Opinion

-Cobra tres mil pesos por niño la mafia del IMSS

.

GPS / Columna

viernes, 09 abril 2021 | 05:00

-Doble rasero en revisión de ensayos

-Bertha lo dobló en mesa de seguridad

-Más muertos Covid con hospitales casi vacíos

Ayer dimos cuenta aquí sobre la remoción de la secretaria particular del delegado del IMSS, Patricia Hernández Romero, por pérdida de confianza. Mantuvo ese cargo durante las gestiones de Christian Rodallegas, Norberto Miguel y Arturo Bonilla, el actual titular.

Pues bien, aunque los procesos formales iniciados por el órgano de control del instituto apuntan a la manipulación de expedientes jurídicos y el tráfico de información interna, la realidad va más allá.

Hernández Romero era quien comandaba a todo el personal que mantenía nexos con el priista exdelegado Rodallegas, cuya gestión comenzó tras dejar el cargo de Secretario de Hacienda en el primer tercio del sexenio de César Duarte.

Ella fue encumbrada por Rodallegas Hinojosa, con quien mantiene relación de interés hasta la fecha por el manejo de más de 10 guarderías que presuntamente opera con prestanombres el exdelegado y extitular de las finanzas estatales.

Son esas guarderías del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) un jugoso negocio. Valen, en números gruesos, tres mil pesos por cada niño atendido. El margen de utilidad es bueno de por sí. Es enorme si además el negocio se apoya en conexiones dentro de la institución.

Es el tema de fondo ese negocio al que, sin decirlo, le siguen la pista en el Seguro, donde las unidades médicas y administrativas están volcadas desde hace algunos días en documentar y reunir evidencia de los actos de corrupción ligados a Hernández, así como a otros mandos medios de la institución.

No les ha costado mucho trabajo a los empleados del organismo federal, pues además la que apodaban “delegada” ganó fama por inmiscuirse hasta en los mínimos temas de la dependencia, dando órdenes a propios y a extraños, denigrando con el trato a muchos de los trabajadores y derechohabientes.

Son los mismos empleados y funcionarios quienes consideran que la desesperación por conservar el poder la hizo cometer una infinidad de errores que la delataron.

En los últimos meses es cuando habría hecho mal uso de documentos oficiales, acción por la cual también están siendo investigados varios funcionarios y exfuncionarios.

***

Si se siguieran a pie juntillas los criterios utilizados en la revisión, no sería Yuri Zapata el único en obtener calificaciones aprobatorias en el ensayo, dentro del procedimiento para designar presidente del OPLE-Instituto Estatal Electoral.

Hubo cuando menos dos aspirantes más que acudieron de manera legítima a solicitar la revisión, los identificados con folios 20-08-01-23 y 20-08-01-24, pero no corrieron con la misma suerte.

Ambos, igual que el abogado Zapata, pidieron al INE que hubiera una segunda evaluación del ensayo presentado como penúltimo requisito, toda vez que quedaron inconformes por la baja calificación lograda.

Pero fueron rechazados de manera inexplicable. Ambos obtuvieron en la revisión una doble C y una B, pero el dictamen fue severamente rígido, al ser catalogados como no idóneos.

Yuri fue evaluado con doble C y una A, con lo cual brincó positivamente la revisión...pero da la casualidad que Jessica Rojas Alegría, del Estado de México, en el mismo procedimiento de revisión fue tratada con un rasero diferente.

Ella obtuvo igual que los malogrados aspirantes chihuahuenses Doble B y una C, y pese a ello, logró alcanzar la idoneidad y pudo presentarse a la entrevista igual que lo hizo Yuri Zapata.

La imagen del dictamen emitido por el INE, con base en la revisión efectuada por el CIDE, es presentado en nuestra edición digital.

Esa misma tabla rasa inexplicable se la aplicaron a aspirantes de Coahuila y Colima, que sacaron la mismita calificación que Jessica, pero igual que los aspirantes de Chihuahua fueron bateados olímpicamente y descalificados en el procedimiento de selección.

