Opinion

- Alcalde trae de pelele a su sucesor

.

GPS / Columna

lunes, 04 octubre 2021 | 05:00

- Cinthia reclama desde el más allá político

- Va Bonilla con los líderes de colonia

- El contraste de marchas y las porras juveniles

No sólo por haberse colado a la foto de los alcaldes con la gobernadora Maru Campos, sino por negarse a soltar las cuentas municipales, es por lo que ha generado una crisis política el presidente impostor de Belisario Domínguez, Aarón Loya Jáquez.

Sabrá Dios cuál fue el turbio acuerdo mediante el que formalmente ganó las elecciones en ese pequeño municipio, Felizardo Gallegos Loya, pero el caso es que hay un problema legal importante al que ni la Dirección de Gobierno estatal ni el Congreso le han entrado.

Encandilado por el corralismo (como puede verse en la imagen de GPS versión digital), Aarón Loya fue postulado por Movimiento Ciudadano como candidato a presidente municipal. Iría ya por su tercer periodo.

Pero, siendo priista de origen y panista de Corral cuando le convenía aplaudir al exgobernador, la autoridad electoral le retiró la candidatura tras una impugnación del PRI. Fue así que terminó postulado formalmente y en la boleta oficial Felizardo Gallegos, quien a la postre ganó la contienda.

Ahí están de muestra, también en versión digital, los resultados del cómputo oficial tras los cuales le fue entregada a Felizardo su constancia de mayoría.

Aunque dicen que fue vital la operación de Loya Jáquez para que ganara su abanderado, por los diversos chanchullos que se dan en esos pueblos, el presidente municipal real es otro; es a lo que no se resigna el expriista con espíritu porfirista, enemigo del sufragio efectivo y la no reelección.

Traer como su pelele a Gallegos Loya es lo de menos. Allá él si se quiere dejar hasta que lo suplanten en eventos oficiales.

Pero el manejo de los recursos, que implica trasferencias estatales y federales a cuentas oficiales, es gravísimo si continúa siendo a nombre del impostor, quien decide qué se hace y qué no se hace en su municipio, al más puro estilo de la Ley de Herodes.

Además de la población, los expertos en administración pública tienen la mira en el sui géneris manejo municipal actual de Belisario Domínguez. Todos están sorprendidos porque parece no existir autoridad oficial de la gobernación estatal.

***

La verdad es que la expresidenta del DIF, Cinthia Chavira, se la pasaba trepada en la flotilla aérea del gobierno estatal igual que su corrupto marido, Javier Corral; y que tuvo a su hermana Yadira; y su cuñado, Alejandro Silva, en la nómina del Gobierno del Estado, entre muchísimas irregularidades más.

Su generosidad para con su familia llegó sólo hasta eso, conseguirles salario, pero del presupuesto público, no de su bolsa personal.

Ambas informaciones, de Cinthia arriba de helicópteros y aviones oficiales; y la de su familia con sueldo de gobierno, fueron debidamente documentadas por El Diario en su momento. Todas las bitácoras bien solventadas.

Desde su retiro en el más allá político llamó Chavira a eso ayer mentiras en su red social y pretendió defender lo que ha quedado palmariamente indefendible, la desastrosa administración de ella y su marido, catalogado a nivel nacional como el peor gobernador de México al final de su régimen.

Esa es toda la verdad. Ni los Caminos de Santiago les regresan la paz y menos la autocrítica.

***

Juan Pedro Santa Rosa González, el extitular del Instituto del Deporte que no aguantó la risa cuando el exgobernador Corral se ostentó como corredor profesional, apenas iniciada la administración, está en la mira de la Función Pública por los millonarios recursos que manejó.

La partida que está siendo revisada con lupa es la denominada “transferencias, asignaciones, subsidios y otras ayudas”, que, si bien no se cuenta por miles de millones, sí alcanza los nada despreciables 400 millones de pesos ejercidos durante todo el quinquenio. De ahí la risa.

La desconfianza en el manejo surge porque esos recursos jamás se gastaron de acuerdo con lo presupuestado, siempre hubo un sobre ejercicio desmedido incluso en una ocasión de casi tres veces lo contemplado, y luego, ya para terminar la administración, se presenta un inexplicable subejercicio ilógico.

Por ejemplo, en 2016 estaban presupuestados 52 millones, pero se gastaron 60. En 2017 se contemplaron 54 millones y se gastó 71 millones.

