Opinion

-A destripar el desorden financiero estatal

.

GPS / Columna

martes, 07 septiembre 2021 | 05:00

-El verde que no es verde en el semáforo Covid

-Nuevo escándalo en Cultura por plagio

-Del Instituto de la Mujer al DIF Estatal

Tendrán que entrar a destripar todas las finanzas, hasta el último recoveco, para sacar la basura y mugre dejada por el corralismo.

Pretendieron esconderla más que debajo del tapete, en algún hoyanco de podredumbre, pero las cuentas tarde que temprano salen a la luz pública.

Son ruinosas las deudas a largo plazo por 64 mil millones, con déficit millonario y decenas de proveedores formados, como para salir con la ocurrencia de hacer uso indiscriminado de tarjetas de caja chica. Era lo único que faltaba.

Los cientos de miles detectados mediante información filtrada a El Diario desde Palacio de Gobierno no es nada en perspectiva si se toma en cuenta la dimensión de la práctica nociva del uso de recursos públicos para deleite personal.

Fueron largos  cinco años utilizando esas tarjetas, tres, entre el jefe de escoltas, Juan Manuel Escamilla y el secretario privado, Francisco Muñoz. Cuando menos varios millones por año bajita la mano, en chucherías y gastitos como cafés caros y noches de hotel, más otros muchos arrimadijos. Ahora sabemos con qué paga “La Coty” Muñoz sus largas estancias en El Coliseo, el San Luis y Corral sus largas estancias en la Antigua Paz, por decir lo menos.

Deberá Corral no irse tan lejos para que pueda enfrentar las investigaciones de la Secretaría de la Función Pública y explique estos y otros gastos, como el personal doméstico en su casa. Fuera de los 30 días para espulgar en la entrega recepción, deberá realizarse una revisión minuciosa para recuperar esos millones gastados en franco abuso. Ni siquiera comprobados.

De ese tamaño es la bajeza con que se condujo el mandatario que todos los días se inmolaba en el altar de la patria, utilizando a la honestidad como daga. No había día en que hiciera de sus enemigos políticos ejemplo de corrupción y manejo desastroso de las finanzas, cuando él estaba cuando menos igual.

Se recetó sueldo arriba de 170 mil pesos, más arrimadijos, para darse una vida de jeque, con el golf y deportes caros, mientras ponía cara de austeridad, que nadie le creyó ni por un momento. La encuesta de credibilidad entre los gobernadores está ahí a la vista.

Tendrá que ir haciendo ahorrito para devolver ese dinero que se encuentra por fuera de los viáticos autorizados y que pasan por la Secretaría de Hacienda. Los informes presentados por gastos no aguantan por supuesto una revisada ni por encimita.

Por eso decimos que tendrán que meterse los nuevos responsables de la Función Pública hasta el tuétano para iniciar las acciones correspondientes. La primera de ellas, exhibirlo ante la opinión pública con su auténtico rostro por el manejo inadecuado, inmoral.

Sí así esta con esos gastos menores, no queremos pensar realmente hasta dónde llega el “desmadre” financiero del que nos habla la gobernadora electa, y que ahora tendrá que tomar de frente y con decisión para resolver un agudo problema de cuatro o más décadas.

***

Nada de verde tiene el semáforo verde anunciado tanto por la federación como el Estado. Es un semáforo más bien incoloro, parte de la irresponsabilidad con que se ha manejado el tema.

Es la misma vacilada de los últimos meses, mensaje desagradable tanto al sector público como al sector privado, no se diga a los padres de familia y a todos los chihuahuenses en su conjunto.

La edición del Periódico Oficial del Estado publicada de manera extraordinaria el domingo sólo fue para taparle el ojo al macho, como coloquialmente se dice.

Las medidas son las mismas en funcionamiento de escuelas, restaurantes, salones de fiestas, bares, reuniones en casa. Los aforos en fuentes laborales también.

Pudieron haberse adoptado medidas congruentes con los supuestos indicadores Covid, pero no lo hicieron, porque saben que hay gato encerrado en las cifras. No por nada todos los sectores se han manifestado en contra de ese mentiroso color verde, que bien pudo Chihuahua rechazar, pero al gobierno del Estado le urgía, por ejemplo, para meter cientos de personas sin sana distancia en la inauguración de las nuevas instalaciones del DIF.

