Opinion

-A los panistas quita el teléfono, a Tatiana da vuelo

.

GPS / Columna
lunes, 28 octubre 2019 | 20:39

-Anunciado aborto del proyecto de Marco

-Cuando Corral apostó a los Yanquis

-El Lobo y el porro del nuevo amanecer


Tatiana Clouhtier, la hija del reconocido líder panista sinaloense, ex candidato presidencial, Maquío, y que hoy se ostenta con naturalidad como una de las figuras visibles del partido Morena a nivel nacional, acaba de estar en Chihuahua, pero en esta ocasión invitada por el nuevo amanecer para presentar su libro “Juntos hicimos historia”.

Ese texto fue fruto de su cargo de coordinadora de campaña de Andrés Manuel López Obrador, posición privilegiada que fue todo menos una casualidad.

Es indudable que su apellido pesa y mucho en el imaginario colectivo sobre todo panista, en los estados norteños como es el caso de Chihuahua, no sólo por su padre, sino por su hermano que fue de los primeros legisladores independientes electos en el país.

Su libro es una oda a la gesta electoral del Presidente de la República, y constituye una defensa indudable del proyecto de la Cuarta Transformación y sus bondades. Es un documento de evidente propaganda política.

Por ello es curioso que sea la misma Secretaria de la Cultura del Gobierno del Estado, surgida de un proyecto político panista, quien la haya traído, y que incluso se hayan patrocinado espectaculares con su nombre, en el marco de un festival de carácter oficial.

No hay congruencia lógica cuando Javier Corral promueve encerronas ilegales y en la penumbra con sus funcionarios, amagándolos con descuentos salariales y exigiéndoles defender el proyecto panista en el Gobierno, mientras por esnobismo promueve relaciones públicas y rostros que corresponden a otros signos políticos, como es el de Tatiana.

Se rasgó Corral las vestiduras en el homenaje a don Luis H. Álvarez, haciendo caravana con sombrero ajeno y ahora hasta comunicado de prensa envía su oficina de comunicación social promoviendo a la hoy diputada federal morenista, presentando de manera extensa el contenido de su exposición.

Pide Corral algo que no está dispuesto a dar en beneficio del proyecto político de su partido, jugando al demócrata y tendiendo lazos de comunión muy firmes con otros signos, como preparándose para brincar del barco albiazul en el momento en que sea convenencieramente necesario.


 ***
 

Es inevitable no dejar a un lado la revelación del día en la conferencia mañanera por parte del presidente López Obrador en materia de beisbol, en particular de la serie mundial que hoy podría llegar al final con el regreso a Houston para el sexto juego.

La pregunta expresa de los periodistas fue muy clara y contundente: ¿apostó usted con alguien a favor de Astros? Y su respuesta fue también directa, sin rodeo. No hay apuesta alguna: sólo subió su pronóstico a la red social.

La cuestión es que el gobernador de Chihuahua publicó desde la primera semana de octubre que había apostado una comida con el presidente, a los resultados, en aquel entonces, de Astros contra Yanquis.

Evidentemente el entusiasmo desbordado, infantil y pueril del gobernador Corral se cae a pedazos, ante la indiferencia presidencial, que niega cualquier tipo de apuesta, aunque la haya ganado.


 ***
  

La salida de Roberto Díaz Romero de la Facultad de Derecho ocurre en un momento crucial para la renovación universitaria impulsada desde Rectoría de la Universidad Autónoma de Chihuahua.

Con independencia de la convocatoria de elección de nuevo director, que debiera ya estar expedida, toca al decano Luis Alfonso Rivera Soto enderezar el barco (otra vez), porque es esta unidad académica la más atrasada en el proceso de planeación e implementación del nuevo modelo.

Las siguientes semanas son de cierre del actual semestre, pero además, inicia la planeación del siguiente ciclo docente, lo cual no podrá hacer el decano con una plantilla de funcionarios opuestos al nuevo modelo.

El directorio que publica la UACH en su página web sigue siendo el mismo de Díaz Romero, pero sabemos que los cambios ya están siendo implementados, particularmente en aquellos casos en que inclusive no cumplían con los requisitos de ley.


