Opinion

-Buscan la noche para huir como roedores

.

GPS / Columna

viernes, 09 julio 2021 | 05:00

-Sigue tejiendo Maru alianzas de primer nivel

-Fue comitiva judicial por 600 millones de pesos

-Violan derechos humanos a deudos por Covid

Hace un lustro huestes enfurecidas de simpatizantes de Javier Corral emprendieron una real y auténtica toma de Palacio estatal en plena luz del día.

Aventaron objetos y golpearon hasta destrozar vidrios, ventanas e incluso la histórica puerta de madera que da a la Calle Libertad, tratando de incendiarla.

Adentro del inmueble, los burócratas angustiados se esforzaban por evitar el pánico, ante el estruendo y griterío.

Los manifestantes se enfrentaron a golpes e inclusive usaron objetos contundentes en contra de los agentes de policía y seguridad privada que resguardaban las instalaciones.

Todo ello con objetivo indudable de ablandar la transición del gobierno duartista al corralista, ambos procedentes de un enfrentamiento feroz que hasta la fecha continúa.

Hoy el corralismo está atrincherado a piedra y lodo, esperando la noche para abandonar ese mismo edificio el siete de septiembre, como auténticas ratas de un barco que naufraga.

Pretende quizá Corral provocar la misma reacción en el gobierno entrante bajo la cabeza de la primera mujer gobernadora. Quiere ser víctima de una intentona similar.

Provoca ingenuo que vayan y lo saquen de manera violenta. Pierde de vista que el voto de los chihuahuenses lo tiene ya defenestrado. Esa es su patada en el trasero.

Por el momento, se ha topado -al contrario- con la mano tendida para una transición tersa, pese a las múltiples groserías pasadas, presentes y futuras.

La última, consistente en patética carta enviada por el Secretario de Hacienda, el inútil Arturo Fuentes Vélez, que se niega a sentarse a revisar los aspectos fundamentales en materia financiera del Estado.

Los tópicos son obligados, deuda a largo y corto plazo; deuda a proveedores y contratistas; presupuesto en salud, educación y seguridad.

Colmilludo, César Jáuregui, le da una verónica en conferencia de prensa, al enfurecido empecinamiento del achacoso toro que se niega a abandonar la arena de la plaza, aun cuando va de tropiezo en tropiezo, a ciegas, con mil banderillas sobre el lomo y haciendo el ridículo.

No va a ir Maru siquiera a la judicialización de la entrega recepción, aún y cuando hay elementos para ello, dada la gravedad de recibir al cuarto para las doce una administración que ejerce casi 80 mil millones de pesos al año.

Pacientes van a esperar, allegándose poco a poco de la información, en una metodología racional que dé certeza a los chihuahuenses aún en la incertidumbre de una administración que se va de la peor manera.

***

Ante el desorden que viene, con una condición financiera complicadísima y lo político destrozado, ha tenido Maru Campos qué construir alianzas y redes de respaldo del más alto nivel.

No iba a desaprovechar el viaje y estancia en la Ciudad de México. Era obligado aterrizar con uno de los principales operadores de la 4T que más frutos cosechó en la pasada contienda.

La imagen de la gobernadora electa con Ricardo Monreal, el coordinador de los senadores de Morena, tiene entonces especial importancia.

Es el senador Monreal responsable de mucho del trabajo que ha sacado adelante el presidente López Obrador en la cámara alta del Congreso de la Unión, pero más que eso, operador infalible en muchas de las entidades federativas, entre ellas Chihuahua. Es padrino del alcalde electo de Juárez, Cruz Pérez Cuéllar

Sonrientes ambos, Maru y Ricardo, con un estrechón de manos muy fuerte. Al fondo el escudo del Estado Mexicano.

Está la gobernadora avanzando muy rápido en construir su arribo a la responsabilidad para la cual la eligieron los chihuahuenses.

***

Imposible no continuar en el tema. Quienes saben al respecto piden poner especial atención en el artículo 23 de la Ley de Entrega-Recepción, que es un tope para la autoridad saliente.

Dice dicho artículo que tratándose del término de un ejercicio constitucional, “todos los servidores públicos obligados deberán preparar su entrega recepción en los términos de la presente Ley y de las disposiciones administrativas complementarias que, en su caso, se emitan, por lo menos 30 días naturales previos a la conclusión del ejercicio constitucional o legal que corresponda”.

