Opinion

-Así tratan los de Vialidad a paisanos, con el pie

,

GPS/ Columna
martes, 19 marzo 2019 | 00:24

-La pregunta es si son médicos los médicos cubanos
-A ver: ¿Lucha es empleada de Corral o Judicial?
-El comisionado listo para reír o hacer berrinche
V
il y total el descaro con el que se comete abuso de autoridad contra los paisanos, en la más completa impunidad.
Se hacen grandes campañas de bienvenida y atención, se desgarran las vestiduras nuestras autoridades por ellos, y a la hora de la hora, instalan retenes para extorsionarlos.
Fue lo que paso con José Feliciano y su familia, que transitaba por Chihuahua y tuvo el infortunio de encontrarse con una horda de uniformados de la Fiscalía General.
Después de un largo viaje, con ánimo de llegar a descansar, no estaba muy de humor para atender las peticiones de la autoridad.
Por ello cuando le exigieron sus documentos por traer placas extranjeras, pidió una explicación acerca del retén y en qué se fundamentaban para molestarlo.
Obvio que los agentes consideraron una impertinencia la postura del paisano, y como no quiso bajar de la unidad, fue arrastrado dentro del vehículo hasta la Dirección de Tránsito.
Luego puesto a disposición de la policía municipal, pero sin levantar jamás cargos, bajo el argumento de que iban a investigar.
¿Dónde queda ese compromiso con los paisanos?
Todos los días escuchan al presidente de la República hablar de que se ha acabado con el abuso y la prepotencia, y lo primero que se encuentran es una muestra palpable de que no es cierto.
No hubo autoridad alguna que acompañara al pobre paisano, que durmió bajo el techo de una celda, y su familia en la incertidumbre y zozobra del mal trato a los paisanos.
***
Mientras lo anterior ocurre, César Peniche, el Fiscal General, se da un agarrón con la organización civil de Isabel Miranda, “Alto al secuestro”.
Le caló al jefe del ministerio público que la defensora de los derechos humanos le espetara en redes sociales los números nada halagüeños en materia de secuestro.
Pero hubo algo que llamó la atención, Peniche fue un niño de pecho, en términos de diplomacia y manejo frente a la incómoda situación.
Seguro nomás respondió porque su jefe se lo exigió. A él ni eso ni todo lo que sucede en la Fiscalía le preocupa; casi nunca está ahí, cuando no anda en la ciudad de México pasea por El Paso, sin cruzar por Juárez, por supuesto.
Contestó Peniche en buenos términos e incluso ordenó que se enviara un comunicado de prensa con el desmentido.
Pero la consejera de la Judicatura, Lucha Castro, se enganchó inmediatamente, más papista que el Papa.
Lo que Peniche llamó descuido en el manejo de datos, para Castro fue una perversidad, ¡sin duda! En otro mensaje, le dijo a Miranda: “seré breve… Usted miente”.
Lucha tiene una participación permanente para defender al nuevo amanecer, sólo que hay un detalle.
Ella es integrante del cuerpo de dirección del Poder Judicial. No es empleada de Palacio de Gobierno.
Tal vez de pronto tiene síndrome de web máster.
***
El régimen cubano, que no los ciudadanos cubanos, ha repetido una y otra vez la receta del mito de la medicina cubana vendiéndola como producto social.
Lo han hecho en Nicaragua, Angola y por supuesto Venezuela, y hoy, están ya en Chihuahua, según nos dicen nuestras fuentes al interior de la Secretaría de Salud.
El gobierno del estado, a instancias de no sabemos quién, está favoreciendo la contratación de médicos cubanos en la entidad, para realizar tareas en algunos municipios serranos, como Guadalupe y Calvo.
Sin embargo, la participación cubana carece de regulación alguna. Hay una complicidad desde la Secretaria de Salud estatal en el asunto. No es menor porque implica atención médica a las personas.
Ha guardado silencio omiso el titular del área, Jesús Enrique Grajeda, en lo que es una verdad en el argot médico serio, que la medicina cubana en general y con sus honrosas excepciones, se maneja con brillitos y sueros de alacrán azul para combatir el cáncer y cualquier otro mal.
Habrá que ver si los médicos isleños cumplieron con todos los requisitos legales para actuar en un país distinto, que tiene su propia regulación, empezando por el ejercicio legal de las profesiones, que, en el caso de los médicos, debe pasar por varios filtros.
Por supuesto debe existir una explicación amplia en el tema.
***
Está por salir el fallo del polémico amparo interpuesto por Rodolfo Leyva en contra de su destitución en la presidencia del Instituto Chihuahuense para la Transparencia y Acceso a la Información Pública.
Jueves o viernes será el día según nos anticipan. Pero el comisionado ya puso sus barbas a remojar con anticipación. Anda presumiendo una resolución favorable.
Piensa que la campaña de desprestigio en contra de los magistrados federales funcionó, y está preparando su espectáculo para alzarse con la victoria… o tirarse al suelo.
La moneda está en el aire. El sentido de la resolución es guardado herméticamente allá en el edificio del Poder Judicial Federal.
Mientras tanto, sigue sin atender su función como comisionado del Ichitaip, salvo los días que cobra. La foto no miente.
***
Se celebró con bombo y platillo el aniversario de la expropiación petrolera, con anuncios de inversión histórica, así como el inicio de proyectos de perforación como no había ocurrido en los últimos años.
La cuestión es que las obras han sido otorgadas mediante adjudicación directa, un procedimiento que fue la base del cuestionamiento a la discrecionalidad y manejo caprichoso del dinero en el anterior sexenio.
Lázaro Cárdenas estará revolviéndose en la tumba, cuando, en pleno aniversario de tan histórica resolución, se autoriza que en Pemex se reúna a las grandes empresas, y en lo oscurito, se pongan de acuerdo para la distribución en la asignación de los contratos, en una continuidad de prácticas que pensábamos superadas.
Tuvo que salir Andrés Manuel López Obrador en defensa de la titular de energía y el director de Pemex, que no atinaban a explicar ante los reporteros de la conferencia mañanera, cómo es que se suspendieron las licitaciones públicas y se había optado por un procedimiento de invitación restringida, que no se comprende con la renovación moral de la cuarta transformación.