Opinion

-Cinco meses después verán estancias la suya

.

GPS / Columna
miércoles, 15 mayo 2019 | 05:00

-Las señales hablan de negocia Jáuregui-Corral

-Se fue a Estados Unidos y los dejó sin agua


Pues ahora resulta que a cinco meses de cancelados los apoyos del gobierno federal para las estancias infantiles y la inmediata promesa del Gobierno del Estado de entrar al quite, apenas ahora; sí, apenas, Javier Corral emitió la convocatoria respectiva.

Así es, la publicó en su cuenta personal de Twitter. Luego entonces, habrá que cumplir con los requisitos y lineamientos emitidos para recibir los recursos, que no sabemos si serán retroactivos o no.

Porque a estas alturas, la mayoría de las estancias infantiles se encuentran al borde de la quiebra, sino es que algunas tuvieron que cerrar por falta de apoyos.

La tardanza en la emisión de la convocatoria es comprendida en una zacapela protagonizada entre Hacienda y Desarrollo Social, tras el descontón propinado al titular de esta última por el retraso en los apoyos.

Ahora el asunto se ve claro. No podía hacer cheques si no había suficiencia presupuestal, y como no había este recurso, tampoco podía emitirse la convocatoria que empieza a circular.

Para colmo del desfase, la convocatoria hace alusión a unas reglas de operación publicadas en el Periódico Oficial del Estado el 19 de enero del 2019.

Es terrible el tortuguismo y burocratismo con el que se mueve el nuevo amanecer en un tema tan sensible y de urgente resolución.

No era entonces problema sólo Víctor Quintana y la trampa leonera que le pusieron, sino don Arturo Fuentes Vélez, Secretario de Hacienda, y en el fondo el mismo Javier Corral.

Después de todo ese conflicto ya no será la misma relación entre Quintana y el panismo representado en el área de los dineros por Fuentes Vélez. Era mala y ahora es peor. Uno de los dos sale sobrando en Palacio.

***

El evento fue hace un par de meses, auspiciado por el Tribunal Superior de Justicia del Estado de Chihuahua.

En él, uno de los principales oradores fue el hoy exsecretario general de gobierno, César Jáuregui, para rendir homenaje a la ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Margarita Luna Ramos.

En los corrillos de Palacio recuerdan que fue ella uno de los votos que le permitió salvar el pellejo al actual Consejo de la Judicatura, con Lucha Castro a la cabeza.

Había que regresarle el favor con cariño, un buen tinto y un corte muy norteño.

El evento en un principio se entendió natural como reconocimiento a la actuación de la togada, pero con el tiempo se fueron armando las piezas.

Jáuregui regresa a la Ciudad de México a operar los aspectos jurídicos que deambulan sueltos por la Judicatura federal y que no son cosa menor.

Ese es uno de los pretextos extraoficiales de la renuncia del abogado. Hará grilla -desde sus múltiples relaciones- para tratar de rescatar la controversia y los amparos relativos a diversos asuntos, entre ellos el de “La Coneja” Alejandro Gutiérrez. Muy tarde ya. Todo está avanzado; libre el exsecretario general priista.

Así como la controversia interpuesta en materia de estancias infantiles, quiere el nuevo amanecer operar desde la misma capital mediante interpósita persona, contra el Poder Judicial y contra la Presidencia de la República.

Pretenden que sea una garrapata en la oreja en la Fiscalía General y en la Corte.

Más cuando se avecina el necesario amparo luego de la apelación que se prevé interpondrá Gutiérrez contra la pírrica sentencia de tres años por el peculado de 1.7 millones que ya fueron restituidos.

No quieren cabos sueltos. Y no será extraño encontrar por ahí los correspondientes contratos de honorarios para Jáuregui por las igualas que se comprometió ayer públicamente a pagar su jefe el gobernador Corral.

***

Los diputados locales de Morena, PT, PANAL y algunos otros de la chiquillada, se sumaron al despropósito de regresar el poder al sindicato en materia educativa, eliminando cualquier vestigio de control de plazas y evaluación desde el Gobierno.

Ahora los estudiantes pasarán con sólo presentarse en el aula y los maestros trabajarán sueltos, como Dios les dé a entender.

Por si fuera poco, habrá educación sexual para niños en kínder, asunto que generó manifestaciones de estudiantes al interior del Congreso, que no fueron atendidos.

***

El encargado de abrir la llave del agua potable en el poblado de El Charco se fue a probar suerte a Estados Unidos y dejó sin el vital líquido a toda la comunidad.

Los pobladores ya tienen más de 15 días sin agua debido a que Adolfo Corral, responsable de esa tarea asignado por el presidente seccional, Carlos Ramos, debió viajar a buscar trabajo al país vecino; dejó la tarea a sus hijos, pero a ellos no les importó cumplir con esa obligación.

En la comunidad culpan al polémico seccional Ramos, pues se habla de que fue quien dio la instrucción de mantener la bomba apagada durante el día y encenderla durante las noches, que de nada sirve, pese a que se han intensificado los reclamos porque ya empiezan los calorones.

También señalan como corresponsable al director de Desarrollo Rural del Municipio, Mauro Parada Muñoz, quien con tal de no meterse en problemas con Ramos, especialista en armarle escándalos en la oficina, se ha hecho de la vista gorda.

Total que por una nimiedad los pobladores se quedaron sin agua y no hay autoridad que se apiade de ellos, ni porque los termómetros comienzan la escalada propia de la temporada.

***

Pues resulta que no son sólo la esposa y la cuñada de Luis Fernando Duarte González, quienes gozan de las mieles de la cuarta transformación, sino que también hay más parentela.

La cuestión es que es el responsable de la coordinación regional de programas federales en Parral y no puede tener parentesco con otros empleados.

Un cibernauta nos hizo llegar la captura de pantalla de la búsqueda por apellidos en la bendita nómina transparente que tiene el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que le presentamos en nuestra edición digital.

En ella aparece nada mas y nada menos que un hermano de Fernando, de nombre Andrés Alberto, quien también goza de los beneficios económicos del gobierno federal.

Tiene un sueldo bajito, nada más diez mil pesos por mes, bajo el concepto de honorarios, en la Secretaría del Bienestar, que sigue siendo la caja chica de operación de la administración pública federal, sin importar quien gobierne.

Duarte es el colmo del nepotismo sin que nadie le ponga un alto. Recordemos que tiene en la nómina también a su esposa y a su cuñada.

A ella, a su esposa, la defiende a capa y espada, bajo el argumento de que formó parte de la estructura política que llevó al triunfo a Morena en las pasadas elecciones.

Pero ello no es justificación alguna.

Ya el partido abrió una investigación al respecto, porque fue precisamente uno de los principales ejes de discurso de Andrés Manuel López Obrador, como para que a estas alturas vengan con esas artimañas de agandallarse familiarmente con plazas y sueldos.

Un asunto que se supone no va a ser tolerado, pero que en los hechos se solapa con displicencia y cinismo.