Opinion

-Burlan a “Mi General” varios mordelones

.

GPS / Columna

lunes, 30 agosto 2021 | 05:00

-El dolor de Doña Chata de Silva y la fiesta de Corral

-Ahora sí sale Rocío, y ¿cuándo Maru?

-Escoltas serán servidumbre transexenal

En la cara de “Mi General” Ricardo Fernández Acosta, director de la Policía Vial, sus dos principales mandos hacen su agosto para demostrar que son los más bravos mordelones de todas las filas.

El delegado y el subdelegado de la corporación, Ricardo Hernández y Marco Rodríguez, salieron tan listos que burlan a su jefe con los acomodos y reacomodos que hacen con el patrullaje. Y el excomandante de la V Zona Militar se toma todo el atole que le dan con el dedo.

Resulta que los agentes allegados a estos dos mandos que laboran en el turno de día, se quedan a laborar en el turno de noche para “apoyar” a sus compañeros. Claro, sin estar en el rol oficial de servicio y sin que los toque ni los moleste el operador de radio.

Así, andan libres por las noches a la caza de incautos. Sin cámaras, sin registros, sin bitácora oficial, pueden hacer lo que les venga en gana sin que haya forma alguna de documentar cualquier irregularidad en la que puedan incurrir los angelitos.

Esto lo hacen siempre y cuando paguen su derecho, cuota o arancel a Hernández y Rodríguez, que son los grandes ganones de la polla que siempre ha existido en la Policía Vial. Y no tienen problema en pagar. El margen de ganancia que les queda es enorme.

Adicionalmente, los agentes viales saben que otro negocio que se hace en la cara de “Mi General” es el cambio de refacciones en buen estado que les hacen a las patrullas en un taller mecánico de Villa Juárez, del que, con prestanombres, es dueño el subdelegado Rodríguez.

Es hora que el general Fernández Acosta haga uso de sus conocimientos de inteligencia militar para resolver dicha situación... Claro, si el tiempo le alcanza y, como suponen los inocentes dentro de la corporación, no es parte del enjuague.

***

Se cumple el ocho de septiembre un año del homicidio de Jessica Silva a manos de la Guardia Nacional. A la fecha, varios elementos han sido procesados, pero no hay condena ni reparación del daño provocado.

La madre de Jessica, Doña Chata Zamarripa de Silva, no oculta su coraje. “Dios mío, cuánto Dolor hay en mi corazón, nunca nunca me imaginé q mi hija perdería la vida x defender nuestra agua nuestro patrimonio (sic)”.

Los vecinos se preparan para realizar una misa y algunas actividades. Tendrán una exposición fotográfica con los principales momentos de la toma.

Acaban de efectuar un desayuno en busca de recursos para apoyar a los cuatro campesinos, entre ellos uno de los líderes, Andrés Valles, detenidos por la toma de la presa La Boquilla y procesados por delitos políticos.

La autoridad estatal ha sido omisa en apoyar a los deudos. Cero atención de víctima. Los discursos que en algún momento pronunció el gobernador de denuncia, se perdieron en el olvido. Hoy son puros reconocimientos y defensa a la GN.

Las comisiones de derechos humanos igual. No ha existido acompañamiento y apoyo en esta lucha que se sigue presentando en la región centro sur de la entidad.

En su sencillez simplemente la señora Zamarripa reclama “si alguien quiere ponerse en mis zapatos, aquí están”.

Javier Corral, mientras tanto, hace fiestas de despedida donde quiera. Ayer en la carrera “ralamuli”, 5 kilómetros sufridos.

***

Llamó la atención el arrojo de la aún presidenta estatal del PAN, Rocío Reza, con mensaje alusivo a las acusaciones que se realizan desde el Gobierno federal en contra de Ricardo Anaya.

En vísperas de su toma de protesta como legisladora federal, lo cual ocurrió el día de ayer, Rocío le mandó mensaje claro y contundente, casi de a deveras a AMLO.

