Opinion

-¿De veras hará justicia AMLO a carreteras?

.

.
martes, 19 febrero 2019 | 02:41

-Sigue desde Matamoros amenaza a maquila
-Riggs en la búsqueda de reflectores
-Latorre rasca apoyos hasta con Peniche
A
ver si ahora hay justicia para las vías de comunicación de Chihuahua, particularmente aquellas manejadas por el gobierno federal que se encuentran destrozadas.
Ejemplos tenemos mil, desde ciertos tramos que acusan no sólo hoyancos, sino problemas de fondo, como ausencia de acotamientos, curvas sin peralte, hundimiento en pavimento, entre otras linduras que nos encontramos en las carreteras federales. Son una trampa leonera.
El tramo a Janos destrozado que da miedo, y más allá, rumbo a Sonora, en una construcción eterna que no tiene fin.
López Obrador volteó a Chihuahua, pero de ladito. Paseó por Sinaloa, donde anunció obras para fortalecer la comunicación del llamado Triángulo Dorado.
Es un proyecto carretero con inversiones de casi mil millones de pesos, y con intervención de los gobiernos de Durango y Sinaloa.
Es un buen anuncio, pero caerá en el mismo problema de lo que insistimos líneas arriba. Desafortunadamente, donde no hay cuotas y contratación a empresas para el mantenimiento, las rúas están hechas un polvo.
Hay una vinculación directa entre pago de cuotas por peaje y la buena condición de las carreteras, estatales o federales.
Esperemos que el reforzamiento que se anuncia en la puerta a Sinaloa vía Guadalupe y Calvo rompa el paradigma anterior: que sea una realidad, sin caseta, y que tenga un verdadero trasfondo social para el desarrollo de la región.
Imposible no anotar en el evento presidencial realizado en el Triángulo Dorado la ausencia del gobernador de Chihuahua Javier Corral.
Ahí, frente a López Obrador, Quirino Ordaz y José Rosas, gobernadores de Sinaloa y Durango, desplegaron sus dotes de diplomacia y negociación. No pararon en halagos para el Presidente de la República.
La ausencia se notó más que todo porque se trata de obra de infraestructura millonaria que implica intervención de las tres entidades federativas. En el caso de Chihuahua hay involucramiento a Guadalupe y Calvo y a Parral.
¿Dónde estaba el Gobernador?
Corriendo con soldados y militares, y se supone preparando su kilométrico informe de gobierno, que sabemos a duras penas fue entregado a imprenta por los múltiples cambios ordenados de último momento.
Mientras, Quirino y Rosas le ganaban el mandado, atendiendo la gira presidencial, donde debió haber asistido, Corral se divierte en rounds de sombra, sin la mínima jugada. Peleando con molinos de viento.
Se ha ganado a pulso una ausencia y alejamiento de cualquier tipo de coordinación real, que con el gobierno federal pasa necesaria y forzosamente por la silla presidencial, más en un régimen excesivamente centralista como el que estamos presenciando.
***
Lo dijimos hace algunos días en este mismo espacio. Hay una auténtica y verdadera preocupación de lo que esta ocurriendo en Matamoros, Tamaulipas, con la industria de exportación.
Hay actividades porriles y de extorsión que están socavando y boicoteando el funcionamiento de la industria maquiladora, en un fenómeno que amenaza con extenderse a otros puntos de la frontera.
La debilidad en que se encuentra la industria de exportación por el manejo gansteril de un sindicalismo emergente auspiciado a la sombra de la Cuarta Transformación que se agudiza con el decreto de zona franca.
Esto es así, porque las reglas no han sido claras, en medidas fiscales de reducción del IVA al 8 por ciento con la promesa de un ISR al 20, pero que en la realidad no han sido implementadas en el funcionamiento diario de las empresas.
Las lagunas fiscales empiezan a cobrar factura en el manejo de la industria más importante en el norte del país.
A ello obedece la manifestación de las organizaciones Índex en todo el territorio nacional y que en Chihuahua finalmente encontró voz en el responsable Luis Carlos Ramírez López, que no halla eco ni solidaridad real, en una incertidumbre que continúa creciendo como bola de nieve y que es altamente riesgosa.
***
Los muertos políticos de pronto reviven y dan muestra de actividad, aun cuando sus posibilidades reales estén por los suelos.
Miguel Riggs, desde la legislatura federal, juega a la presencia en redes, aprovechando la masacre mediática que atraviesa el gobierno federal.
Y ni cómo defender el punto. Primero fue Conacyt con la modista y el joven stripper, y ahora es el desfile de aspirantes a la Comisión Reguladora de Energía.
Difícilmente se puede responsabilizar al presidente López Obrador de manera directa. Son sus asesores y gente de confianza que lo rodean, desde las Secretarías de Estado, quienes parece que están confabulando para lastimar su poderosa imagen.
Confundir CEL con el aparato de comunicación, o la ignorancia plena, infantil de Guadalupe Escalante, que lee de internet su explicación ante la comisión legislativa de selección, da pena ajena.
Aquí es donde aparece Riggs. No podía dejar la oportunidad para colgarse ante tan desafortunado manejo. Era imposible no hacerlo. Hay que buscar reflectores a como dé lugar.
***
Hay que echar montón en el tema de la seguridad. El proyecto en los suelos por parte de la Fiscalía requiere aliados.
En ese sentido se interpreta la presencia de Miguel La Torre, diputado por el distrito 16, en la oficina de César Peniche, el Fiscal General.
Más con el recorte de recursos por parte de la federación, con afectación en diversos ayuntamientos que tenían puesta la mira en el fondo de participaciones en seguridad.
La Torre es un aliado en busca de dinero. Fue el propio Peniche quien divulgó el encuentro en sus redes sociales. “Agradezco mucho su presencia y la de su equipo de trabajo para seguir coordinando esfuerzos que permitan tener un Chihuahua más seguro para todos”, fue la expresión..