Opinion

- Metida de pata nacional con el Chumel

.

GPS / Columna
lunes, 09 septiembre 2019 | 05:00

- Olvidado compromiso de municipalizar el agua

- Arias permite agresión por cuidar la chuleta

- Le colocaron un adecuado número 406


El conductor Chumel Torres, cómico oriundo de Chihuahua, anduvo por estas tierras, invitado por la empresa radiofónica nacional donde labora, como dimos cuenta en este espacio hace unos días.

Pero nos comentan de un detalle ocurrido.

Resulta que en el momento estelar de agradecer presencias, se le hizo fácil al gobernador referirse a Chumel por su nombre real, pero cometió tremenda metida de pata.

Le dijo José María cuando su nombre de pila es José Manuel.

Fue un momento jocoso pero de elemental descuido por parte del gobernador y de sus más cercanos carga maletas.

Fue en vivo y a todo color. No una, sino dos veces le dijo José María, “que sepa todo mundo que te llamas José María”.

El público soltó una inmediata carcajada, igual que el presídium. Chumel dijo que no se llamaba así, pero si el gobernador así lo decía, pues que así fuera.

Luego corrigió Corral, pero la metida de pata ya se había consumado. Lógico, el pecho de Chumel no es bodega.

En el programa de radio, al día siguiente, sin la presencia de Chumel, sus colegas en cabina se dejaron caer con el asunto, en su tradicional estilo.

Lo trataron con pincitas, porque pudieron habérselo hartado, pero no dejaron pasar el oso de Corral en cadena nacional.

La imagen que le mostramos es del momento en que los compañeros de Chumel hacen leña del árbol caído y se pitorrean del suceso.

Y por supuesto, la foto tomada del video segundos después de la graciosa pifia.


 ***


La sesión realizada en el seccional de El Charco hace unas semanas, muestra un elemento que ya no se toca, pero que continúa latente por ser una promesa de campaña del nuevo amanecer.

Se trata de la municipalización de Tránsito y de la Junta Municipal de Agua, que salió a relucir en las discusiones por la autorización de condominios de Altozano, que se discutió en dicha sesión.

Son los regidores y el cabildo completo meros espectadores de lo que hace y deshace la administración estatal en dichas materias.

Esto pese a las disposiciones constitucionales en la materia y el compromiso moral del 2016. No quiere deshacerse el estado de una auténtica gallina de huevos de oro.

Es más. El tema quedó en el olvido guardado en un cajón. De manera muy conveniente, porque ambas juntas municipales de agua, la de Chihuahua y Juárez, son incluso superavitarias.

No es de ahora este fenómeno. Tiene cuando menos desde la anterior administración, cuando se adecuaron las tarifas de agua hasta en un 300 por ciento. Y la población ni gestos hizo. Este año hubo un nuevo ajuste del 6 por ciento que pasó bobito.

Para darnos una idea del recurso que generan, nada más la Junta Municipal de Chihuahua tuvo en 2018 ingresos por mil 200 millones de pesos con motivo del pago de derecho de los ciudadanos por agua y alcantarillado.

De ellos, es cierto, unos 900 millones se fueron en pagar recursos personales y servicios generales; nómina y pago de proveeduría que se convierten en instrumento de control y manejo de recursos bastante interesante.

Fuera de ellos, incluso quedaron algo así como 300 millones, a los cuales se les metió mano en gastos diversos, hasta llegar a un superávit de unos 70 millones, según nos dicen.

Es decir, se convierte la Junta Municipal de Agua en un organismo demasiado atractivo para el gobierno estatal como para soltarlo a los ayuntamientos, menos en estos momentos de crisis económica, donde hasta el sudado de un peso en las cuentas de la Secretaría de Hacienda es importante.


***


Manuel Arias Delgado es el titular del organismo descentralizado Servicios Educativos del Estado de Chihuahua, que administra y opera en la entidad la educación federalizada.

