Opinion

-Abusón moreno se estaciona en cajón azul

.

GPS / Columna

martes, 02 junio 2020 | 05:00

-Tuvo mal día ‘Igor’ Del Castillo

-Cierran El Pasito, mantienen abierto El Pasito

-El regateo de salario a héroes de la salud

Debe tener muy buenos amigos en la Policía Vial el excandidato de Morena a la gubernatura, Javier Félix Muñoz, pues su vehículo de lujo porta un tarjetón de prensa como si fuera periodista. 

La foto de su Jeep color negro estacionado en un cajón azul de un supermercado, con la “charola” pegada al vidrio frontal, circuló profusamente en grupos morenistas de Whatsapp. Pueden verse algunas imágenes de ejemplo en la edición digital de GPS.

Según las quejas y la evidencia, Félix Muñoz se estacionó en un cajón especial para personas con discapacidad en una tienda de la vialidad Los Nogales, la tarde del domingo pasado.

Además constantemente conduce de forma imprudente, presiona a los que van delante de él y hasta sin placas ha llegado a circular. Todo amparado con un tarjetón que dan las autoridades de Vialidad a los periodistas, no para ser usado como garantía de impunidad ni para estacionarse en cualquier parte, sólo en áreas del Centro de la ciudad especialmente designadas e identificadas.

Lo peor es que el morenista no es periodista. No se convierte en ello por escribir de vez en cuando artículos de opinión.

Javier Félix fue candidato de Morena en el año 2016. Tras un papel poco decoroso en la contienda por la gubernatura se refugió en la nómina de Javier Corral como asesor. Casi cambió de colores y convicciones con la seducción del presupuesto público, aunque presume de un historial familiar de riquezas y fortuna.

Tal vez desde entonces hizo buenos amigos en la autoridad estatal que le permiten hasta usurpar profesiones con “charola” oficial de por medio.

 *** 

Un mal día tuvo el coordinador de comunicación social de gobierno del estado, Manuel del Castillo, alias “Igor”. Dos exabruptos protagonizó sin necesidad de ello con solicitudes de los reporteros durante la conferencia de prensa. La piel en extremo delgada.

Brincó el comunicador la cerca del respeto. Se molestó cuando los reporteros le pidieron que leyera las preguntas textuales.

No se puede condicionar la forma de las preguntas, menos por el medio que tú representas, le dijo palabras más, palabras menos a nuestro compañero de El Diario de Juárez, Alejandro Vargas.

Confirma la manera y el modo del disgusto lo que ha venido ocurriendo a lo largo de decenas de conferencias virtuales. Hay una manipulación de las preguntas y por supuesto de las respuestas, que en muchos casos no existen, más que en evasivas y en promesas de conseguir el dato.

La rendición de cuentas, el derecho a la información, la libre expresión, el ejercicio periodístico, pasa a segundo término para un “ejercicio informativo” cuya única finalidad es hacer propaganda.

Fue tan desvergonzada ayer la grosería, que saltó en apoyo de Vargas el compañero articulista de El Diario y periodista del Canal 44, Francisco Ortiz Bello. Le asestó lo siguiente: “determinar una pregunta en razón del medio que representa, arbitrariamente, me parece un grave acto de discriminación y de censura, los que violan flagrantemente las libertades de prensa de expresión. Totalmente”. La imagen correspondiente en versión digital de GPS.

Por cierto, debe aclarar el comunicador oficial el dato del cubrebocas que utilizó ayer en la mañana durante la transmisión con el gobernador.

Es muy parecido al N95 que está reservado para uso exclusivo del personal que se encuentra en la línea de batalla contra el Covid.

Parece tener en uno de sus lados un filtro de aire. A la distancia así parecía.

Debe también aclarar porqué todos utilizaron mascarilla menos el vocero Arturo Valenzuela, cuando es obvio que había más gente en el área de prensa. La toma de video profesional no se hizo con un celular.

Es un muy mal mensaje el que se envía, unos usando el cubrebocas y otros no. De qué se trata.