En honor a la verdad, Yuri obtuvo una A, por encima de sus contrincantes que se quedaron en el camino. Pero tenía doble C.

Interesante cómo dos revisores lo califican muy bajo y otro casi casi con excelencia.

***

Bertha Alcalde Luján estuvo en primera fila en la reunión de la mesa de seguridad encabezada por el gobernador, con las fuerzas militares y policíacas estatales y federales.

Hasta comunicado de prensa hubo al respecto, resaltando la presencia de la alta funcionaria, por cierto, con raíces en Chihuahua.

El dato es relevante en función del puesto que la morenista ocupa, porque es nada menos que la responsable en el Estado de los programas federales.

Hace ya algunos meses, el rompimiento del gobierno del estado con la federación ocurrió precisamente porque Corral echó de la mesa al entonces delegado federal, hoy candidato de Morena al gobierno del Estado, Juan Carlos Loera.

Ese hecho provocó dimes y diretes desafortunados de un lado y de otro, propiciando que la federación y el Estado se reunieran por separado para analizar y atender la violencia, dejando la coordinación a lo mínimo operativo posible.

Pues ahora nos damos cuenta de que al final Corral dobló completitas las manos. La delegada federal Bertha Alcalde será “invitada” casi permanente a las reuniones de seguridad.

Y con ello adopta, formal y materialmente el papel de responsable política y gubernamental del Presidente en materia de seguridad.

***

Si antes se argumentó que los pacientes no podían ser atendidos, porque había falta de personal, camas y ventiladores, ahora es todo lo contrario.

Muy lejos de poder justificarse la muerte de decenas de personas, con los hospitales y camas Covid en la práctica simplemente vacíos desde hace meses.

Es apenas hace unas semanas que la ocupación se ha incrementado, derivado de la misma irresponsabilidad.

El último reporte coloca a Chihuahua por encima de la media nacional en ocupación, pero ronda el 30 por ciento general en ese aspecto en particular.

Se ha avanzado en el conocimiento de la enfermedad, se han depurado los protocolos y la capacitación ha avanzado.

Luego entonces, cómo explicar que estamos a punto de llegar a los seis mil muertos. Sólo en los últimos dos meses se contabilizan mil fallecimientos. A la fecha, el último reporte calientito, habla de casi 5 mil 800 las personas muertas por la enfermedad.

Es claro que no se están haciendo bien las cosas. Las campañas de comunicación se realizan casi exclusivamente por redes sociales, en radio y televisión son escasos los mensajes, hoy más que desdibujadas por las campañas electorales.

Las personas se enferman y convalecen en casa y llegan a los hospitales sumamente graves.

La situación por supuesto es alarmante, no es una tercera ola, es la misma que nos ha golpeado desde el principio, que sube y baja, pero continúa imbatible.

Los boletines y los programas en redes sociales producidos por Igor Manuel del Castillo poco ayudan, al limitarse casi exclusivamente a narrar la estadística tétrica.

Por supuesto la alerta está en auténtico color rojo por el aumento en hospitalizados e intubados, pero es consecuencia del mal manejo estatal, que se quiere endilgar con ligereza en la irresponsabilidad ciudadana.

***

Hay convencimiento en el equipo de Maru Campos de que hay una operación política en tribunales judiciales federales por parte del gobierno de Chihuahua, que no se resigna a los descalabros sufridos.

Están desesperados por hacerle daño, todo por el celo de un gobierno municipal que se dedicó a trabajar y hacer lo que el Estado debería atender, por ejemplo, en materia de seguridad.

Es inexplicable tanto odio y rabia en la persecución.

La decisión es alejarse de ese estado de ánimo, sin resentimiento, sin ánimos de venganza, como le pasó al gobernador en todo su mandato, y dedicar todas las fuerzas a conseguir el voto y después, atender las necesidades de los chihuahuenses.

Es una determinación ya adoptada y patentizada en el discurso de la candidata a gobernadora, no distraerse en la inquina estatal...para eso están los abogados.