Opinion

-Abandona Cruz Roja obra de 25 millones

.

GPS / Columna

viernes, 19 marzo 2021 | 05:00

-Por fin se dignan a explicar el BravoBus

-Por andar de metiche, sale trasquilado

-Cambia Suburban por chatarra

Hace más de dos años, en septiembre de 2018, arrancó la construcción de una nueva base de la Cruz Roja, cerca del fraccionamiento Riveras del Valle, al que se ingresa por la avenida Fuerza Aérea y casi la carretera a Aldama.

En aquel entonces Luis Raúl Olivas, presidente de la benemérita institución, anunció la inversión de casi 25 millones de pesos en construcción y equipamiento, sin contar la donación del terreno por parte del ayuntamiento que presidía Maru Campos.

El proyecto sería financiado con la contribución que se cobra a los chihuahuenses, alrededor de 40 pesos por trámite vehicular; con ello la Cruz Roja tendría su nuevo cuartel, el número cuatro de los que tiene en la capital, y contaría con base de ambulancia, de servicios, capacitación, etcétera.

La construcción avanzó unos meses después de la primera piedra, hasta quedar casi en obra negra, pero todavía lejos de la obra redonda, como le dicen los ingenieros. De hecho ya son varios meses en que no hay trabajadores en el inmueble ubicado en Circuito Valle de los Hongos.

Ya se habla de que Hacienda, así como le debe al Fideicomiso para la Competitividad y la Seguridad Ciudadana (Ficosec), también le adeuda mucho dinero a la Cruz Roja.

Se trata de contribuciones bien etiquetadas que el Gobierno del Estado no respeta. Igual situación enfrentan otros organismos que reciben recursos fiscales, no se diga las universidades, ya sea de aportaciones ciudadanas o de sobretasas impositivas al empresariado.

Todos los años de la administración actual los retrasos han sido la constante. Igual, igualito a la crisis de finales del sexenio pasado, al que tanto se parece el quinquenio que está por llegar a su final.

***

Tardaron una eternidad para explicar a la comunidad juarense el proyecto del denominado Sistema Integral de Transporte, que se mantenía escondido a piedra y lodo; y se mantiene todavía el manejo financiero.

Se dignaron apenas, luego de meses y meses, a realizar un programa en redes sociales durante la mañana y por la tarde organizaron lo que se supone fue un panel de especialistas para explicar dudas del público. Piensan que con eso es suficiente.

Nunca es tarde, dirán, pero la verdad es que los habitantes de la fronteriza ciudad desconocían y son hasta el momento ignorantes del criticado proyecto.

Los hoyos, zanjas, señalética sin sentido ni lógica, ya los tiene cansados, en un proyecto que jamás fue consensuado con la autoridad municipal local.

Más bien fue impuesto, y para colmo, es realizado con recursos que son de los juarenses, provenientes en su mayoría del Fideicomiso de Puentes, que también ha sido ninguneado y controlado desde esta capital.

La autonomía del municipio fue pasada por alto de la manera más burda, con fines eminentemente electorales ...y financieros. Cochupo vil.

Son cientos de millones de pesos, los que de manera apurada son ejercidos, con licitaciones oscuras o directas, si bien nos va.

Para colmo se repiten los mismos problemas que Chihuahua ha enfrentado, con los carriles exclusivos, la prohibición de vueltas y las famosas rutas alimentadoras.

Ya se olvidó el gran fracaso ocurrido en esta capital, motivo por el cual se han tenido que realizar mil estrategias, una de ellas, precisamente, abandonar el esquema único de rutas alimentadoras.

Tuvieron que volver a funcionar las antiguas rutas de transporte, ante la ineficiencia del sistema diseñado.

El mundo de color de rosa pintado en un día pletórico de información en relación con el criticado Sistema Integral de Transporte, solo existe en la cabecita de los funcionarios, y en la de su patroncito.

