Opinion

-El origen de la muerte es la caseta

.

GPS / Columna
martes, 09 julio 2019 | 05:00

-Entre todos es el peor con AMLO
-“Alito” y la cuesta arriba en Chihuahua
-Municipio transparente, pero con focos amarillos


 Es un verdadero drama lo que está viviendo la familia de Roy, el joven estudiante que murió trágicamente en las curvas del perico.

No es sólo la desatención y falta de humanidad de la administración estatal ante la tragedia, sino el origen del problema mismo, que es la caseta de Sacramento.

Es conocido de propios y extraños el grave riesgo que entraña conducir por las curvas, no de ahora, sino de siempre.

Ahí está el monumento de las siete cabecitas. Dicho accidente ocurrió en 1939. Y a la fecha, todo sigue igual.

Administraciones van y vienen y no pasa nada. Fue abierta la autopista y colocada una caseta de cobro que afecta tremendamente la exigua economía de miles de familias que viven en el sector y deben cruzar por ahí durante todo el día, todos los días. Un martirio sin duda.

Hay indisposición para resolver el problema. Los permisos mediante tarjetas para exención de pago o reducción de este son entregados a cuenta gotas y con mil requisitos.

Es la Secretaría de Hacienda un cuentachiles, cuidando los centavos mientras descuida los pesos, en perjuicio de la ciudadanía.

Son miles de familias las que no gozan del beneficio de circular por la carretera de cuota con apoyo gubernamental.

Por ello, los familiares y amigos hicieron esa escala con el féretro del joven estudiante. Era lo mínimo que podían hacer para exigir una solución, con el coraje y el dolor contenidos.
 Hay una indignación generalizada provocada por esa ausencia de comprensión de los enviados del nuevo amanecer, que no tienen soluciones, sólo palabras huecas, amenazas y agresiones.

El trasfondo del problema tiene un alto riesgo. No son las finanzas, ni el compromiso financiero para pagar obras de último momento para lucimiento sexenal.

Tampoco son los vivales a los que el gobierno estatal busca como sabueso para evitar que pasen sin pagar la caseta.

El riesgo es la vida de otros muchos jóvenes y sus padres que deben acudir a la ciudad de Chihuahua por estudio o trabajo, en condiciones de peligro, sin señalamientos adecuados, baches y curvas sin peralte ni acotamiento. Ni señal de celular hay.

Es esa carretera libre un monumento a la irresponsabilidad, por donde transitan cientos de personas que tratan de hacer las cosas bien en procedimientos tortuosos que no resuelven nada.
***

Se ha esforzado el gobernador en hacer patente el doble discurso frente al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Con AMLO es de un alto nivel de comedimiento, alta colaboración y disposición. Sonríe y lo aplaude con estruendo.

Pero apenas se aleja, y adquiere otro rostro. Cuestiona, patalea y contradice abiertamente, sin rubor alguno.

Piensa que nadie se da cuenta de ello, pero es tan pública su forma de actuar, que las personas lo notan.

No son únicamente los medios de comunicación, son las gentes de a pie.

No lo decimos nosotros. Hay estudios en relación con ello.

Es lo menos que se puede leer de la encuesta última de Arias Consultores, donde sólo el 3.3 por ciento piensa que hay buena relación con el presidente Andrés Manuel López Obrador. El 50 por ciento piensa que hay una mala relación y el resto, que hay una relación regular. 

¿Cómo en esas condiciones podrá el gobernador ser un enlace con la federación para que los proyectos que requieren inversión de Presidencia de la República realmente lleguen?

La pregunta es claramente negativa. No hay forma. Se ha equivocado Corral en la forma en que construye las relaciones públicas desde su administración.

El problema para él -y para los chihuahuenses- es que ya se va. El 2020 será claramente electoral, preludio de la elección de gobernador del 2021.

Se le fue el tiempo en criticar a la anterior administración, perseguir a Duarte, echarse enemigos que no tenía y agarrarse del chongo con Enrique Peña Nieto, con cuyos funcionarios usó sin medida e indiscriminadamente su tradicional doble lenguaje.
  

***
 El panorama con el que llega Alejandro “Alito” Moreno y Carolina Viggiano, candidatos “oficiales” a la dirigencia nacional del PRI, es verdaderamente triste.

Apenas cuenta el partidazo con dos diputados al Congreso del Estado, dos más por la libre, 21 municipios, la mayoría de ellos pequeños, que no pesan en lo electoral ni mucho menos en presupuesto.

Chihuahua es territorio azul e independiente, con fuerte presencia de Morena. Hay un partido desgajado por las divisiones internas, acentuadas momento a momento conforme se llegan los tiempos de las decisiones.

Pésima decisión esa de mantener a Mario Trevizo Salazar como coordinador regional de la campaña del inminente nuevo líder nacional aunque sea discretamente tras bambalinas.

Es testigo protegido porque cometió graves actos de corrupción en la administración pasada pero además lo es porque traicionó a sus cómplices, sus propios correligionarios tricolores.


***
 
 

La asociación civil Ciudadanos en Participación Activa, ligada a Coparmex, estableció que sólo 5 de 29 capitales de los estados del país están bien calificadas en transparencia.

De las 5 ciudades aprobadas Chihuahua se encuentra en tercer lugar, obra de la gestión de María Eugenia Campos, cuya administración alcanzó un 92.1 de calificación, cuatro puntos más que el año pasado.

Encima de la capital del estado se encuentran Guadalajara y Mérida; abajo están Xalapa y Campeche. El resto están reprobadas, lo que no debe ser consuelo ni pretexto para bajar los estándares.

Los renglones súper bien calificados en Chihuahua son el de gastos, obras, bienes, urbanidad, consejos ciudadanos y atención ciudadana.
 Pero también tiene sus focos amarillos en administración, participación ciudadana y cabildo.

Las deficiencias a la falta de integración de la sociedad civil en el comité que vigila y revisa las licitaciones de obra, compras, contrataciones, arrendamientos y contratos. Ello genera que todas esas actividades se presten a especulaciones.

Le pega a la baja a la calificación la falta de un organismo ciudadano que revise, supervise y evalúe la ejecución de obra pública, programas de asistencia y desarrollo social.

Además no se ha cubierto la necesidad de que la agenda de sesiones de cabildo se haga pública y que esto se reglamente, entre otros escollos que si se salva, elevarían de forma significativa ese 92.1%.

Son focos amarillos que deben atenderse antes de que vuelvan rojos, si se quiere realmente poner el ejemplo en transparencia.


 ***
  

Hay incertidumbre entre los maestros de inglés de la Universidad Autónoma de Chihuahua por las innovaciones del nuevo plan de estudios.

El inglés no será una materia que se lleve con regularidad dentro del programa de estudios de las licenciaturas.

Deberán los alumnos acreditar el idioma con un examen que podrán aplicar dentro o fuera de la misma UACH, con los créditos europeos con que cuenta el B2, que es más o menos el Toefl.

El idioma inglés será una materia transversal, porque los maestros tendrán la obligación de tener lecturas y tareas en esa lengua.

Con ello los alumnos podrán y deberán practicar el idioma de manera constante.

La innovación que empezaría en agosto con los alumnos de primer semestre no alcanza al de los semestres posteriores.

Nos dicen que la inquietud será área de oportunidad, porque los maestros de inglés serán los responsables de los cursos especiales de inglés que ofrecerá la misma universidad.

En la imagen, la última reunión de academia de los maestros de inglés, en uno de los hoteles de mayor postín de la ciudad.