Opinion

-El que manda es el semáforo político

.

GPS / Columna

martes, 01 septiembre 2020 | 05:00

-Mortalidad fetal tocada con pincitas

-Amín visita Palacio por las noches

-Juicio a expresidentes con piratería

 

Es sin lugar a dudas, más que confirmado con lo que se vivió el domingo, un semáforo político el mal llamado conjunto de indicadores Covid.

Hace unas semanas cuando cambió el semáforo a naranja en Chihuahua, se castigó a Juárez, dejándolo un tiempo más en el espantoso color rojo, con todas las actividades canceladas y millones en pérdidas.

Se dijeron mil cosas como hoy se dicen desde la vocería misma del Covid, incluso en boca del titular del Ejecutivo, pero suenan a forzada justificación.

Ahora se maltrata a Chihuahua y toda la zona sur en el naranja, echándole la culpa a los contagios ascendentes, activos y muertes.

La verdad en el fondo es que en aquel entonces faltó una acción concertada de presión en Juárez y ahora se careció en Chihuahua.

Ha faltado una mayor intervención de las cámaras de comerciantes, por ejemplo, mientras la Coparmex se ha aventado el tiro de manera permanente y sistemática, la presidencia de Canaco guarda conveniente silencio mientras Corral dispensa a su titular comida particular y recorrido por empresas de su propiedad

Pareciera que hay empresarios que desde el liderazgo apuestan por mantener buenas relaciones con expectativa de negocio y evitar rasparle los muebles a Salud estatal.

Se olvidan de algo, la única forma de arrancar concesiones es la acción directa. Deberían ser suficientes la razón y el dato frío, objetivo, pero ya sabemos que no es así.

El incentivo es que al calor del momento se mueven indicadores, agregando o quitando datos y sólo se presentan generalidades. Traen el pincelín en la siniestra.

No se sabe siquiera quiénes integran el Consejo Estatal de Salud, al que se atribuyen todas las decisiones, cuando son ordenadas desde la oficina principal de Palacio y son aprobadas a pie juntillas.

La única foto la ha publicado el secretario Eduardo Fernández, y eso únicamente para lucimiento personal. La tomamos de su perfil de redes sociales.

En el colmo, autorizan misas al quince por ciento de aforo y prohíben bautizos y XV años, aunque sea con la misma asistencia, porque llaman “a la fiesta”.

Ahora por decreto nadie cumple quince años ni puede celebrar un sacramento religioso.

Tanto es el desdén, que el anuncio del gobernador estaba programado temprano y terminó saliendo tarde y grabado.

Lo dilataron hasta que pudieron, sin análisis ni nada. Peor, por más que se presuma acuerdo con la federación, no hay ninguno. Si así fuera todo Chihuahua sería color amarillo.

 *** 

El tema de fondo, el sanitario, no resiste mayor análisis. Los contagios y muertes son mayúsculos en la frontera.

Juárez tiene gran influencia y es el epicentro de los contagios no sólo del norte, sino de la capital y del centro sur del país.

Su sola cercanía con El Paso y el continuo ir y venir aun en aquellos casos de viaje internacional necesario, es incesante por más regulados que estén.

Sólo que la información a detalle es ocultada. La ocupación de camas Covid, contagios, mortalidad, letalidad, comorbilidad y todos los demás indicadores en términos generales son los mismos.

La línea es muy delgada, sólo que en las poblaciones con pocos habitantes las estadísticas se exacerban y llegan a niveles desorbitados, pero irreales.

Ya ha sido el asunto tema de muchas conferencias Covid, donde se ha explicado hasta el cansancio ese fenómeno estadístico, pero ahora se cae en el mismo error que se señalaba de no distorsionar los indicadores y verlos en su justa dimensión.

Reapareció la comandanta Mirna Beltrán en la vespertina conferencia Covid, parece que sólo por taparle el ojo al macho de sus diferencias con el jefe inmediato, Eduardo “El Higadito” Fernández.

 *** 

Más dudas que respuestas arroja el estudio nacional de mortalidad fetal 2019 que publica el Instituto Nacional de Estadística, que parece haber escrupulosamente omitido los temas de la agenda nacional que mayor polémica producen entre grupos feministas y Provida. Como que toca el tema con pincitas para no echar más leña al fuego.

En términos generales el estudio responde el número de muertes de lo que llaman técnicamente como “producto” o feto, antes y durante el parto, circunstancias generales, características sociales, étnicas y económicas de la madre.