Dicho término nos lleva al día siete de agosto, como fecha límite para iniciar la entrega con toda la documentación que respalde estructura orgánica, marco jurídico, recursos humanos, recursos financieros, recursos materiales, sistemas electrónicos y digitales, formas oficiales, derechos y obligaciones, relación de archivos y asuntos en trámite.

La verdad es que dentro de las dependencias hay un gran retraso en dicha preparación de la información, trabajando a marchas forzadas y a regañadientes.

Ninguna de las dependencias ha terminado y es muy difícil que terminen en el plazo indicado...el colmo es que la responsabilidad no es del gobernador, el secretario general o la secretaria de la función pública, sino de cada jefe de departamento o responsable de área.

Son ellos, decenas de responsables, sobre los que pende la responsabilidad administrativa e incluso penal. Es un riesgo que deben calcular.

***

Dos caras de la misma moneda. En Juárez, el gobernador Corral evade al personal de salud que protestó por el despido de un compañero del Hospital de la Mujer. En Chihuahua, duelen las manos al personal educativo que se puso de pie para aplaudirle, en un evento en el Salón Rojo.

Está utilizando lo poquito que tiene de credibilidad en el personal subordinado, de nivel medio y alto, para prodigarse reconocimientos en el último tramo, mientras evade su responsabilidad ante los chihuahuenses.

Fue un obsequio del Secretario de Educación, Carlos González, al presentarse el plan educativo del próximo semestre, que incluye estrategias que buscan evitar deserción y bajo aprovechamiento escolar.

Ya veremos qué toman y qué dejan los nuevos jefes que tendrán a su cargo la educación estatal.

***

La recomendación 10/2021 emitida por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, es el resumen exacto del abuso que han sufrido los deudos de personas fallecidas por Covid-19, a quienes incluso se ha amenazado con la Guardia Nacional.

En este caso, como los hay por miles, los familiares no han podido ver para identificar y despedirse del ser querido, por decisiones caprichosas que nada tienen que ver con protocolos médicos o de salubridad general.

Queda evidenciado en el extenso documento que hay una violación al derecho humano de los deudos...más sin embargo, jamás se ha hecho nada al respecto desde que inició la pandemia y hasta la fecha.

Hay indicaciones precisas para aplicar sanciones al personal del Hospital Central involucrado, pero es obvio que deben ir más allá las responsabilidades.

El no médico Eduardo Fernández, en funciones de Secretario de Salud, es el principal responsable del desorden interior que existe, y que propicia estos abusos inaceptables.

Los argumentos esgrimidos por el Instituto Chihuahuense de Salud, son indefendibles y rayan en lo grotesco.

***

Enviada por el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia, Pablo Héctor González Villalobos, una comitiva judicial de Chihuahua fue a buscar nada más y nada menos que 600 millones de pesos a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.

En la pasada visita de la titular del Trabajo, María Luisa Alcalde Luján, se revisaron los pormenores de la transición de las juntas de conciliación y arbitraje, actualmente en manos del Ejecutivo, a los tribunales locales del Poder Judicial.

El cambio viene de una reforma en materia de justicia laboral; en síntesis, en mayo de 2022 deberán funcionar juzgados laborales para dar mayor certeza a los litigios que se suscitan entre empleados y patrones.

Pero el retirarle al Ejecutivo esa carga, que son miles y miles de casos, audiencias, trámites, promociones e incidentes al mes, no es cualquier cosa para el Poder Judicial.

Obviamente se requieren recursos materiales y humanos para que el proyecto no sucumba a la burocracia de la justicia, que de por sí en las demás materias que lleva -penal, civil, familiar, etc.- no se da abasto.

Hace falta también infraestructura y un fondo suficiente para cubrir la operación, que necesariamente deberá contar con apoyo estatal y federal, porque en las condiciones actuales el Tribunal Superior del Estado no puede enfrentar el reto.

De ahí pues que debieron lanzarse magistrados y funcionarios de la judicatura local para presentar el diagnóstico de lo que hay y lo que falta en Chihuahua.

Acudieron los magistrados Leo Alvarado, Adela Jiménez y Gabriel Ruiz, acompañados de funcionarios de la Dirección de Administración, Dirección de Proyectos, Dirección de Recursos Materiales, Sistemas y Contabilidad, con el fin de plantear todas las necesidades económicas que tienen encima.

Habrá que esperar noticias de la respuesta que reciban.