 ***
  

Con su puño y letra firmó Blanca Gámez una felicitación personal para Geo Bujanda, su compañera diputada, la cual difundió ella misma en su cuenta de Twitter, y que no tardó en replicar, sin comentario alguno, la ex consejera de la judicatura estatal, Luz Estela Castro.

“Felicidades en su informe a mi querida amiga...”, dice el cariñoso mensaje tuitero. La imagen donde se evidencia la relación de amistad se publica en nuestra edición digital y tiene como motivo la presentación del informe de labores de Bujanda. No tiene nada de malo reenviar un mensaje de red social, por parte de Lucha, la cuestión es que se presta para todo tipo de interpretaciones.

Para nada se necesitaba en este entorno de sospechosismo un mensaje de esa naturaleza, precisamente porque ayer tomó posesión del cargo, que dejó vacante precisamente Lucha, la ahijada política de Bujanda, la abogada Minerva Correa, a quien se ha tratado de presentar fuera de toda conexión con la ex consejera. Ello es imposible. Las relaciones de amistad que las tres han trabado son innegables.

El tuit inocente cae en esa categoría de expresiones, que confirman esas filias muy cercanas de compromiso entre Lucha, Blanca y Bujanda, que por supuesto, no podemos menos que pensar que se encuentran extendidas hasta Minerva, que -oh! casualidad- asume la misma comisión de carrera judicial que tenía Luz Estela Castro, en la cual la ex consejera fue motivo de acusaciones de favoritismo o castigo para los aspirantes a jueces.

Deberá no sólo Minerva, sino todo el Consejo de la Judicatura, poner todo su empeño para eliminar la desconfianza y ausencia de transparencia en dichos procesos, que va más allá de abrir la puerta en ciertas sesiones.


***
 
La cercanía mostrada por la alcaldesa Maru Campos y el diputado Miguel La Torre desató algo más que los celos en el equipo panista de la capital.

No fue sólo la asistencia de Campos Galván al informe de La Torre Sáenz realizado el pasado domingo en el salón Sunion del hotel Mirador. Fue el trato dispensado y las señales de que si algún día hubo fricciones entre ambos, parecen haber sido superadas.

La sola presencia de la alcaldesa a un encuentro con cientos de vecinos de un distrito de la capital -donde a Maru se le dio su lugar como primera autoridad de la ciudad- le sumó puntos al diputado que ahí mismo reveló que trabaja para sucederla.

El gabinete municipal en pleno, la actitud de los más cercanos a Maru y los mensajes en público de los liderazgos encabezados por La Torre, orientados a fortalecer una maquinaria albiazul que lucha por no perder terreno pese a los dislates de un Gobierno del Estado fracasado, marcaron el informe.

Pero no fue miel y dulzura para todos. Los tres o cuatro que le apostaban a Marco Bonilla, director de Desarrollo Social y Humano de la administración municipal, interpretaron el informe como la señal más clara de que ya se había abortado el proyecto que hace unos meses se veía más claro.

Bonilla Mendoza debió entender que con el informe del diputado La Torre se alejaba su objetivo que, por otra parte, sólo había tratado de conseguir llenando la nómina de priistas que entregaran despensas. 

Porque no es gratis que ni a los de casa convenza su aspiración, cuando marginó a panistas para darle acceso a seccionales del tricolor resentidos.

En fin, visto así el informe por algunos, también fue el anuncio del aborto del proyecto Bonilla para para la capital.


 ***
  

La burra de nuevo al trigo. Con todo el respeto para la voz repetidora de Palacio de Gobierno en Radio Lobo, Jonathan González: ¿porqué la concesión de un derecho de réplica a la Coordinadora de Comunicación Social, María José Valles Medina, sobre una publicación en El Diario?

El conductor de El Lobo, o vocero de Marijose (no queda clara su función) justificó al aire el ataque de la funcionaria estatal contra El Diario porque este rotativo publicó que el actual régimen estatal ha gastado 500 millones de pesos en comunicación social; y textualmente en varios contratos: “por notas publicadas”. Así dice y lo probamos.

El Diario no menciona en ese trabajo eminentemente periodístico a El Lobo pero oficiosamente sale al ataque su conductor –de nuevo- cual porro del nuevo amanecer en una calentura que debe ser al menos ajena si no es por presión económica, dicha sea la verdad.