Opinion

-218 millones de pesos para ‘el niño del gobernador’

.

GPS / Columna
sábado, 09 noviembre 2019 | 05:00

-Aparicio presume en Sonora tres años de ineptitud

-Arturo García Portillo, el “ingeniero” para el plebiscito

-Camilo Daniel indignado por la inseguridad

 
La Coordinación de Política Digital del gobierno del Estado se ha convertido en un elefante blanco que no rinde resultados pero sigue operando millones de pesos muy por encima de áreas que tienen más necesidades y trabajan con menos recursos, como lo es el propio DIF estatal.

La razón, aseguran los enterados, es que su titular, Gustavo Ríos Alcázar (“el niño de Palacio”), es uno de los personajes que considera tener la protección del gobernador, y cada vez que puede se jacta de ello ante los demás.

Originario de la Ciudad de México, Ríos goza actualmente de un salario de 70 mil 300 pesos mensuales, que ni siquiera desquita. Dicen que no tiene ni la menor idea de lo que su cargo representa, y tampoco le preocupa. 

Su nexo con el gobernador se remonta al año del 2010 cuando este fungía como diputado federal. En los siguientes seis años trabajó con él en el Congreso de la Unión, dedicado a recopilar material para la elaboración de discursos, ponencias y presentaciones de Javier Corral.

Manejaba sus redes sociales y le hacía los panfletos que se distribuían en campaña. Esa era toda su experiencia y de ahí saltó al Gobierno del Estado.

Mientras el DIF estatal trabaja este año con un presupuesto que apenas alcanza los 115 millones de pesos, a la Coordinación de Política Digital se le destinaron 218 millones, una cifra mayor que la que se entregó a la Comisión de Pueblos Indígenas, o al Instituto Chihuahuense de la Mujer.

Al mando de Gustavo Ríos, la coordinación mantiene un gasto de 10 millones anuales en nómina, pasando por el arco del triunfo la supuesta política de austeridad del gobierno.

Sin que nada le obligue a dar resultados, lo que más tiene Gustavo Ríos es tiempo libre y, aseguran, lo ocupa haciendo diseños de fallidas campañas de guerra sucia en contra de todo aquel que considera enemigo de su patrón.

De ese tamaño el nivel de los amigos, hoy funcionarios, del gobernador. Carísimo el precio que pagan por ello los chihuahuenses.


***
 

Palabrejas y más palabrejas. Discursos que suenan inverosímiles si se comparan con la realidad de las fallidas estrategias que aplica el Estado para combatir el avance de la criminalidad.

El Comisionado Estatal de Seguridad Óscar Aparicio Avendaño, se equivoca si es que piensa que con trilladas frases como las expresadas ayer durante la mesa para la Construcción de la Paz, que tuvo lugar en Sonora, logrará mantener a raya al crimen organizado.

“No vamos a flaquear, reitero, ni un paso atrás”,  dijo por enésima ocasión, mientras Juárez, Chihuahua y la región serrana se sacuden en medio de una ola de ejecuciones y hechos violentos que se recrudecieron en esta semana. Lleva tres años diciendo lo mismo.

Asesinatos, quema de camiones y amenazas de bomba en la frontera, balaceras y ejecutados en la capital, retenes ilegales en la sierra.

Para la región serrana lo más que se le ocurre a la autoridad es hacer un llamado a las familias para que no transiten de noche, pero en Bocoyna, lo mismo que en Uruachi, Urique, Guazapares, Chínipas, Batopilas y Guachochi, la población vive aterrorizada.

No es nada más el temor de encontrarse con retenes o quedar en medio del fuego cruzado de un enfrentamiento, también es el miedo de sufrir un asalto, que son casos cada vez más frecuentes.

Los que se han topado con bandas criminales aseguran que no sólo les quitan vehículos, celulares y dinero, sino hasta el mandado con el que pretendían alimentar a sus familias, y de nada vale reportarlo porque una denuncia de esa naturaleza sólo significa pérdida de tiempo y frustración al saber que la Fiscalía prefiere hacerse de la vista gorda.