Sin embargo evade temas por ejemplo del número de no natos fallecidos por inducción al aborto, el tipo de sistema de salud u hospital que le atendió, y -un dato muy importante- es qué sucedió con la progenitora, los detalles de su situación de salud e incluso si falleció.

A nivel nacional más de 23 mil 868 defunciones fetales ocurrieron el año pasado, de las cuales 711 fueron reportadas en Chihuahua. La tasa nacional es de 1.68 muertes por cada 10 mil habitantes. Entre los abortos, que corresponden a una edad gestacional inferior a 22 semanas, el espontáneo representa un 87.2% del total nacional.

 *** 

El síndico de la capital Amín Anchondo insiste en ver moros con trinchetes y lo pregona a los cuatro vientos a través de sus cuentas de red social, porque -según presume sin cortapisas- el trabajo que realiza en contra de la corrupción "va cambiando la política".

Muy recientemente publicó, en algo que más bien parece delirio de persecución, “tratarán de frenarme con difamaciones y mentiras”, piensa que la vida en Chihuahua corre en su derredor.

La verdad es que se ha constituido como una figura decorativa, más bien buscando la imagen y la estridencia, que las cuestiones preventivas en procedimientos diversos del ayuntamiento. 

Mucho menos tendría el peso de cambiar la política como se oferta públicamente. Por cierto empezó muy convencido de que los puestos de su oficina serían por concurso, pero al parecer esto no le funcionó y una buena parte de los que ganaron por sus capacidades, como es el caso de la joven que fue su vocera, terminó siendo despedida y en su lugar es hora que no se pone a nadie del relevo.

Es candil de la calle, oscuridad de la casa.

Para acabarla de amolar, depende de las consignas recibidas personalmente y en grado de cerviz hasta el suelo en Palacio de Gobierno. 

El jueves por la noche de la semana pasada fue visto con el cubrebocas casi como antifaz tratando de pasar desapercibido mientras era introducido por la puerta de atrás al despacho del gobernador Corral.

 *** 

El excandidato de Morena a la Presidencia Municipal, Fernando Tiscareño, comenzó a distribuir formatos “pirata” para la solicitud de juicio a los expresidentes.

Empezó a promoverlos desde ayer vía redes sociales y grupos de chat morenistas, en los que invita a la gente a descargar hojas simples para conseguir firmas que luego, promete, se entregarán al Instituto Nacional Electoral. 

Supuestamente esto bastará para promover una eventual consulta popular con el fin de llevar a la justicia a los priistas y panistas que encabezaron el Ejecutivo Federal, desde Carlos Salinas hasta Enrique Peña Nieto.

La promoción que hace el excandidato morenista lleva su figura al centro, así como los pasos a seguir para participar en la junta de firmas. 

A la par instaló una mesa a las afueras del Congreso del Estado, donde la gente puede llegar a estampar su firma en un papel que no tiene pies ni cabeza. Las imágenes de muestra en la edición digital de GPS.

El dizque esfuerzo de Tiscareño por aportar a la cuarta transformación no es otra cosa más que un acto de campaña disfrazado. Se monta en la popularidad y las ocurrencias presidenciales para llevar agua a su molino.

En el mejor de los casos las firmas que logre colectar terminarán en el bote de la basura, pues no hay proceso formal ni formatos oficiales para proceder a la nueva empresa iniciada desde Palacio Nacional. 

Ante la ausencia de propuestas propias lo que hace Tiscareño, básicamente, es recurrir a la piratería en más de un sentido a fin de posicionarse. Le interesa estar en las boletas de 2021 y se cuelga de esa vaga idea de hacer que los expresidentes regresen lo que se robaron.

 *** 

No funcionó el esquema operativo y punto. Había muchas expectativas en la Subsecretaría de Minería para Chihuahua, con Francisco “Paco” Quiroga al frente, pero ayer el funcionario confirmó la exclusiva manejada por El Diario hace semanas y anunció su separación de la Secretaría correspondiente, la de Economía.

No es lo mismo estar en la misma mesa y hablando al oído del jefe en Palacio Nacional que trabajar solitariamente a casi mil 500 kilómetros de distancia.

Muy idealista el jefe de la Cuarta Transformación, Andrés Manuel López Obrador, cuando dio a conocer la creación de la Subsecretaría de Minería para Chihuahua. Tenía razón sobre todo en la necesidad de esa área pero los malditos celos y las poderosas envidias hicieron inviable su operatividad.

Quiroga dijo: mejor adiós.