Opinion

-Ejecución de alcalde, cobardía en la retractación

.

GPS / Columna

viernes, 02 octubre 2020 | 05:00

-Denigrante intento por aparecer con AMLO

-Baeza, la fuerza está en la sencillez

-Encuestas a modo a favor de un secretario

Legalmente el municipio de Temósachic se encuentra intervenido policialmente por la administración estatal, de conformidad con el decreto 080 del 2017 publicado en el Periódico Oficial del Estado.

Hasta donde ha trascendido, no existe ninguna publicación oficial en sentido contrario. Es más, en 2019 la corporación policíaca fue desmantelada e incluso algunos de sus integrantes detenidos.

Muy delicado el asunto porque ha querido excusarse la administración estatal de responsabilidad en la inseguridad que culminó con el homicidio del alcalde Carlos Ignacio Beltrán, diciendo que entregó la policía a dicho ayuntamiento.

Es muy complicado que haya ocurrido ello, salvo que haya sido un acuerdo de palabra, porque el decreto es muy claro, sólo podrá ser suspendido cuando cese la violencia y mejoren las condiciones, y esto no ha ocurrido.

Además, si de considerarse que hay buenas condiciones, la suspensión debió ser publicada en el Periódico Oficial, y nuestras fuentes no pudieron encontrar tal decreto en las ediciones del año pasado y el que corre.

Dice el decreto en su primer transitorio que “el presente acuerdo entrará en vigor al momento (sic) su publicación en el Periódico Oficial del Estado y estará vigente hasta que la situación de hecho que la origina haya cesado a juicio del titular del Poder Ejecutivo local, pues no puede ser cuantificable en el tiempo...La cesación de los efectos del presente Acuerdo deberá ser publicada de igual forma en el órgano de difusión del gobierno del Estado...”. Grave embrollo, indudable omisión.

 *** 

Es imposible no tratar el tema, porque es denigrante la manera en que el titular del Ejecutivo estatal se está tratando de colar en la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nunca recibió invitación oficial y pese a ello anda rondando la fiesta como el gorrón en unos quince años.

Desde ayer llegó a Juárez, reuniéndose con funcionarios federales e incluso invitándolos a una comida, con el argumento de las obras inconclusas, entre ellas los hospitales. Cero dignidad.

Aquí en Chihuahua abrió fuego en contra de la administración federal desde muy temprano en la inauguración de un encuentro anticorrupción.

Antes rubricó una carta de los gobernadores federalistas en contra de la desaparición de los fideicomisos federales en el Congreso de la Unión.

Los adjetivos por supuesto presentes al por mayor sin rubor alguno, en la inocencia del que los profiere piensa en que nunca va a ver cara a cara al destinatario.

A Juárez va los lunes. Así lo ha hecho los últimos años, nunca en jueves o viernes. Este lunes allá estuvo, y ayer de nuevo.

Veremos si el presidente lo atiende.

***

La cordura y el discurso prudente, sensato y centrado, estuvo en el exgobernador Fernando Baeza Meléndez.

La carta abierta publicada es muestra de dignidad, congruencia y altura de miras, centrando la gira presidencial en el tema toral y neurálgico del agua.

“Por este conducto deseo expresarle el interés que tenemos los chihuahuenses de que nuestro Presidente de la República nos escuche”.

 En la simpleza y sencillez está la fuerza.

***

Salió parte del peine del porqué realizar el denominado Encuentro Nacional Anticorrupción, que no tiene otra explicación que golpear en jugada de dos bandas a los ayuntamientos de Chihuahua y Juárez, casualmente sus titulares muy bien ubicados en encuestas rumbo al 2021. El otro es curarse en salud por parte de una administración estatal que no ha estado exenta de graves prietitos en el arroz.

La mesa panel Plataformas digitales mapeando la corrupción se convirtió en un aparador construido exprofeso para sembrar la duda con insidia en relación con la inversión en compras y obra pública en los citados municipios. Había que exhibirlos a como diera lugar.