La entidad arde en llamas mientras las autoridades sostienen falsas líneas discursivas con tal de no reconocer su incapacidad para devolver la seguridad a los chihuahuenses.

El gobernador Corral prefiere desviar la atención con la cantaleta de ‘la resistencia duartista exagera los hechos’, y se obstina en mantener en sus cargos a personajes que –como el propio Aparicio– han dado numerosas muestras de incompetencia y corrupción infinita.


 ***
  

Fiel creyente a los resultados de las estrategias electorales, el súper asesor de lujo del ayuntamiento capitalino, Arturo García Portillo, pondrá toda la carne en el asador a partir de este fin de semana.  

El ‘gurú’ panista se está jugando el pellejo para sacar adelante el proyecto “Iluminamos Chihuahua”.

Bajo sus instrucciones a partir de hoy las huestes del municipio se lanzarán en horarios extralaborales a recorrer las calles y colonias de la ciudad para detectar adeptos e “invitarlos” a votar en el plebiscito del 24 de noviembre.

La dinámica es sencilla. Tocar puertas, apuntar datos de simpatizantes, y volver a tocar las veces que sea necesario hasta obtener el compromiso de que saldrán a dar el “sí” en las casillas.

García Portillo tiene experiencia en esa clase de movimientos territoriales, así que con la ciudad dividida en su mapa de trabajo, cada director de dependencia ha sido señalado como responsable de enviar a su personal a una zona, y dar los resultados esperados.

Muy apostado en el proyecto, también está Marco Bonilla. El futuro político del director de Desarrollo Humano, depende también del éxito que se logre en esta misión.

El pico de dificultad radica en orientar de manera adecuada, pues no se utilizarán las casillas tradicionales de las elecciones.

La guerra está cantada, y los partidos políticos que buscan que el proyecto de los 6 mil 200 millones de pesos termine por los suelos, también se desplegarán por las calles pero buscando a quienes desean votar en contra.

Ya sonó el campanazo, falta esperar de qué cuero salen más correas.


 ***
  

Dura, pero real crítica, hizo el párroco y activista Camilo Daniel en un mensaje que circuló en redes sociales tras la masacre de la familia LeBaron.

El sacerdote católico, hoy a cargo de la iglesia de Madera, y con fuertes vínculos morenistas, criticó la total debilidad del Estado contra el poder del crimen organizado.

Palabras más, palabras menos, hace un llamado a los gobiernos, Ejecutivo, Legislativo y Judicial a dejar a un lado sus “inquinas”, sus descalificaciones, sus partidismos, sus bizantinas discusiones y a ofrecer resultados aquí y ahora.

Además enfatiza que el mensaje más fuerte que el ataque deja es que los ciudadanos “somos la carne de cañón en esta lucha por el poder del crimen organizado”. 

Nada se gana, advierte Camilo, con echarle la culpa a administraciones pasadas. El reto es lograr la paz social que el país necesita, en un escenario en el que, cómo nunca, la seguridad de la vida y del patrimonio de los ciudadanos había estado tan frágil.


 ***
  

El miércoles de la siguiente semana, si no sucede otra cosa, se realizará la primera sesión pública del Consejo de la Judicatura. Por ahora ya se dieron los acuerdos y hasta las adecuaciones necesarias para que nada lo impida… salvo la voluntad de los involucrados.

En realidad sólo se trata de transparentar un proceso, pero hay quienes todavía se resisten atendiendo la sabia máxima de que nadie puede juzgarte cuando no eres observado.

A puerta cerrada, los integrantes del Consejo de la Judicatura podían tomar acuerdos, muchos de ellos de impacto financiero y administrativo, sin el menor reparo, ahora bajo el ojo de escrutinio de los ciudadanos deberán ser más cuidadosos.