Opinion

-Contra Maru desde los Derechos Humanos

.

GPS / Columna

viernes, 28 mayo 2021 | 05:00

-Amplía su casita para sembrar truchas

-Juegan con lumbre en restitución de magistrado

-El gran anuncio de Brenda quedó en chasco

La serie de reportajes auspiciados con información desde Palacio de Gobierno, en Ecos de Mirabal, son presentados por Lucha Castro, casi casi como House Of Cards.

Ya se le hace a Lucha aparecer en otra serie-reportaje, como la de Marisela Escobedo. Sus pensamientos están en una nueva producción de Netflix.

Esos son sus sueños desde Barcelona, colgándose de su protegida Dora Villalobos.

Pero hay un pecadillo intermedio en el asunto.

Salvo prueba en contrario, como dicen los togados, la periodista es responsable de la Unidad de Género de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Al menos en la imagen que le mostramos en nuestra edición digital se le observa en una reunión de la institución hace muy poco tiempo.

El dato no es menor cuando Dora Villalobos ha desplegado desde hace un mes esa campaña permanente de desprestigio en contra de la candidata del PAN, Maru Campos, en su portal, vulnerando la presunción de inocencia.

Debe la CEDH deslindarse del asunto, porque pareciera que desde ahí se propicia violencia política y de género.

El desmarque es necesario. Si ya no es funcionaria de la CEDH, como lo ha sido o lo habría sido desde su salida del Consejo de la Judicatura, es necesario que quede claro.

De lo contrario, debe entenderse que el presidente Néstor Armendáriz apoya la posición, lo cual no es nada institucional, menos desde el órgano que debe proteger los derechos humanos de todos, y en especial de las mujeres que incursionan en la política.

***

Son mil 500 metros cuadrados los que de pronto y sin mayor explicación se apropió en Guachochi el candidato del PAN, Jesús Velázquez.

Fue una “pequeña” ampliación de su casa, una de ellas, porque paradójicamente busca ser alcalde pero de Guadalupe y Calvo, a cientos de kilómetros de ahí.

Más allá del abuso de lo que aparentemente es ilegal, con su actuación, afectó principalmente a indígenas que usaban ese paso para ir a sus comunidades.

También daña el libre tránsito a una escuela de religiosas, y obstruye la vereda entre el Parque de las Garzas y el Parque de las Truchas.

Su “modesta” casa se ubica sobre la Privada John F. Kennedy, adquirida cuando fue diputado y tristemente coordinador Estatal de la Tarahumara, hoy Comisión Estatal para los Pueblos Indígenas.

Pero le quedó chica la propiedad, ya que para cultivar truchas, debió hacer la ampliación que en Guachochi es vista como un acto de abuso de autoridad y franca corrupción.

Más aún cuando está en duda de que ese predio haya sido desincorporado al ejido, por lo cual no tendría realmente que haber construido.

El colmo es que el ayuntamiento tuvo que realizar inversión para buscar una vía de comunicación, al obstruirse esa pasada, donde hoy puede el candidato seguir con su afición a la siembra de peces.

Aunque con ello pase por encima de la comunidad entera que se siente agraviada.

***

Jugaron a la chicana desde siempre con Jorge Ramírez para lograr su objetivo de destituirlo como magistrado; y ahora, cuando tienen la lumbre en los aparejos, continúan haciendo lo mismo. 

Fue el actuario del Juzgado de Distrito correspondiente a notificar varias veces y se hicieron los occisos en la Torre Legislativa, ni siquiera quisieron recibirle en un par de ocasiones la notificación ni el aviso para el representante, hasta que ayer pudo concretarse.

Deberán atenderla de inmediato o seguirla pateando bajo cualquier pretexto, en la débil y floja cuerda de la responsabilidad que les puede surgir, de Blanca Gámez para abajo, en el cumplimiento de la ejecutoria que es muy clara, deben reinstalar al magistrado.

Es Gámez la presidenta actual de la Mesa Directiva. Sobre ella recae la responsabilidad y no sobre los encargados jurídicos dentro del Congreso. Ellos podrían llevar sanción, pero la primerita es la legisladora corralista.

Es sobre ella en quien puede recaer la multa e incluso destitución y procesamiento penal ante un juez federal, por desobedecer el cumplimiento de una resolución de amparo.

Ya están también notificados en el Ejecutivo y por supuesto en el Poder Judicial. Veamos ahora la nueva ocurrencia para evitar lo inevitable.

Si no salen con alguna vacilada, el magistrado deberá estar en su puesto por ahí del mediodía, revisando los asuntos por resolver y haciendo a un lado a quien le ha cuidado -o mal cuidado- el changarro los últimos meses.

***

Debe ser ingenuidad la que llevó a Brenda Ríos a generar gran expectativa por un supuesto anuncio relevante en conferencia de prensa en Ciudad Juárez, que terminó en chasco.

La noticia de ocho columnas de la candidata al gobierno estatal por el Partido Verde, fue ofrecer a los candidatos y simpatizantes del PRI y de Fuerza por México, las siglas del Tucán para llegar a la gubernatura.

Mientras ella jugaba, en la real politik, Juan Carlos Loera afianzó su relación con Fuerza por México, y acá en la capital, todos los candidatos locales de dicho partido se sumaron a Maru Campos. 

Innecesario gastar en un salón de eventos y coffee break. La cartera familiar volvió a chillar ayer, con el pago de la ocurrencia, porque el partido ni migajas suelta.

Está Brenda Ríos atrapada en la burbuja, en su propia burbuja, sin avanzar ni para adelante ni para atrás.

Ya no le queda tiempo. Desperdició su oportunidad de sumarse rumbo a la grande, con cualquiera de los punteros...pero ni modo.

***

Fue el candidato de Morena a la alcaldía, Marco Adán Quezada, el que calladito, calladito salió ganón de la dimisión del PRI en la pelea por la gubernatura.

Sin hacer olas, tras el anuncio de la abanderada Graciela Ortiz de días pasados, el exalcalde movió los resortes que todavía le quedan en el tricolor y jaló liderazgos a su proyecto. Aprovechó a los que, en definitiva, no piensan hacer alianza con el PAN ni para la gubernatura ni para la alcaldía.

Si los pocos seccionales no fueran suficientes, todo apunta a que se sumó casi abiertamente a su proyecto el dirigente municipal tricolor Ricardo Santana, quien rompió, también sin hacer ruido, con la dirigencia estatal.

En realidad Santana jamás pudo engranar con la dirigencia del inoperante Alejandro Domínguez. Menos lo hizo con el proyecto priista por la capital que encabeza Sergio Carrillo, el candidato que maneja su campaña como si fuera negocio familiar.

Así que no necesitó mucho el líder priista en la ciudad para responder al coqueteo de la gente que Quezada Martínez mantiene sembrada en su partido de origen.

La suma del dirigente implica desde luego algo de la decaída estructura del PRI en la capital, pero sobre todo la adhesión de algunos candidatos a diputados locales y federales junto con sus equipos.

Ya empezaron, de hecho, a promover el cruce de votos o pedir abiertamente el apoyo al candidato de Morena, con el que tienen más afinidad ideológica y personal; sumarse a él no lo ven como traición, contrario a una alianza con Acción Nacional.