Opinion

-Echa agua Alito al incendio priista

.

GPS / Columna

jueves, 27 mayo 2021 | 05:00

-Lamentan en Coparmex desaire a foro

-El primer golpe del Frente es para Corral

-Concierto privado de la Voz Kids en Palacio

Es en esencia una demostración palpable de crecimiento por encima de intereses partidistas y aldeanos, el que terminó convenciendo a Graciela Ortiz, pese a la rebelión de ciertos candidatos y la inoperancia del dirigente estatal, Alejandro Domínguez.

Avisó la candidata del PRI con suficiente tiempo, remember su participación final en el debate, y dentro del PRI estatal jamás la entendieron o quisieron entenderla, que juega en las grandes ligas, reconstruyendo al partido con apoyo paradójicamente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) , donde en estos momentos se rompen paradigmas.

La reacción de Alejandro Moreno, el líder nacional, dedicando cuatro mensajes de twitter para ratificar y respaldar la decisión de Graciela, son demostración de una negociación muy por encima de unas cuantas posiciones. Esos mensajes fueron balde de agua fría para quienes, como la candidata a diputada federal, Zulma Chacón, ya habían derrapado saliéndose del huacal.

Pero además la candidata, desde siempre, no juega sola. Ha demostrado que sabe ser solidaria con la gente del partido. Nunca se ha comido sola el pastel, ha sido compartida. Vendrán espacios en la nueva administración, más allá del detente a Morena.

El discurso de ayer en la presentación del frente, se cuece aparte. Es una pieza para el recuerdo. Desnudó abiertamente a Morena.

Pero más allá, dedicó 15 minutos a justificarse frente a los priístas, incluso con alguna lágrima bien disimulada y un puchero genuino, que generó empatía y aplausos de pie entre los asistentes, azules, amarillos, exmorenistas, tricolores y emecistas.

Si la jugada cuaja, los tiempos de Alex Domínguez están contados, en la nueva conformación del PRI, dentro de un bloque opositor que va en serio, con nuevos acuerdos y nuevos personajes.

***

La cancelación del foro de candidatos a gobernador en la Coparmex, que habría de realizarse ayer fue visto como un mal mensaje al sector privado. La negativa a presentarse de algunos, incluso sin explicaciones, dejó con mal sabor de boca a los integrantes del sindicato patronal.

Les consta a los empresarios que el líder de la Confederación Patronal de la República Mexicana, Jorge Cruz Camberos, hizo todo su esfuerzo por presentar un modelo de participación plural, neutral, sin sesgos ni cargas positivas o negativas.

Incluso el dirigente empresarial fue a contrapelo de las presiones que hicieron empresarios para que el foro se limitara a los punteros, por una cuestión práctica y económica. No había razón para perder el tiempo con minipartidos.

Pese a ello, los que declinaron previamente ya ni siquiera respondieron mensajes. Fueron los de menos posibilidades los que primero reventaron el foro con esa actitud.

Además el de Movimiento Ciudadano, Alfredo “El Caballo” Lozoya, dejó en ascuas su participación y el de Morena, Juan Carlos Loera, anticipó que no se metería a un escenario que consideraba adverso y armado para su rival panista, María Eugenia Campos.

Así, prácticamente nomás con Maru apuntada, el Consejo de la Coparmex determinó que no hubiera foro. Lo peor fue que tampoco hubo acuerdo para la firma de compromisos con el sector privado de parte de los candidatos, que era la otra vertiente de la organización.

Si bien en el foro de candidatos a presidentes municipales de la semana pasada no contó con la participación de Marco Quezada, que también consideró adverso el foro por el vínculo del líder de Coparmex con la campaña de su rival, el morenista no se negó a firmar acuerdos con el empresariado.

Ahora la preocupación del sector privado es por esa falta de compromiso que, sin duda, dejará una lección para los procesos electorales siguientes por la nociva proliferación de candidaturas poco serias.

***

Es paradójico que el principal derrotado por la conformación del Frente por la Defensa de Chihuahua, no está en la boleta. Es el mismito gobernador Javier Corral.

Es la dulce venganza, que se tarda pero llega, por agravios pasados y presentes.

Desde el inicio de su gobierno abrió la puerta a la conformación de un gabinete “plural”, que impidió al PAN caminar de la mano con su administración, para revalidar el voto ciudadano. 

La principal dependencia, la que tiene el contacto con los ciudadanos de todo el estado, la entregó a Víctor Quintana, fundador de Morena y hoy activo propulsor de la 4T. 

