Opinion

-“Parece menonita”, le dicen en tono discriminatorio

.

GPS / Columna

miércoles, 07 octubre 2020 | 05:00

-Mandan a AMLO boletín con cabeza golpeadora

-Pelea contra el hombre fuerte del presidente.

-Mesta de risa, es lo mismo proscrito que prescrito

 

Myriam Saldívar es la nueva modelo-comunicadora contratada por la administración estatal para ser el rostro de Chihuahua.

Ha encabezado decenas de cápsulas en video y su voz se escucha en la radio. Es profusa la difusión con dinero público en redes sociales y carteleras.

Su voz, no sólo su rostro, ya es inconfundible.

Por eso cuando alguien detrás de cámaras afirma, no una vez, sino dos veces, “parece menonita”, es indudable que se trata de ella.

El comentario hecho al aire durante el pseudo noticiero matutino del gobierno del estado, es de mal gusto, incluso ya entrados en gastos, discriminatorio.

La cápsula pertenece al Icatech, un organismo que forma parte de la misma administración, y en ella una menonita capacita en artes culinarios, repostería en concreto.

Los hombres y mujeres menonitas han luchado por abrirse paso en una cultura diferente, es para ellos y ellas un tormento fraternizar con personas que no forman parte de sus comunidades. El idioma, por ejemplo, es una gran barrera.

Era obvio que ella es menonita. Su fisonomía, voz y vestimenta lo dicen todo. Justina se llama, en imagen que mostramos en nuestra edición digital.

Por eso la frase “parece menonita”, expresada mientras la joven mujer, nerviosa, trata de comunicar su mensaje, es a lo menos impertinente, y no puede en modo alguno ser justificado, por más jocoso que pudiera parecer.

*** 

Ni modo que no lo conozcan los colegas periodistas de la capital del país, si Javier Corral ha pasado en aquellos lugares la mayor parte de los últimos 25 años en que ha vivido del presupuesto.

Fue a hacer lo que la soberbia no le permitía; es decir, cobijarse en los legisladores de su partido y entre quienes desean sacar raja del diferendo Movimiento Ciudadano y PRD.

Ahí estaba en medio de ellos contestando las preguntas del conflicto por el agua, un asunto en el cual llegó tarde y mal.

Al principio aguantó las ganas de irse a la yugular del presidente mostrando un lado técnico y conciliador que hace mucho no le veíamos.

Pero en cuanto le tocaron el tema de los fideicomisos, echó todo a perder con su singular hígado para denostar.

Desgañitó contra la administración federal, con adjetivos clásicos, agandalle, abuso y discrecionalidad; reconcentración del poder, etc.

Curioso porque tenía varios días perdido en el radar comunicativo, utilizando a sus voceros para arremeter contra la 4T y él se había mantenido al margen.

Estar en San Lázaro le recordó sus tiempos de pugilista verbal incontinente, haciendo de nuevo alarde de poses y voz engolada.

El boletín oficial enviado por la Coordinación de Comunicación social estatal lo retoma íntegro, con cabeza golpeadora: “Extinción de fideicomisos es un agandalle del Gobierno Federal”. Lo del diálogo sólo es discurso.

*** 

Hay un elemento que no debe pasar desapercibido en el periplo del martes en la CdMx. La intervención de Marcelo Ebrard, Secretario de Relaciones Exteriores, en la mañanera, cuando se había mantenido ausente en el tema.

Es de todos conocido el buen recaudo y la relación que el canciller había conservado con el gobernador de Chihuahua. Le ayudó a más no poder con la FGR para afianzar el asunto Duarte e impedir la dilación en el mismo.

Por ello no le debe haber caído en gracia la comunicación que dice Corral haber tenido con el embajador norteamericano y con el gobernador de Texas, y que ayer reveló envalentonado en Palacio Legislativo.

La comunicación oficial del Estado Mexicano con los demás países es a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, esa que encabeza Ebrard.

Si no conoce Corral notas diplomáticas, de lo cual se dolió, es porque no tiene qué conocerlas. Forma parte del manejo confidencial de la SRE. Como buen chivo en cristalería, ahora ahonda las diferencias con el hombre fuerte de AMLO.

*** 

Cuando hay interés en algún asunto en el Congreso del Estado, los acuerdos salen de un día para otro, incluso ya con publicación en el Periódico Oficial del Estado. Son trámites fast track.

Pero cuando no es así, los asuntos quedan en algún cajón, hasta que simplemente son desechados, o más bien dicho, se emite un dictamen donde las partes promoventes se dan por satisfechas.

Es el caso del exhorto con motivo de la detención de la chihuahuense, abogada laboralista, Susana Prieto, detenida en Tamaulipas allá a principios de junio.

Se presentó iniciativa proponiendo un exhorto a las autoridades de aquella entidad, pidiéndoles flexibilidad en la medida cautelar aplicada, pero nunca se dictaminó, hasta ahora cuando resulta inútil.

Primero salió libre la abogada, que el dichoso dictamen se votó y publicó. Apenas esta semana tuvo desenlace.

El dictamen es el 021/2020, de la Comisión de Justicia, que más bien parece de Injusticia Retardada, integrado por los diputados Marisela Sáenz, Rocio Sarmiento, Francisco Chávez, Gustavo de la Rosa y Georgina Bujanda. Cero solidaridad por cuestión de género ni por el evidente abuso cometido.

*** 

Le urge al señor Secretario de Gobierno un buen curso de lenguaje jurídico, que le recuerde que no es lo mismo proscrito que prescrito.

El primer verbo tiene que ver con las personas que son expulsadas de su país o territorio en el que habita, y el segundo, con el transcurso del tiempo que cancela una acción penal, la hace prescribir.

Pero Fernando Mesta esto no lo sabe. Ha pasado la vida en buenos puestos en sector privado y ahora en el sector público.

Su currículum ocupa ni siquiera media cuartilla.

El conocimiento técnico no es lo suyo, o de quien le maneja las redes sociales sin supervisión alguna, que está peor. La imagen en nuestra edición digital.