Opinion

- Deben crear sus propias áreas Covid en el HG

.

GPS / Columna

sábado, 07 noviembre 2020 | 05:00

-Duro tono por falta de servicio médico en Cecytech

- Mando Único sigue causando problemas 

- Despertó el ideal priista de Ricardo Santana

La indolencia oficial no sólo está causando la decadencia en el Hospital “Jesús Grajeda”, sino de otros como el General y de Pensiones Civiles, cuyo personal a iniciativa propia se está movilizando para crear sus propias áreas Covid, aún sin médicos disponibles.

Javier Corral y Eduardo Fernández parecen no estar enterados, pero desde hace tres días el Hospital General de la ciudad de Chihuahua comenzó a recibir pacientes con Covid “estables” y para ello tuvieron que desaparecer el área de pediatría. 

“Es un verdadero desm….”, dice el personal: no hay planeación, insumos ni dinero. 

En el nosocomio hay sólo dos médicos adscritos a la zona Covid, uno mayor de 60 años que fue enviado a casa; y el director médico, que contrajo la enfermedad y se incapacitó. El virus es enfrentado por enfermeras y enfermeros, que sin el conocimiento adecuado ya han presenciado muertes. 

Esto se realiza en medio de una grave protesta que pide la cabeza del director, el doctor Benítez quien apenas alcanzó a gestionar que los niños internados fuesen enviados al Hospital Infantil. 

El acomodo estuvo de la siguiente manera: Terapia intensiva, que operaba en planta baja, es ahora zona Covid; entonces, T.I., se mudó al segundo piso. Cirugía 1, que a su vez funcionaba en el segundo, ya está en el tercer piso, gracias al desalojo de niños. 

Ya ocurrió en Pensiones que los propios médicos y enfermeras se protegieron con hules y cintas que compraron de su bolsa. Los trabajadores no pueden esperar más tiempo al Estado. 

 *** 

El abogado, Jorge Arras, revivió la demanda de juicio político contra el gobernador Javier Corral, por el uso indebido de un estimado de 300 y 400 millones de pesos que recibe el Gobierno del Estado anualmente para la operación del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Chihuahua –Cecytech-.

Fundamentalmente se reclama que mil 555 trabajadores siguen sin ser dados de alta en el esquema de servicio médico del Instituto Chihuahuense de la Salud, por lo que su condición es preocupante, ante la emergencia del Covid. 

La lógica es que con el recurso destinado, mínimo, se alcance a tener una atención por parte del Ichisal, -considerada medianamente mejor a la atención en otros sistemas-,  pero por alguna razón el dinero se está desviando. 

Otro aspecto relevante, es que la queja en contra del mandatario ha sido frenada en la Auditoría Superior del Estado. 

El abogado ha insistido por numerosas vías que los empleados sin servicio médico “morirán como perros, dejando a sus familias desamparadas”, todo por el esquema inhumano del gobierno de Corral. 

Arras ha afirmado que no existe la “voluntad enfermiza” de crucificar al gobernador, sino conseguir que los empleados tengan acceso a una salud digna. 

Aunado a esto hay otro escenario problemático, y es que los empleados del sistema están sumamente gastados por destinar dinero de su salario en atención médica y medicamentos, conceptos por los cuales el dinero se roba o jinetea desde el gobierno estatal. 

***

El comandante operativo de la Policía Vial de Cuauhtémoc, Jesús Ernesto Trejo,  se ha convertido en la piedra en el zapato de los agentes. No son nuevas las quejas en torno a que desde su llegada, hace tres años, impone cuotas de infracciones a su personal, pero esto no queda ahí. 

El mando es señalado por obligar a los agentes a hacer movimientos irregulares en los peritajes de accidentes en los que él obtiene dividendos, con la bandera de beneficiar a determinado conductor. 

Además, el castigo por no lograr la meta de infracciones es el retiro de unidades para que el agente se ande a pie. El hostigamiento está a límite y los agentes por más que quieran están sometidos. 

Según los denunciantes, el nombramiento es estatal, por lo que el alcalde en funciones no puede intervenir. 

Lo más podrido del asunto es que es intocable por otros comandantes nombrados por la SSPE, los cuales quedaron al mando de Abraham Castañeda.

Es urgente una oxigenación por eso, por esto y por los malos resultados. 

*** 

Ricardo Santana, ex aspirante al diputado por el distrito local 16, quien se ha mantenido “entre azul y buenas noches” en cuanto a su cercanía con el PRI, empezó a mover piezas. Nos dicen que en una sospechosa recarga de ideal, tras el triunfo del tricolor en Hidalgo y Coahuila ya comparte contenido digital de promoción del partido, 

Otros dicen que es el efecto Bazán, quien ha subido como espuma en las encuestas de preferencia para la candidatura de gobernador, lo que le ha movido a acercarse. 

Esto lo abordamos específicamente por una foto publicada en su Facebook, donde deja entrever su anhelo de que el tricolor regrese a la presidencia municipal. “Es tiempo, de recuperar lo que tenemos prestado”, afirma en el post. 

En sí el edificio que en la foto aparece en primer plano es el que ocupa la sindicatura, y se ve muy poco la Presidencia, por lo que muchos dicen que quiere amarrar la candidatura para este puesto, que hoy ostenta más con pena que con gloria el yonquero Amín Anchondo.

Santana no la tiene fácil. Lo más seguro es que las candidaturas recaigan en priistas que se mantuvieron al pie del cañón incluso en época de vacas flacas.

Los comentarios ante su publicación no son del todo positivos, una persona le comenta que el efecto Duarte no los dejará llegar. 

Hasta el momento el priismo viene preparando sólo un perfil para la candidatura. Se trata de Rosa Isela Gaytán, actual diputada local. Será que el efecto Bazán en las encuestas y su buena relación con el PRI nacional es el motivo por el cual éste y otros priistas alejados comiencen a hacerle mosca al legislador y líder del PRI en el estado.