Opinion

-Doble atropello que parece tortura

.

GPS / Columna

martes, 27 abril 2021 | 05:00

-Marca raya la UACH en favoritismo electoral

-Ponen en riesgo sus propias quincenas

-Pide el voto y ni sabe cuál es su distrito

No fue suficiente sorprender a miles de empresarios y tres millones de habitantes con las draconianas medidas de súper cierre el fin de semana. Se requería más maltrato, casi a punto de tortura.

El Secretario de Salud, Eduardo “El Higadito” Fernández, la volvió a hacer sin que hubieran transcurrido 48 horas de su primer chistecito.

El domingo volvió a salir, lacónico como es su costumbre, alarmista, lejos de la serenidad del funcionario público responsable de la salud que enfrenta a un auténtico titán.

El no médico, de nuevo, con ocho horas de anticipación, le cambió la vida a un millón y medio de juarenses, sino es que poquitos más.

Trucó el semáforo de amarillo a naranja, basado en la evidencia de las últimas horas, y una supuesta reunión exprés del Consejo Estatal de Salud, del cual, por supuesto, no existe una sola evidencia.

Antes al menos se mandaban fotos donde aparecían los funcionarios del gobierno estatal haciendo la comparsa del supuesto órgano colegiado, ahora ni eso.

Cero transparencia a las actas o minutas de perdido de las reuniones, mucho menos foto y ni qué pensar de un video para constatar realmente cuál fue la discusión y las definiciones adoptadas de viva voz por ellos.

Sería muy enriquecedor, pedagógico incluso, ver cómo fueron defendidos los puntos y cuestionadas por lo abrupto las decisiones...si es que realmente es cierto que se trató de reuniones deliberativas.

Es evidencia de este acelere en las decisiones que no saben ni dónde están parados y el tipo de responsabilidad que tienen.

Si el viernes era tan grave la situación, debieron haber anunciado de una vez para el lunes el cambio del semáforo, pero no lo hicieron quien sabe por qué razón, si tenían la estadística a la mano, y se supone que hubo una gran reunión de análisis.

Improvisación vil, ausencia de responsabilidad verdadera. Los gestos y las caras de “El Higadito” que todos pudimos ver el domingo, y de lo cual existe video en las redes sociales, son expresión viva de que en Chihuahua el combate al Covid se encuentra en manos de novatos, personas sin el perfil profesional adoptando decisiones de ligas mayores, ocasionando pérdidas millonarias y mucho dolor en las familias de los chihuahuenses.

Las sanciones colgadas de alfiler, por la ausencia de publicidad adecuada...serán motivo de litigio, especialmente las tiendas de Ricardo Salinas, donde Corral trae pleito casado.

***

Hemos dado seguimiento a los likes, seguidores y al manejo de las redes sociales de Maru Campos y Juan Carlos Loera, los punteros en la contienda electoral rumbo a la gubernatura.

En el caso específico de Facebook, poca competencia existe entre ambos. Maru tiene 120 mil seguidores en su página de face hasta hace unos días; Loera apenas llega a los 37 mil en su perfil personal.

Esos likes del candidato de Morena crecieron de pronto vertiginosamente: el 19 de abril eran 31 mil, para el 20 de abril eran 36 mil y el 23 de abril, 37 mil. De ahí no se habían movido hasta la fecha en que nos pasan el dato.

Maru en cambio se ha movido de cientos en cientos, de 113 mil 670 a 113,976...y así hasta llegar al número actual.

Hay quienes hablan de bots, seguidores o likes comprados. No hay evidencia de ello.

La batalla también se libra en las redes sociales sin duda. Curiosamente Juan Carlos carece de una página de Face y sólo tiene su perfil personal. Dato interesante, porque la página permite una mayor interacción con los seguidores.

Esos descuidos de los equipos resultan ser costosos a la larga.

***

El llamado a la comunidad universitaria a no vincular directamente a la UACH en los actos de campaña fue contundente.