“Que le quede claro al presidente, si pretende inculpar de forma injusta a @RicardoAnayaC saldremos en su defensa, por el derecho a la libertad de opinión y de disentir. Vivimos aún en un país libre; mi respaldo y solidaridad a un hombre honesto”.

Despertó y ahora reconoce la importancia de salir en defensa de los miembros de su partido, más aún cuando se trata de activos importantes, por más desgastados que estén.

Nunca lo hizo en el caso de Maru. Se quedó callada como momia. Ni un tuit, ni una mísera palabra, nada hasta la fecha en que la gobernadora electa ha tenido que sortear todos los escollos sin su mínima ayuda ni apoyo, ni en razón de sororidad.

Fue un cero a la izquierda como dirigente estatal del PAN, sometida a los caprichos del mitómano gobernante.

Al contrario, hizo el juego a Corral en la abusiva persecución, con el silencio que fue comparsa. Romper con esa complicidad hubiera sido importante para colocarse realmente del lado de una justa causa, que hoy defiende en la figura de Anaya.

En diez días estará aplaudiendo a rabiar en primera fila, como lo acaba de hacer en el mentiroson quinto informe corralista. Su doble juego la coloca igual que su comparsa, en el octavo infierno de Dante.

***

Se les olvidó en la Secretaría de Salud y en el Ejecutivo Estatal que el semáforo supuestamente se consensuaba con el fantasmal Consejo Estatal de Salud.

Cuando menos el último año se hizo la faramalla de citar a ciertos representantes de instituciones del sector público y privado, pero ahora ya ni eso.

En ocasiones se mostraron fotos a modo de las reuniones efectuadas por videoconferencia, pero se les acabaron las formas.

Se publicó en lo oscurito el pasado sábado el decreto 110/2021, mediante el cual de un plumazo en la práctica se avienta al bote de la basura el semáforo Covid.

Es así porque se permite el regreso a clases con independencia del color del semáforo. Podrá ser rojo, naranja, amarillo o verde, y no habrá impedimento para la educación presencial.

Hay restricciones, que sea al 50 por ciento y se supone ciertas providencias sanitarias, pero de eso no se sabe nada. Hay un link en el espurio decreto que lleva a una página sin servicio, cuando se supone que hoy inician las clases.

La desidia, abandono, evidente, palpable. Esa “Estrategia Chihuahua” y los lineamientos operativos, sólo ellos los conocen, en especial el inútil secretario de Salud, el no médico Eduardo Fernández, en la convalecencia de un extraño padecimiento que lo llevó a la hospitalización, y que podría ser nada menos que el nervio por las condiciones en que entrega su desastrosa actuación.

***

Tienen hoy oportunidad los legisladores de darle con la puerta en la nariz al defenestrado gobernador, que pretende más servidumbre con cargo al erario. No le basta con que se le pague el aseo, el menaje y todas sus ocurrencias domésticas.

Debería caérsele la cara de vergüenza, pero como no la conoce, ningún problema tiene con ello, al querer más carga-raquetas y carga asadores portátiles. Obvio, a bordo de Yukón o mínimo suburban del año con blindaje del máximo nivel.

Tendría que ser la próxima legislatura la que con mayor calma tome una decisión, porque aún con las enmendaduras realizadas hay puntos flacos que deben considerarse. Como está quedando la norma es sumamente genérica.

No existe realmente un cuerpo capacitado para realizar la función ni hay reglamentación al respecto, mínimo los lineamientos operativos que deben tener fuerza legal para que no se conviertan en capricho del fiscal en turno.

Hay quienes creen, haciéndole al pitoniso, que si se aprueba hoy la norma, estará publicada el miércoles en el Periódico Oficial, y el viernes tendremos ya un dictamen de la Fiscalía respectiva ordenando una veintena de guardias, vehículos, incluso el CJ3, con el cual guarda especial cariño por las millas acumuladas. Hasta la beatificación del malogrado gobernador habrán de proponer sus todavía defensores diputados Bujanda, Álvarez y Gámez.

Un transitorio acotando la entrada en vigor de la medida sería lo indicado, para mínimo aplacar su carcajada y ponerle auténtico hielo a sus despropósitos transexenales.