Pero en 2018 se voló la barda Juan Pedro: se presupuestaron 63 millones y se gastó 142 millones de pesos, tres veces el recurso inicialmente presupuestado dos años atrás.

Lo mismo hizo al año siguiente. En el 2019, de 58 programados, se elevó el ejercicio en la mencionada partida, hasta llegar a los 120 millones de pesos.

Increíble, pero en el 2020 solo se ejercieron 36 millones y en 2021, al mes de agosto, la ridícula cantidad de 800 mil pesos. ¡La partida fue reducida este año a 11 millones de pesos, absolutamente nada!.

La danza de los millones por supuesto tiene a los auditores con la mira puesta en el discrecional ejercicio de los recursos, sobre todo después de descubrir que esa partida era una caja chica para el pago de personal fantasma en la Secretaría de Desarrollo Social, donde aún hay mucho por revisar.

Veamos si le sigue ganando la risa al exfuncionario basquetbolista.

***

Aparecen en primera fila Gabino Gómez y Gustavo Madero, en conferencia de prensa de organizaciones que denuncian el desplazamiento criminal de familias enteras de El Manzano y Monterde, de Uruachi y Guazapares, en la sierra de Chihuahua.

Demandan el cumplimiento de las medidas cautelares otorgadas tanto por la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, como por jueces de distrito, en sendos amparos, para que se les restituya en sus derechos, se les brinde protección e incluso se les otorgue vivienda, alimentos y necesidades básicas.

Gabino Gómez y Madero ejercieron todo el power durante los último cinco años…y nunca dijeron nada, ni movieron un dedo. Callaron como momias.

Madero fue coordinador de gabinete los dos últimos años y luego se fue al Senado, donde aún goza de las mieles del presupuesto público. Suponemos que Gabino era asesor plenipotenciario, porque estaba muy cerquitas del régimen corralista. No sería extraño encontrarlo en alguna nómina.

Esos derechos conculcados para varias familias de estas y otras localidades serranas, están en espera de ser respetados y garantizados, por los gobiernos federal, estatal y municipal, después de que hubo oídos sordos durante los dos últimos sexenios, el de Duarte y el de Corral.

***

El gobierno municipal que encabeza Marco Bonilla, se reunirá con las mesas directivas de los comités vecinales de las colonias de la ciudad, el próximo jueves a las cinco de la tarde en el Club de Leones.

En este evento, las mesas directivas de los comités de vecinos que se han conformado en la ciudad podrán dar a conocer al Gobierno Municipal las necesidades que hay en cada una de sus colonias, así como solicitar las gestiones que se requieren para mejorar las condiciones de su entorno.

No será un día de campo la reunión, porque existen muchas demandas de los lideres de colonias, en particular seguridad y atención a parques y jardines.

Tendrán que llevarse lonche y barras energéticas los responsables de las áreas, para aguantar la reunión, que se prolongará hasta iniciada la noche.

El cuaderno de pendientes de los responsables de darle seguimiento a las demandas ya está repleto de por sí desde la reunión ciudadana en la plaza de Armas. Una buena pluma bic les va a hacer falta.

***

No hubo aerosoles, ni mentadas de madre, ni tóxico(as), ningún daño en propiedad privada en la marcha provida que realizaron cientos de católicos.

Claro contraste con la marcha de hace unos días encabezada por grupos feministas, cuyas huellas aún son visibles en mobiliario urbano y edificios históricos.

Lo más violento en esta marcha provida fueron los chavos que prendieron bengalas de colores azul y rosa, y entonaron canticos tipo barra de futbol.

En el Angel se agruparon para partir caminando bajo una tenue lluvia hasta El Palomar, donde realizaron una concentración pequeña, porque la mayoría de las personas se dispersaron en cuanto llegaron.

Pocos discursos. Una madre de familia embarazada, una doctora que reclamó la objeción de conciencia, y al final un discurso sintetizador de las demandas en contra del aborto.

Casi nula presencia de figuras públicas. Por ahí andaba Roberto “El Pony” Lara y Rocío González, la diputada federal, y párenle de contar. Los demás, miembros de la Alianza por la Familia, auspiciada desde la jerarquía católica local.

Hubo fuerza, pero faltó mayor convocatoria a los organizadores. No fue la de Chihuahua una manifestación concurrida como sí lo fueron en otras latitudes como el centro y el occidente del país.