Firmaron todos los directores, coordinadores y directores de la máxima casa de estudios, aunque apenas se alcanzan a visualizar los nombres y las firmas, se supone que no falta nadie.

“Los abajo firmantes, pertenecientes a la comunidad de la Universidad Autónoma de Chihuahua, manifestamos nuestro compromiso de no realizar expresiones públicas que se vinculen a los procesos político-electorales. Si alguna persona lo hace, será a título personal y no a nombre de nuestra Universidad. Nuestro compromiso es contribuir y preservar en todo momento la autonomía de nuestra máxima Casa de Estudios”.

Es el texto plasmado en el documento que circuló en redes sociales.

***

Si le faltaban elementos al juzgado de distrito que resolvió sobre el amparo interpuesto por Jorge Ramírez, la nueva decisión del Consejo de la Judicatura estatal es una belleza.

Nos dicen que el argumento principal para rechazar su reinstalación, es que no pueden pagar el sueldo devengado, que forma parte de la restitución del magistrado.

Curioso el dato, porque hasta donde se sabe, esos emolumentos permanecen en la misma área administrativa, intocados, porque nadie ocupó su lugar y si así lo hubiera sido de manera interina para sacar el trabajo pendiente, tendrían que buscar de dónde pagar.

No sólo se tardaron semanas en resolver, sino que ahora lo hacen de manera negativa, pese a que se trata de una orden, porque es una suspensión definitiva.

Muy lejos de tratarse de una petición o sugerencia. Esas instrucciones de alguno de los órganos del Poder Judicial federal, deben ser acatadas en sus términos, so pena de repetición del acto reclamado, riesgo de destitución y multas.

Menos le hará gracia al togado federal, cuando vea que el Congreso estatal también ha sido omiso al respecto, dándole vueltas a un asunto que en teoría desde hace tiempo debería haber quedado resuelto.

Todos ellos juegan con fuego en materia delicada, inclusive para el ejercicio y disfrute de su amada quincena, que para ellos sí es de religiosa y sagrada protección.

***

El candidato morenista a diputado local por el distrito 13, Pablo Leos, fue objeto de todo tipo de burlas por su evidente desconocimiento de la región que representa. De abanderado “fifí” e ignorante no lo bajaron.

El fin de semana, el hijo del subdelegado de Bienestar en Cuauhtémoc, Óscar Leos Mayagoitia, publicó que la cabecera de su distrito, Guerrero, debía su nombre al revolucionario magonista Praxedis G. Guerrero.

Antes había hecho campaña con temas que nada tienen que ver con la región que quiere representar (Bachíniva, Bocoyna, Chínipas, Cusihuiriachi, Guazapares, Guerrero, Maguarichi, Matachí, Moris, Namiquipa, Ocampo, Temósachic y Uruachi), pero lo último fue el colmo.

El municipio de Guerrero (no confundir con el de Práxedis G. Guerrero, al sureste de Ciudad Juárez) se llama así en honor al líder insurgente Vicente Guerrero, fugaz presidente del naciente México independiente en 1829.

Separan a ambos personajes alrededor de 100 años de historia y miles de kilómetros de la geografía nacional. Pero ni por eso reparó el candidato Leos, no fuera a perder tres minutos de su valioso tiempo echándole un ojo a Wikipedia.

Esos errorcillos de primaria le han hecho daño a la campaña del morenista. Bueno, eso y el señalamiento de que no tiene arraigo en su tierra por ser de la capital y competir por un distrito rural sólo por tener un rancho familiar en Cusi.

No por nada se habla de un gran bache en la campaña de Morena en la región, donde corren por otra pista el priista Alfonso “Poncho” Pérez y su suplente Javier Terrazas, quienes son originarios del distrito, cuando menos.

El tricolor tiene una de sus pocas esperanzas en la región tanto por el fallo morenista como por la designación panista que favoreció a la diputada Rocío Sarmiento, quien busca reelegirse ahora ya no por Movimiento Ciudadano sino por el PAN.