Agravió a los abogados panistas y a la misma burocracia judicial poniendo a Lucha Castro como Consejera de la Judicatura.

Son simples ejemplos de la manera en que actuó unilateral y hormonalmente en decenas de direcciones, incluso de la cabeza de organismos descentralizados. Hoy operan en contra de la candidata del que se supone es su partido.

Se divorció el gobernador en los hechos del PAN aún más cuando amenazó por personeros suyos a quienes osaban pasarse del lado de Maru en las elecciones internas. La persecución partidista está documentada en Juárez y Chihuahua.

Al PRI lo amagó con eternas acciones judiciales, utilizando al ministerio público para atarlo de manos, con una veintena de exfuncionarios priistas en la cárcel o con medida cautelar de libertad caucional, favoreciendo a quien quiso y a otros imponiéndoles requisitos y obstáculos imposibles por más ilegales que fueran.

Pudo a nivel doméstico imponerse sobre el PRI, pero le falló el alcance nacional...de ahí se agarró precisamente la candidata priista, Graciela Ortiz, para brincarlo.

Lejos está Corral de refrendar la continuidad, llámese protección de los excesos y abusos cometidos en su administración, con un gran frente opositor, no solo a la 4T, sino a su caprichoso estilo de gobernar.

***

El reto siguiente para los operadores de Maru es concretar las simpatías plurales de los seguidores de Alejandro Díaz, María Eugenia Baeza y Graciela Ortiz, en votos el próximo 6 de junio.

En particular, porque las dirigencias estatales de los partidos Fuerza por México, Partido Encuentro Solidario y Revolucionario Institucional, ya manifestaron su oposición.

La operación de movilización atraviesa por las estructuras de los partidos. En el caso del PRI, hay históricamente capacidad de arrastre el día de la jornada electoral. Golpeada y todo ahí está.

Por el PRI, tendría que haber una determinación nacional más allá de lo político, en lo operativo, que es donde está más allá del marketing, redes sociales o impacto mediático, la utilidad pragmática del frente, que son los votos.

Y si alguien conoce de ello, es Graciela Ortiz, quien fue durante varios años Secretaria Electoral del PRI Nacional, conocedora de los entresijos del quid electoral.

De no concretarse en los hechos, el gran ganón del Frente será Juan Carlos Loera, por la división del voto que puede acontecer. 

Mas aún cuando no está manco. Ya sumó a Fuerza por México, a través de Pedro Haces, el verdadero mandón y lo propio puede acontecer con el PES.

***

Ninguna culpa tiene Ángel Michel Galván Mendoza de ser utilizado como escaparate por parte de Javier Corral.

Es un pequeño niño, un chihuahuense triunfador en La Voz Kids, concurso organizado por una televisora. Pasó con su talento por encima de muchos competidores a nivel nacional.

Pero ahora canta en el despacho del titular del ejecutivo para deleitarlo, en los estertores de un fallido gobierno.

Tendría Corral que estar atendiendo la reapertura con motivo del semáforo amarillo para no disfrazar un naranja o que se desboque con un nuevo manejo inadecuado.

Podría cuidar la seguridad, para que no sigan muriendo en promedio 17 chihuahuenses cada día. Pero en lugar de ello, se divierte con selfies con el talentoso Michel.

Debería estar al pendiente de la deuda...pero no.

La foto no tiene desperdicio, al fondo Luis H. Álvarez, seguramente renegando del fracasado y pueril gobernador.

No hubo más actividad de Corral ayer. No estuvo siquiera en la reunión de Coordinación de Seguridad. Él y César Peniche dejaron plantada a la súper delegada del gobierno federal en el estado, Bertha Alcalde.

***

Ahora sabemos qué anduvo haciendo hace días con Javier Corral en su despacho la periodista, Dora Villalobos.

Muy posiblemente recibió documentos que ha presentado como grandes investigaciones periodísticas sobre supuestas operaciones inmobiliarias llevadas a cabo por Maru Campos Galván.

Corral suplió con Dora para ese tipo de trabajos a la infortunada exdirectora de El Heraldo, Georgina Morett, quien cayó víctima de las propias urdimbres de Palacio y después fue simplemente abandonada.

Piezas desechables para Javier Corral, sin cargo alguno de conciencia. A los religiosos Caminos de Santiago irá solo, bien refaccionado económicamente pero si acaso acompañado por su hacedor, Francisco Barrio.