Opinion

-Antes que nada compró camionetón de un millón

.

GPS / Columna

sábado, 01 enero 2022 | 05:00

-Con Vitas meten cizaña entre Maru y Marco 

-Deberían ir los auditores a la Deportiva 

-Todo un reto alza del 27 por ciento en seguridad

Apenas tiene el municipio de Gómez Farías un presupuesto de 44 millones de pesos, pero la alcaldesa con unos cuantos meses en el cargo, María de los Ángeles Moreno, tomó como una de sus primeras decisiones comprarse un camionetón que ronda el millón de pesos.

Está bien que no se trata del pueblo más pobre del estado, pero tampoco es una economía tan pujante como para tener un gobierno rico lleno de lujos.

Seguramente eso ni lo pensó la priista Mary Moreno cuando se decidió por la GMC Yukon de color blanco diamante, que hasta presumió como no nueva sino modelo 2015, antigüedad que no le quita lo costoso a la adquisición y menos al mantenimiento.

La alcaldesa presumió en redes su regalito navideño que se dio con el presupuesto público. Obviamente argumentó que es un bien necesario para trasladarse por el estado, en esas sacrificadas jornadas tan bien viaticadas que tienen los alcaldes. 

La foto tomada de redes sociales, visible en GPS versión digital, muestra a la señora Moreno en alguna visita a Chihuahua, en un estacionamiento del centro.

En el post y en aras de una ficticia transparencia dice la presidenta municipal que esta camioneta es del municipio de Gómez Farías y para el pueblo.

“Es mi deseo que se dé a conocer ante la comunidad, que se identifique con el actual logo de mi gobierno y se agregará al inventario de los inmuebles del municipio”, según se asienta en la publicación, que se reproduce con todo y el error de considerar un vehículo un bien inmueble.

La trampa está en que pone las características de la unidad y destaca que es usada, pero no dice cuánto pagaron los habitantes de su municipio por la Yukon. Así, con la mano en la cintura oculta el costo, lo que hace suponer algo nada barato.

En el mercado esas camionetas modelo 2015 se valoran entre los 700 mil pesos y el millón 200 mil pesos, según las condiciones en que se encuentren. Imposible saberlo con certeza cuánto pagó la señora por el pequeño lujo.

Nada raro en Gómez Farías, pueblo azotado las tragedias, los malos gobiernos y el olvido; tampoco nadie sabe cuánto gana la alcaldesa o los funcionarios ni en qué se gastan el raquítico presupuesto. La norma nacional de transparencia parece no operar para ese municipio.

***

El tema de la Torre Vitas en El Rejón, con el que la estafa piramidal de esta marca especula para atraer incautos a sus inversiones fantasma, fue con el que algunos trataron de meter cizaña entre la gobernadora Maru Campos y el alcalde Marco Bonilla.

Los dichos de Campos de que no autorizó desarrollo alguno de Vitas cuando fue alcaldesa se tomaron indebidamente como instrucciones o reprimenda a Bonilla. Pero ni lo uno ni lo otro. 

La realidad es que la torre no existe más que en la propaganda que hace la empresa estafadora. Ni siquiera hay proyecto, menos hay permisos en trámite. 

Pero ante esos intentos por generar discordia y la impresión de que hay problemas, la misma Campos debió salir a redes con un mensaje en el que posteó la foto de hace un año, cuando acabó de fraguar el proyecto por la gubernatura.

Hizo alusión la gobernadora a los chismes y pidió dejarlos de lado. “Marco: cuentas con Maru y con la Gobernadora”, escribió. La imagen en versión digital, así como al respuesta del alcalde.

“Por mi parte igual, demostrado está, cuentas conmigo y siempre será un honor hacer equipo a tu lado Maru”, respondió Bonilla.

Los dos panistas trabajan hasta ahora en perfecta sintonía. Romper el paradigma de que siempre hay un choque entre el Palacio de Gobierno y el alcalde en turno de la capital, por lo visto, será tarea permanente de ambos.

***

Hasta el cansancio se ha dicho que la Ciudad Deportiva, convertida en boca de lobo apenas oscurece, es ejemplo de lo nociva que puede resultar la negligencia y la corrupción gubernamentales, características que marcaron el régimen de Javier Corral.

Terminado el quinquenio, en la revisión de una porción de las obras proyectadas en la Deportiva, la Auditoría Superior del Estado documentó qué llevó al desastre de ese complejo al que antes iban alrededor de 10 mil chihuahuenses al día para ejercitarse.

El extracto de la auditoría que aparece en versión digital de GPS es referente únicamente a la pista de arcilla, banquetas, 814 luminarias y cuatro transformadores; excluye todo lo demás que se hizo o se pretendió hacer en tan valioso espacio común hoy convertido todavía en zona de guerra.

Tan solo por esa parte del proyecto, el plazo de ejecución inicial era de agosto a diciembre de 2020, aunque había recursos autorizados desde junio; tras una serie de cancelaciones y falta de pagos de anticipos, se proyectó hasta febrero de 2021.

Ni una ni otra fecha resultaron bien, como casi todo lo que se hizo en el quinquenio perdido. Se “inauguró” (entre comillas, porque nunca se terminó), hasta septiembre de este año, media semana antes de que Corral dejara el poder.

La “inversión” (también entre comillas porque la realidad es que no se nota lo invertido) original era de 35 millones de pesos, pero terminó siendo de 21 millones de pesos.

Los auditores estatales son benévolos o nomás realizaron la inspección documental del proyecto. Si hubieran ido a la Deportiva se habrían dado cuenta de que hasta la fecha persiste el batidero, que de noche no puede verse porque está a oscuras pese a las casi mil luminarias reportadas.

***

De los cuatro mil 480 millones de pesos que conforman el Presupuesto de Egresos 2022 de la ciudad de Chihuahua, una cuarta parte serán destinados a la Dirección de Seguridad Pública Municipal.

Obviamente esos recursos -mil 090 millones de pesos, el 27 por ciento más de lo ejercido por la DSPM en 2021- no le serán entregados sin condiciones al jefe de la Policía Municipal, Julio César Salas, quien tiene el mayor reto de todos en el gabinete de Marco Bonilla.

Al ser la instancia más favorecida con el gasto público, la responsabilidad de Salas González es mucho mayor. Más que ver pasar el chorro presupuestal, deberá vigilar que su aplicación sea eficiente dado que no hay problema mayor en la ciudad que el de la violencia y la inseguridad.

La seguridad sin pretextos que promueve el presidente municipal pasa por el adecuado ejercicio de este gasto, cuyos resultados habrán de medirse a la vuelta del año.

***

La que no debe perderse de vista es a la exalcaldesa priista de San Buenaventura, Miriam Caballero Arras, pues últimamente va más a Palacio de Gobierno que los mismos funcionarios del gabinete estatal.

Reportan que no son meras visitas de cortesía las que realiza a oficinas de la Secretaría General de Gobierno, principalmente, y que en algunas de las ocasiones no ha ido por pura voluntad propia, sino mandada llamar.

Caballero se la jugó con el PRI en la contienda electoral pasada, pero entró en la alianza fáctica con Acción Nacional que ayudó para sacar el triunfo albiazul en la mayor parte de la entidad. 

Si a eso se suma que fue el muro de contención para impedir el avance de El Barzón corralista en la zona noroeste de la entidad, la expresidenta tiene doble acierto.

De ahí que se hable de una inminente incorporación a un cargo de cierto nivel en la estructura de esta administración azulada con cara de gobierno de coalición.