Opinion

-El ahí viene el lobo irresponsable

.

GPS / Columna

jueves, 22 abril 2021 | 05:00

-Ya se va y nunca llegó la alerta de género

-Saturados de chamba y sin vacuna

-Salió un huesito de la marcha del hambre

El aplazamiento muy probablemente para hoy en la tarde o mañana, de la sesión del “autónomo” Consejo Estatal de Salud, es una gran simulación con perjuicio para la sociedad entera.

Si es verdad como se ha venido manejando por la Secretaría de Salud, y han salido sus voceros a sonar la voz de alarma, ya debería haberse reunido y tomado una decisión.

Desde la semana pasada, inclusive, tendría que haberse convocado a los funcionarios públicos que forman parte del Consejo así como a los escasos integrantes ciudadanos, pero contrario a ello, se ha estado utilizando lenguaje alarmista, sin tomarse una decisión.

El mismo gobernador contribuye de manera decisiva a la proliferación de una incertidumbre generalizada que sólo propicia una especie de histeria colectiva.

Los números y el procesamiento estadístico de los mismos está muy manejado y manoseado por la Secretaría de Salud, hasta niveles auténticamente ridículos.

Para que López Gatell lo diga, es que las áreas técnicas están topando con los más burdos intereses políticos en la determinación del semáforo.

Sólo que el subsecretario de Salud está del lado equivocado de la historia, aún sus protegidos en la Secretaría de Salud estatal, como por ejemplo la comandanta Myrna Beltrán, son todo menos los especialistas.

Ellos, los expertos en temas de salud pública y epidemiología, fueron arrumbados a un rincón desde el año pasado y no pasan de la puerta, en sus minúsculas oficinas donde sólo les falta un grillete, ante el grado de subordinación al que han sido sometidos.

Ahí en esas oficinas están los verdaderos números, el maquillaje empieza en el piso 3 de la Secretaría de Salud y se extiende al primer piso de palacio de gobierno, donde el uso de pincelines y el coloreado a placer se han convertido en un deporte.

***

Crudo y sobre todo muy doloroso el contraste, con un gobernador rasgándose las vestiduras y sacando raja política en un evento con empresarios.

Hace unos días incluso en tono festivo y autosuficiente, regodeándose de las escasas obras que ha realizado su gobierno, pasando incluso por encima de los ciudadanos, como el proyecto de transporte semi masivo en la nueva ruta troncal en Juárez.

Perdiendo el tiempo en persecuciones judiciales sin sentido, que muy bien pueden realizar los agentes del Ministerio Público y los jueces, ese es su trabajo...pero no el de él.

Mientras eso ocurre, tres chihuahuenses son asesinados y abandonados en un vehículo en la rúa Chihuahua-Delicias, entre ellos dos jóvenes mujeres, que pasaron a la tétrica estadística de una administración fallida en materia de seguridad.

La alerta de género guardada en algún cajón. Se pasaron cuatro años y nunca llegó.

Ellas son parte del dato escabroso de un tema que ha venido escalando para convertirse en un gravísimo problema no atendido.

Si en 2019 fueron 308 las mujeres asesinadas, en 2018 eran 279 y en 2017, 258...la espiral de aumento de asesinatos no ha podido ser detenida.

En números gruesos el dato está peor. Ya sin distingo de género, en enero fueron 181 los asesinados, en febrero 179 y en marzo, 201, dos decenas de personas asesinadas más, casi un diez por ciento de aumento en dos meses.

Los datos son del secretariado ejecutivo de seguridad, que sabemos trae un subregistro, que amerita correcciones posteriores por las mismas fiscalías estatales.

El diagnóstico del problema, por tanto es mayor.

En el caso de Chihuahua, la reanudación de las mesas de seguridad no son el problema con la federación sentada ahí...el problema es el gobierno estatal que ha sido incapaz de hacer frente a los grupos criminales que se pasean sin molestia alguna.

***

No es de ahorita, sino de semanas atrás que el reclamo es constante, por los niveles de ocupación de camas en los hospitales privados...y sin vacuna.

Se carece aún de certeza alguna en la posibilidad de abrir con la prioridad que el tema exige, la aplicación del biológico a dicho personal.

Los médicos “fifís” a quienes se ha hecho múltiples referencias, no son el problema. La mayoría de ellos ya tomaron un vuelo privado y se vacunaron en los Estados Unidos.

El problema lo representan miles de personas que realizan labores de enfermería o son auxiliares por ejemplo de limpieza dentro de los hospitales privados, o los médicos “Simi” o de otras farmacias.

En ellos hay un gran foco de riesgo, porque todos los días enfrentan al bicho, sin más protección que las medidas preventivas que desde el año pasado, infortunadamente han sido insuficientes para protegerlos.

***

La historia de las blindadas utilizadas a placer durante varios años y no pagadas es digna de una tragicomedia.

Las compraron con ciertas especificaciones, que no gustaron, por caprichos de biseles y otras monerías, aunque se haya utilizado como pretexto el nivel de blindaje.

Tras largas jornadas de litigio, meses de tribunales y audiencias, finalmente arrancó la empresa el cumplimiento de la obligación de pago por parte de la Fiscalía estatal.

Ahora, sólo con la sentencia de por medio, se dignarán a liquidar el adeudo de varios millones de pesos. Pero ojo...en la ejecución y cobro el asunto puede pasar a la siguiente administración con la mano en la cintura.

Uno de los principales causantes, en el Chihuahua donde no ocurre nada y la ineficiencia se premia, “El Higadito” Eduardo Fernández, goza de los privilegios de una cartera de primer nivel como Secretario de Salud, a donde brincó, como es conocido por todos, después de su desastroso paso como administrador precisamente de la Fiscalía, donde se cocinó el despapaye de las blindadas.

***

El que se decía líder de todos los indígenas de Chihuahua y logró proyección nacional con su llamada marcha del hambre, terminó por conformarse con un huesito de candidato a regidor por el municipio de Bocoyna.

Se trata de Luis Carlos González Fierro, aquel que en 2019 el Frente Nacional Antiamlo (Frenaa) trató de comprar para su causa contra el presidente López Obrador, con motivo de las protestas de rarámuris que armó para poner de cabeza a la federación.

Sus denuncias por la supuesta exclusión de los programas federales y su demanda urgente de alimentos parece que pasó a segundo plano. 

O salió el peine por fin, pudiera decirse, ahora que apareció en la planilla de ediles del candidato a presidente municipal por el municipio serrano, Macario Hermosillo Pompa.

González Fierro primero estuvo apoyando a los aspirantes del PRI a candidatos a diputados por el Distrito 13, siendo su gallo nada menos que Alfonso “Poncho” Pérez, a quien también le pidió apoyos para movilizar gobernadores indígenas a comunidades.

Los tricolores le dieron donativos cuantiosos para tratar infructuosamente de mantener verde el voto serrano, así que ahora reniegan de la traición.

Asimismo, el supuesto líder indígena pedía dinero para posadas, viajes y alimentos, pero los tricolores hasta el día de hoy desconocen si esos montos se los daba a comunidades de la etnia tarahumara. 

De ahí que los priistas, que también le ofrecieron ocupar una regiduría, critiquen que se haya pasado a lo más rancio del conservadurismo panista.

Salió listillo, pues, el supuesto líder de las causas indígenas pues en una de ésas se convierte en regidor y ya con el colmillo de saber pedir dinero enarbolando causas nobles, puede seguir engrosando la cartera en pro de la justicia social.