Ni un solo dato de la inversión de gobierno del Estado, donde prevalecen las adjudicaciones directas, que por sí solas constituyen un riesgo de corrupción, y de aquellos casos de licitación pública con la descalificación de proveedores sin mayor justificación.

En salud, educación, obra pública y un largo etc. Ahí no son cientos de millones, son miles de millones.

Lo mismito que se criticó a los ayuntamientos, con un agravio indudable y palpable: ni un mínimo de derecho de réplica. Ni Maru Campos ni Armando Cabada, fueron invitados al cómodo aquelarre armado en Casa Chihuahua.

Cuestionaron el síndico Amín Anchondo y Sergio Meza, de Plan Estratégico de Juárez, que el contralor municipal es designado por el mismo ayuntamiento, pero se les olvidó que la Secretaria de la Función Pública, Mónica Vargas y su antecesora, fueron nombradas por el gobernador y ratificadas por el Congreso, en una comparsa auténtica.

Cuando el Legislativo se rebeló contra la designación de Auditor Superior, Corral envió a la policía estatal a tomar casi por asalto las instalaciones, y entronizar al fallecido Armando Valenzuela. Sofocó con amenazas cualquier insurrección que impidiera impunidad.

No habría nada de malo en que se aplicaran indicadores que revelan riesgo de corrupción sobre dichas autoridades, pero el buen juez por su casa empieza. Arturo Fuentes Vélez, el Secretario de Hacienda, nada más se arremolinaba en el incómodo asiento en primera fila, porque ni de chiste pasa la tabla rasa ahí expuesta.

***

Primero se dijo que vendría personalmente Santiago Vasconcelos, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera y confidente indudable del gobernador de Chihuahua.

Pero las cosas se complicaron políticamente, en el contexto del pleito subido de tono entre la figura presidencial y el Ejecutivo estatal.

Se quedaron los cortes y el buen vino esperando. A lo más que llegó el funcionario federal fue a grabar un mensaje. Ni siquiera estuvo en vivo.

De ese tamaño es el indudable control presidencial inclusive en terrenos de la autónoma Fiscalía General de la República... y ahora hasta en la Suprema Corte de Justicia. ¡Faltaba más!

***

De casa en casa y vía telefónica se han desatado las supuestas encuestas que lejos de medir popularidad o intención del voto buscan posicionar en el electorado algún nombre de los aspirantes. Este es el caso del secretario de Desarrollo Social, Luis Aguilar, cuya estrategia ha saltado de las redes sociales a la calle.

Según diversos reportes, los “encuestadores” van por los domicilios de la capital del estado para hacer un supuesto estudio de preferencias políticas, pero las preguntas están sesgadas, dirigidas a promover el nombre de Aguilar Lozoya. Sobre todo resaltan su papel durante la contingencia sanitaria, que el secretario y el aparato de comunicación estatal aprovecharon para publicitarlo.

También lo hacen vía telefónica con cuestionamientos similares, que lejos de ser preguntas son afirmaciones sobre la “excelente” labor del diputado con licencia que se incorporó como estelar al gabinete de Javier Corral.

El equipo del regiomontano avecindado en Camargo le ha hecho creer que puede perfilarse como opción incluso para la gubernatura, en el caso de que las fricciones dentro del PAN terminen por desgastar a los verdaderos aspirantes. De ahí la obsesión, supuestamente con permiso del Palacio de Gobierno, para lanzarse a la conquista de las calles con métodos más que cuestionables.

Políticamente es impredecible lo que pueda ocurrir en Acción Nacional ante las embestidas que ordena Corral contra la candidata natural, la alcaldesa Maru Campos; pero en el terreno social a los electores, que no son tontos, les disgustan esas estrategias de jugarles el dedo en la boca con encuestas que en realidad no lo son.