Afuera los habitantes de la fronteriza ciudad, peatones y automovilistas, continúan haciendo corajes. Para el corralato, negocios son negocios.

***

Imposible abandonar este tema del transporte, sin tocar la capacidad que tiene el Secretario de Desarrollo Social, Ramón Galindo, para echarle gasolina al fuego.

Nadie lo invitó al tema, es más, no se encuentra dentro de su órbita competencial y anda de metichón. Como ocurre en estos casos, salió trasquilado.

Sus ansias por defender lo indefendible le ganaron una vez más.

Publica en un tono azul-rosa, con letras blancas “...y una vez que se terminen las obras (y las molestias) contaremos en Juárez con el sistema moderno de transporte que hemos esperado por años!”.

Su visión idílica se vio interrumpida con críticas agrias con justa razón. La antigua Paso del Norte se encuentra destrozada y sus habitantes al borde de la histeria.

“No señor -le contestan-...esta obra se hace con el fin de desfalco, moches millonarios...”, “que hipocresía, están (sic) con un pie fuera de la administración y ahora sale con esto!!”.

“Creo que los que planiaron (sic) este proyecto viven en el siglo 20th todavía...por más que busco en las naciones de primer mundo no encuentro este tipo de proyecto”.

Por supuesto, Ramón no dijo ni pío. Calladito se ve más bonito.

***

Se ha convertido el centro, particularmente la calle Aldama y sus alrededores en lugar idóneo para las manifestaciones de todo tipo. Ya se va a acabar la administración y no hay para cuándo se les ofrezcan soluciones.

Le echaron la bolita del transporte a Desarrollo Urbano, pensando que los inconformes podrían irse a manifestar allá donde se encuentren dichas oficinas, pero no.

Los taxistas se plantaron durante horas exigiendo solución y atención cuando menos del segundo de abordo, el Secretario General, Fernando Mesta, quien al final no tuvo otro remedio que atenderlos.

Auténtico florero, sólo alargó el problema, vendrán mesas y mesas inútiles de trabajo, para no llegar a nada.

Han sido los taxistas y los concesionarios del transporte urbano, víctimas del hostigamiento de oficiales de vialidad e inspectores de transporte, amén de una serie de abusos administrativos que denuncian. Eso no ha cambiado.

En salud es la misma. El recién creado sindicato ha tenido que salir una y otra vez, porque en el Ichisal no respetan las mínimas condiciones. Se han hecho muchas promesas, regularizaciones, mejora de sueldos y prestaciones, y nada.

Secretarios de salud fueron y vinieron, sin darles una solución. El “higadito” Eduardo Fernández es menos que un cero a la izquierda.

Está retomando la Plaza Hidalgo aquel mote que se le puso cuando le decían la borrachita, porque se mantenía, y se mantiene, tomada.

***

Estuvo hace dos días en esta ciudad la alcaldesa de Nuevo Casas Grandes, Yesenia Reyes Calzadillas.

Vino acompañada de funcionarios y empleados de aquella localidad, porque tenía que recoger un vehículo, que el gobierno estatal le tenía como donación.

Pudiéramos pensar que venía a recoger la Suburban blanca que ya ha sido motivo de diversas publicaciones...esa Suburban que le prestó, en razón de quién sabe, a la administración estatal. 

Las placas aparecen a nombre del ayuntamiento de Nuevo Casas Grandes, por más que se niegue el asunto una y otra vez.

No queremos pensar que el vehículo que vino a recoger, un camión chatarra reconstruido y que fue donado por algún alma caritativa en los Estados Unidos, para ser usado como transporte escolar, es a cambio de la Suburban.

Pero no nos extrañaría que así ocurriera, con la manera ventajosa con que son conducidos los asuntos estatales.

En la imagen que le mostramos aparece muy sonriente la alcaldesa, junto con funcionarios del Bachilleres, y detrás de ellos el camión reconstruido y pintado en color amarillo.

Deberá darse tiempo en unos días más para responder por la Suburban.