Opinion

-Abre boquetes por millones para escapar

.

GPS / Columna

miércoles, 26 agosto 2020 | 05:00

-La coincidencia es de empate PAN-Morena

-Un peligroso desplome en la construcción

-Líder de bancada hace sus encuestas 

Para cerrar 2019 pidió el gobierno de Chihuahua mil 200 millones de pesos bajo el concepto de deuda de corto plazo, que fueron inscritos hasta cuatro meses después en el registro público de deuda.

Para 2020, el monto solicitado fue similar, otros mil 200 millones, bajo el mismo concepto, pero inscritos 30 días después.

Hay entonces una doble tabula rasa, entre el año pasado y éste. No hubo para 2020 chance de capacidad de maniobra para Chihuahua. El adeudo fue inmediatamente subido a la plataforma.

Ese pudo ser uno de los temas tratados por Corral en la visita realizada hace una semana por el Secretario de Hacienda federal, Arturo Herrera.

 Es delicado el asunto porque el registro de deuda de las entidades es algo así como el buró de crédito de los estados.

Ese registro marca un antes y un después en la capacidad crediticia. No puede ser sólo una casualidad que la inscripción se haya retrasado tantos meses, dando alivio artificial a la entidad, en un asunto que hace agua y que es sumamente grave, en los estertores de la administración.

A la fecha, se supone que de esos dos mil 400 millones contratados en menos de seis meses, sólo se adeudan 918 millones. Así lo dice el registro, pero no lo sabemos a ciencia cierta.

Los montos son evidencia de que el bote se sigue pateando, dejando muy mal parado el manejo de las finanzas estatales.

Obvio, ahora el pretexto será el manejo político de la federación vía la Secretaría de Gobernación. Por ello la intención de Corral para buscar un recoveco ante la difícil situación económica de ahorcamiento a la que se enfrenta Chihuahua.

Está tratando de buscar y si no los encuentra, abrir boquetes por dónde salir, desesperado como lo hizo en el hospital abandonado, cuando ha tenido recursos para invertir y no lo ha hecho. Prefirió desprenderse del hospital de especialidades, entregándolo al IMSS en Juárez, en lugar de fortalecer la infraestructura médica de la entidad, cuando las necesidades a nivel estatal son muchas, en infraestructura y personal, no se diga en medicamentos.

 *** 

La consultora de confianza por aparecer en la nómina de palacio, Massive Caller, presentó resultados de cara al 2021. Los datos son una aproximación de la película pre-electoral.

Han coincidido no sólo esta casa encuestadora, sino otras en cuanto a un empate técnico PAN-Morena.

La diferencia es apenas de menos de cinco puntos. No hay nada para nadie. 

Va María Eugenia Campos arriba dentro del PAN dos a uno sobre Gustavo Madero; también va adelante sin importar el rival de Morena.

 En cuanto al partido morado, Cruz Pérez Cuéllar va adelante sobre sus rivales Juan Carlos Loera y Rafael Espino.

Hay otros estudios que colocan al delegado muy por encima. Es el partido al final de cuentas el que está marcando la diferencia en ese instituto político.

Presenta el estudio demoscópico otros datos interesantes.

 El gobernador apenas presenta 39 por ciento de confianza por parte de los ciudadanos, cifra muy cercana a la realidad, que sabemos es más baja al cruzar números con otros sondeos.

Habría que ver qué piensan los gobernadores Diego Sinhue, Carlos Joaquín González, Antonio Echevarría, colocados en lugares distantes de Corral, cuando sabemos que los números reales de confianza son otros.

Es la recta final de una administración que va en caída libre.

 *** 

Uno de los indicadores más sensibles para el desarrollo económico en México es el que tiene que ver con la construcción, pues del vigor que se imprima a esta actividad se desprende la vitalidad con la que se desarrollan otros sectores.

Es preocupante en ese tenor que este año-según el INEGI- el valor de la construcción se desplomó un 24 por ciento en el periodo de enero a junio, en el comparativo anual del mismo periodo del año pasado. Tan solo en junio este indicador se fue a los suelos, con una tercera parte del valor negativo. 

Lo que pudiera salvar estadísticamente los indicadores es la obra oficial impulsada desde los recursos públicos, pero a nivel estado ha sido mediocre.

Apenas se han autorizado proyectos que están siendo ejecutados fundamentalmente en Juárez y algo en Chihuahua. Son los municipios los que han realizado el mayor esfuerzo.

El Plan de Inversión se ha quedado en la demagogia mediática. Son unas cuantas constructoras las beneficiadas.

No baja la inversión pública en beneficio social, sólo engordar los bolsillos de los beneficiados contratistas.

Más aún la pandemia ahondó la crisis, porque la obra privada no fue considerada prioritaria ni a nivel federal ni local.

Los pequeños constructores -saltándose la indicación de suspender actividades- han podido realizar escaso trabajo en las distintas colonias, bajo riesgo de que sus esfuerzos sean frenados por las autoridades.

El cierre de la administración es en apariencia, sólo en apariencia, a tambor batiente, con tres años pésimos en la materia.

 ***

Realizó la Confederación Patronal Mexicana el segundo encuentro diálogos por Chihuahua, con la asistencia de diputados locales.

Estuvieron Fernando Álvarez, Misael Máynez, Miguel Ángel Colunga, Rocío Sarmiento, Rosa Isela Gaytán, René Frías y el sempiterno Rubén Aguilar.

El tema debió ser el equilibrio en el Congreso del Estado, con la presidencia que le corresponde por derecho a Morena y que está en vías de ser sorprendida.

La condescendencia desde la legislatura contrasta con las posiciones del partido, opuestas en muchos sentidos. El principal, evitar ser ninguneados desde Palacio.

 ***

Nomás les falta la firma a unas encuestas que sin fuente ni metodología han comenzado a repartir entre panistas los operadores del coordinador de la bancada azul, Fernando Álvarez Monje.

Aunque dejan mucho a desear hasta en el muy básico diseño de presentación, los resultados de tan sesudo estudio de opinión colocan al diputado casi empatado en el primer lugar. Aparece con 18 puntos a su favor en la pregunta sobre a quién se prefiere como candidato a la Presidencia Municipal, un punto abajo de quien se presume como el favorito, Marco Bonilla, director de Desarrollo Social.

La imagen que muestra la encuesta puede verse en la versión digital de GPS. Se destaca, para amarrar el cuadro, que un 23 por ciento de los consultados está indeciso.

Con menciones menores se enlistan también al director ejecutivo de la Junta Municipal de Agua y Saneamiento, Roberto “Pony” Lara; al legislador Miguel La Torre y al diputado federal Miguel Riggs Baeza. Ellos son los coleros, según el estudio.

Por lo suelto de los datos, la poca profundidad y falta de metodología la encuesta no pasa de ser una herramienta simplona de promoción. Sobre todo porque el líder de la mayoría albiazul en el Congreso del Estado ha pasado desapercibido en la legislatura. 

Al diputado Álvarez Monje a lo mucho se le ve como un integrante más del gabinete estatal, uno de bajo nivel al que sólo le dan instrucciones sobre qué sí y qué no aprobar.

Pero con sus encuestas pareciera que el camarguense -que ahora se sabe tiene aspiraciones por la capital- pretende irrumpir de buenas a primeras en un escenario donde no estaba contemplado. Ni siquiera era visto como actor secundario, menos como protagonista.

El choque por la candidatura del PAN es de pronóstico reservado. Nada para nadie hay hasta el momento, y todo puede pasar en un escenario de confrontación o en uno de negociación. Eso parece que quiere aprovechar Fernando.