Despacha en las instalaciones ubicadas sobre Antonio de Montes y casi Ortiz Mena desde su nombramiento en 2016. Es una concesión al grupo de izquierda que acompañó desde la campaña al nuevo amanecer.

Ha ocupado Arias Delgado varios cargos en la función pública gracias a esa orientación y la protección e impulso de sus cuates en partidos de dicha filiación política.

Incluso lo llevó a ser varias veces consejero electoral local y federal, donde uno de los principios es la tolerancia y el respeto a la expresión política de los ciudadanos.

Pues el grupo de elementos de la Policía Estatal que detuvieron y cometieron abusos en contra de estudiantes normalistas, protegían dicho edificio donde despacha Manuel Arias, que ni se asomó por la ventana para atender a los manifestantes.

Ahora no lo bajan de incongruente, represor y tirano, en un contexto donde la exigencia es muy simple. Hay opacidad en la forma en que se asignan las plazas, desde la discrecionalidad de un escritorio, sin tomar en cuenta los resultados del examen aplicado.

De pronto personas que obtuvieron bajas calificaciones se ven con plazas en Chihuahua o en ciudades cercanas, y quienes fueron sobresalientes deben ir castigados a lo más recóndito de la sierra o a las zonas de alta violencia en Ciudad Juárez.

Situación en donde por supuesto Manuel Arias está involucrado hasta el tuétano.

La otra que también perdió el estilo fue la panista visitadora de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, Karla Gutiérrez, quien estuvo más preocupada en la protestas por los derechos de los policías agresores que por los golpes a las maestras.

Necesitaba la visitadora enviar al gobernador Corral el mensaje de que puede contar con ella como su tapete por si en el futuro se ofrece de nuevo ser candidata a la presidencia del organismo derecho humanista. 


***


Llevaron a la ultramaratonista rarámuri, Lorena Ramírez, para darle realce a la carrera de la benemérita Cruz Roja, y en el boletín de Gobierno del Estado ni una mención.

La foto la incluye corriendo a un lado del gobernador, quien una vez más volvió a bajar su tiempo en los 10 kilómetros.

Hizo una hora con tres minutos y 59 segundos, Javier Corral. La respiración jalando aire a como dé lugar es muy elocuente en una de esas fotos de gran calidad pero no cuidadas.

La rarámuri a su lado ni se despeinó.

Dijo que corre para reconocer y agradecer a la institución. Mejor haría en corresponder con trabajo y evitar la foto de relumbrón en busca de la buena imagen extraviada.

Ese número 406 es muy pertinente a su estatus deteriorado.


 ***


El infantil pleito del gobernador Javier Corral con el alcalde morenista de Cuauhtémoc, Carlos Tena Nevárez, rebasó todos los límites.

No, no es por el montón de procesos penales contra Tena que ha iniciado la Fiscalía del Estado, como tampoco por la persecución constante de la que es víctima el presidente municipal, quien además es inquieto y le gusta jalarle la cola al tigre.

Es porque además de fiscales y funcionarios estatales de área de conflicto, ahora se suma el DIF Estatal a los problemas motivados más por razones políticas que por dar atención a las verdaderas necesidades de los cuauhtemenses.

La subprocuradora de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes, Alma Lastra García, ordenó el retiro del DIF Municipal de una mesa de trabajo instalada para resolver un conflicto escolar que la misma dependencia estatal dejó crecer.

El problema es de la escuela Jaime Nuno, donde surgió una confrontación entre los padres de familia de un niño agresor y de niños agredidos, lo que derivó en la intervención de instancias de derechos humanos para salvaguardar la integridad de todos los involucrados, ambas partes incluidas.

Pero la Subprocuraduría dependiente del DIF Estatal no tiene capacidad operativa para atender un caso de esas características. Y en vez de buscar el respaldo y la coordinación con el DIF Municipal, se empeña en hacer más grande el problema, añadiéndole ingredientes políticos.

Es una lástima que haya funcionarios como Lastra García que anteponen sus fobias partidistas al bien superior de la niñez. Puro cuento ese discurso gubernamental de que los niños son prioridad.