrard mostró un mapa con el número de armas de fuego aseguradas entre el 1 de enero de 2020 y el 22 de septiembre de 2022, en el que se registró dónde fueron incautadas cada una de ellas, las cuales suman un total de 55 mil 996. 

"Hay estados de la República, por ejemplo, Yucatán marcadamente, en donde hemos encontrado muy pocas y Oaxaca, salvedad hecha de un parte del Istmo, también. Fuera de ahí y de las serranías del norte, todo nuestro País tiene una pandemia de armas con diferentes grados de intensidad", señaló.

De acuerdo con el mapa, las ciudades que muestran una mayor concentración son Tijuana (3,201), Ciudad Juárez (2,179), Guadalajara (mil 217), Querétaro (1,186), León (mil 186), Reynosa (865), Nuevo Laredo (862), Mexicali (794), Benito Juárez (737) y Celaya (731).

"Obviamente, número uno, el lugar en México donde hay más armas aseguradas de origen norteamericano, vendidas en Estados Unidos, es Tijuana. No nos debe extrañar que sea uno de los municipios que tiene una de las tasas de homicidios más importantes en México. El segundo, Ciudad Juárez, y así sucesivamente", indicó.

El rastro de las armas aseguradas, añadió, permitió también localizar los lugares en Estados Unidos en donde se vendieron estas armas, con los que se facilita la labor de las autoridades de aquel país para impedir que el trasiego se siga dando.

"Entonces nos damos cuenta que el esfuerzo que tiene que hacer Estados Unidos para frenar drásticamente el flujo a México es muy pequeño respecto al esfuerzo que México tiene que hacer para controlar los precursores químicos y las drogas que llegan a Estados Unidos, hay una desproporción de esfuerzos.

"O sea, no les estaríamos pidiendo que hagan una operación gigante, difícil, compleja, casi imposible, ahí están los lugares, lo acabamos de entregar en la reunión en Washington", señaló.

El Canciller aseguró que, en la relación con Estados Unidos, México ha colocado como una prioridad en el intercambio de esfuerzos el que ese país se comprometa a asegurar más armas de fuego, tal como las autoridades mexicanas lo están haciendo con el fentanilo y otras drogas.

"De acuerdo a la última reunión que tuvimos en Washington (...), las armas decomisas, según informó Homeland Security, decomisadas en lo que podríamos llamar la última milla de salida hacia México, son 355. Con eso les digo todo. Entonces eso es insostenible y no lo vamos a permitir.

"Esta va a ser la métrica para medir los esfuerzos. ¿Qué estamos planteando? Bueno, te pago los arcos no invasivos para checar los vehículos cuando van a salir a México, que no traigan armas. Yo espero que no tengamos que llegar a eso, llegaremos a algún acuerdo, pero a lo que voy es que para nosotros es sumamente importante y pensamos que sí se podría lograr", indicó.