 ***

Ayer se presentó con Corral en televisión Ismael Rodríguez, “El Chacho”, el filantrópico excoordinador de gabinete aún presidente del Consejo de Administración de la Junta Central de Agua. Se supone detallaría los seguros Covid.

Poca claridad hubo acerca del mecanismo, más que la intervención de la Fechac, que administrará el fondo y la asesoría de una compañía de seguros, y se supone la contratación con ella. No se dijo cuánto iba a costar, si se licitó o cómo se contrató, nada.

Más allá de esas indefiniciones que son clave, el empresario fue harto felicitado, hasta el sonrojo, por el gobernador. Trató de olvidar Corral que se le fue de la jefatura del gabinete por senda regañada impuesta a su subordinado que hizo eco incluso en la familia de Rodríguez. Le reclamaron falta de dignidad.

Pero los piropos van más allá, a una protección indudable. Las mueblerías DE Rodríguez no forman parte de las actividades esenciales, como tampoco lo son los puestos de mercancías, como El Pasito.

Pues las mueblerías del mismo nombre, El Pasito, propiedad de Ismael funcionaban con puertas de par en par, mientras funcionarios estatales, clausuraban el otro Pasito, el de toda la vida, en la Niños Héroes y 27, hechos acontecidos ayer mismo.

Son las delicias de un empresario protegido por el nuevo amanecer, aun en plena contingencia, y con el hacha desatada para imponer la nueva normalidad.

Debe haber gato escondido en el descontón al diputado Rubén Aguilar –dueño de El Pasito intervenido-, porque todo ha sido cálculo político-electoral, más con la negocia en puerta por la reforma a modo que busca Corral.

 *** 

En Chihuahua ocho mil muertos se acumulan en la estadística tétrica de la violencia desatada ante la incapacidad estatal para detenerla. Igual ocurre con la desaparición de personas, más de dos mil hasta abril de 2018 según el registro nacional de datos de personas extraviadas.

Ni en uno ni otro caso ha existido eficiencia en las indagatorias, ni prevención ni inteligencia. 

En el caso de las personas desaparecidas, luego de cuatro años de fracaso de la actual administración, a destiempo, acuden a las recompensas para tratar de lograr el objetivo de localizarlas.

El acuerdo, aún calientito, se publicó el fin de semana en el periódico oficial del Estado por parte de la Fiscalía General.

Habrá 200 mil pesos para quien aporte información que ayude efectivamente a dar con el paradero de las personas desaparecidas.

No será tan sencillo. Los requisitos burocráticos abundan. Pareciera que se trata de inhibir a los aportantes de información más que alentarlos.

La desesperación de las familias es mucha en relación a sus seres queridos. Debieron presionar todo el sexenio para que se autorizara esta novedad, que nace con detalles que sobre la marcha deberán corregirse, como la difusión escasa que se pretende darle a los anuncios de recompensa, que sólo excepcionalmente considera a los medios de comunicación, cuando son la principal vía para difundirlos.

 *** 

Mil pretextos se argumentaron para justificar la ausencia del salario en más de 50 héroes de la salud que laboran como cubre incidencias.

Con la mano en la cintura les trasladaron el pago hasta el día 15, como si ellos pudieran esperar todo el tiempo del mundo para recibir sus emolumentos, cuando la realidad es que hubo omisión, porque algunos ni siquiera han firmado contratos.

Su situación incluso es más apremiante, porque en muchos casos realizan trabajo de manera excepcional, como por ejemplo incapacidades o ausencias.

En estos momentos casi viven al día. Ellos no pueden ausentarse bajo ninguna circunstancia, están en el frente de batalla como se ha repetido mil veces.

Muy al contrario, ayer en muchas oficinas de gobierno se tomaron muy en serio la nueva normalidad. Nos dicen que había grandes vacíos de personal en varias áreas entre ellas el Registro Público de la Propiedad, que no funcionaba siquiera a medias.

En esas áreas los sueldos llegaron puntuales y sin retraso el pasado fin de semana. Ellos no deben sufrir por el maltrato en el pago de sus salarios, que son sagrados.