Cambian el color sólo por cuestión política, para cerrar con supuesto broche de oro la estela de muertes que dejó el deficiente manejo de la pandemia. 

Más de siete mil hogares enlutados y otras decenas de miles con las secuelas por la terrible enfermedad.

***

Hay un escandalazo de plagio en la Secretaría de Cultura, con el cual cierra la impresentable Concha Landa su responsabilidad en la administración estatal.

Se trata de una publicación de un texto propiedad de una editorial independiente, sobre la cual pasó landa por encima, sin tomar en cuenta derechos de autor ni cualquier otro aspecto, ni ético ni moral.

La exhibida se la puso Luis Fernando Rangel a la mismita Secretaria, quien presume en su amplio currículum ser experta editorial.

“¿Cómo alguien como Concepción Landa que dice haber trabajado dentro del área editorial desconoce que lo que se adquiere con el pago es el trabajo realizado y no la propiedad?“, le cuestiona el referido editor.

Se trata del plagio del texto Desértico el mundo, que la secretaria de Cultura tuvo el ingenio de publicar igualito, con el título creativo de Desértico el mundo II, cuando el trabajo creativo había sido realizado por la editorial Sangre ediciones.

Causó aún mayor molestia que en lugar de atender el problema, los responsables subordinados de Concha Landa rompieron un primer acuerdo y decidieron publicar un comunicado en Facebook para tratar de explicar lo inexplicable.

No es para nada extraño que culmine así la labor de una Secretaría de Cultura que se dedicó a quedar mal con los artistas y dilapidar los recursos en viajes de capricho a nivel nacional y en el extranjero.

***

Entre el desastre financiero que deja el fallido gobierno que termina, está Pensiones Civiles del Estado, hasta hoy dirigido por Alberto José “Tito” Herrera, tío del secretario de Salud, Eduardo Fernández, y fiero contador que dejó Javier Corral durante cinco años en esa dependencia.

El funcionario maquilló todos los reportes que entregaba a Palacio de Gobierno durante los primeros años de gestión.

Le hacía creer a Corral que la institución estaba en vías de sanearse, que el servicio médico iba mejorando, que los trabajadores estaban contentos, tanto los de PCE como los de la burocracia estatal que debe atender.

Todo resultó falso hacia el tercer año de la administración. Pese a eso, Corral optó por seguir con la venda en los ojos creyendo los informes maquillados de Herrera.

Pudo el gobernador correr a “Tito” en al menos tres ocasiones, cuando la crisis de PCE se agudizó al grado de no poder pagar ni el paracetamol que le cobraban hospitales privados a donde deben ser enviados los empleados estatales. 

No lo hizo, jamás le interesó resolver la crisis estructural que padece el organismo, la cual sólo se agravó durante el desastroso quinquenio.

Ahora que termina la administración, desde el interior de PCE advierten de una nueva crisis que se avecina a las primeras semanas de que asuma el nuevo gobierno. De nuevo las deudas con los privados y el montón que le debe la Secretaría de Hacienda están por estallar.

Deberá ser el nuevo director muy hábil, con buena mano izquierda y buenas relaciones con la gobernadora Maru Campos y el que designe como secretario de Hacienda, para sortear el colapso que tiene en la puerta.

La reforma que acaba de hacerse al fondo de PCE podrá servir en el presupuesto del año 2022, pero los cuatro meses son de los más complicados. Tanto que las últimas crisis de Pensiones podrían verse chiquitas en comparación con lo que está enfrente.

*** 

Hoy se presenta el gabinete de la gobernadora electa Maru Campos, con lo que acabarán las especulaciones sobre quiénes conformarán el equipo de trabajo que habrá de acompañarla los próximos años.

El único dato confirmado de entre todos los nombres que se han manejado es el de la directora del Instituto Municipal de las Mujeres, Margarita Blackaller, quien está lista para asumir como directora del DIF Estatal.

La funcionaria municipal ha sido incluso alcaldesa suplente en el primer periodo de administración de Maru en el ayuntamiento de la capital.

Pasó luego a dirigir los esfuerzos en favor de las mujeres desde la gestión municipal y, se sabe, a partir de mañana tomará las riendas del Sistema DIF, que tendrá en este sexenio algunas de las tareas prioritarias en materia social.