Opinion

-En el día perifonea, en la noche se enfiesta

.

GPS / Columna

martes, 19 mayo 2020 | 05:00

-Proyecto de reapertura es un galimatías

-Distintos los números federales a los estatales

-Camiones saturados e inspectores “arreglados”

 

Ya está la gente hasta la coronilla, como se dice vulgarmente, porque sigue prohibidísimo reunirse aunque sea con los amigos o con la familia en pequeño grupo, como para infrinjan esta medida quienes se supone son los responsables de cuidar la distancia social.

Les mostramos una pachanga virus, sin cubrebocas ni distancia alguna. Refrescos de todos hubo, incluyendo las latas de líquidos espirituosas exigidas en tan grata ocasión.

Las imágenes fueron subidas apenas el domingo por la noche por el sargento de la policía municipal de Chihuahua Jorge Araujo.

“Ni modo”, le puso en su muro de face, a donde fue prolijo en subir imágenes de la comilona y de los asistentes a tan agradable convivio.

Allá al fondo se observa incluso un buen grupito norteño entonando las melodías del momento, esas que ‘dan sed de heladas del fondo de la hielera’.

Pero resulta que en estos momentos ni ellos, los policías, ni cualquier otra persona puede juntarse para tener estos convivios.

Es más, las unidades de policía han tenido que perifonear y realizar rondines para ahuyentar a los fiesteros que abundan.

No pueden siquiera las parejitas acercarse a algún parque porque inmediatamente les cae la ley, como ocurrió en el Parque de los Tronquitos.

Las medidas de restricción son severas. Por menos que esto han clausurado las reuniones sociales e incluso, a algunos rijosos los han llevado directo a la celda municipal.

Pero aquí no. Esas benditas delicias del poder.

***

 

Es un auténtico galimatías el proyecto de reapertura o regreso a la nueva normalidad en Chihuahua. La directriz es que parece que no hay directriz.

Sólo generalidades de seguir medidas de prevención y algunas acciones que se deben adoptar en las empresas, y nada más.

El semáforo estatal es un calendario que nos lleva hasta agosto, en determinaciones que deberá tomar poco a poco la Secretaría de Salud estatal, dejando a todo mundo en la incertidumbre completa.

Las determinaciones federales que hasta cierto punto ponen orden y claridad, al menos por lo que respecta a las empresas esenciales, con la ampliación a la minería, construcción y automotriz, sólo serán un parámetro.

De nada sirvió la intervención del gobernador en la mañana en extensa y supuesta explicación, ni el boletín oficial. Las láminas enviadas en imagen son indescifrables por repetitivas y confusas.

Un botón de ejemplo. Las empresas que deseen abrir -único asunto en el cual hay determinación- deberán pagar las pruebas serológicas, que constituyen una carga económica importante, para sus decenas o cientos de empleados. No bastará tomar la temperatura o cuidar la distancia.

Tendrán que pagar por esas famosas pruebas que han sido denostadas por inútiles por parte del Estado pero que pagadas por las empresas para algo deben servir.

Para colmo, en estos momentos constituye un imposible, porque no hay pruebas de esa naturaleza en el mercado, porque hay prohibición de importación, según la misma aseveración del gobernador.

¿De dónde las van a sacar entonces las empresas que reanuden el próximo primero de junio o aquellas que ya entregaron el plan de reapertura y que teóricamente ya podrían estar abriendo?

Preguntas que quedan en el aire.

***

 

Son los números de la pandemia utilizados como base para las decisiones a nivel estatal y federal, muestran inconsistencias y diferencias evidentes, pese a que se trata de lo mismo, de medir a los contagiados por coronavirus.

Uno de nuestros lectores nos hizo el favor de hacernos llegar un comparativo de los últimos 30 días de casos nuevos registrados de Covid.

Se ha dicho hasta el cansancio que los números totales no coinciden, pero de una simple vista a la imagen que publicamos en nuestra edición digital, usted puede observar que mientras la gráfica estatal carece de un patrón definido, la federal presenta un pico allá por el 30 de abril y un descenso prolongado y continuo los últimos quince días. Es una gráfica lógica.

La gráfica estatal muestra picos discontinuos pero constantes en las últimas fechas, muy lejos del descenso federal.

Las diferencias son abismales. En ese pico supuestamente la federación registra 51 casos en una sola fecha, mientras en Chihuahua se registran 70!!

El contraste no es entonces menor, y por tanto genera suspicacias mil. Creemos que seguramente habrá una explicación sesuda al respecto. Porque se están tomando decisiones con números abismalmente diferentes.

Los datos que alimentaron las gráficas, nos dicen, salen de la página oficial del coronavirus que abrió la federación y en el estado fue tomada de la información también oficial difundida cotidianamente.

 ***

 

Ha sido abundante el envío de imágenes de cualquier reunión o acontecimiento protagonizado por la administración estatal.

Por eso causó extrañeza el anuncio de una reunión del Consejo Estatal de Salud, donde de manera unánime se adoptaron las medidas de reapertura sin evidencia de la misma.

Es el Consejo la autoridad máxima en la materia a nivel estatal, algo así como el Consejo Nacional de Salubridad.

Está integrado por representantes de dependencias federales, estatales y municipales, así como por el sector privado, colegios médicos, los rectores de las universidades de Chihuahua y Juárez.

Son 16 los integrantes de dicho cuerpo colegiado, con funciones de asesoría y consulta, pero no hay ningún registro de dicha reunión, ni presencial ni virtual.

Si nunca se reunieron y sólo conocieron la documentación por correo electrónico debería decirse, o si lo hicieron vía online, también.

Debe haber seguramente un acta que dé cuenta de dichos acuerdos que resultan trascendentes para la vida económica y social de los chihuahuenses. O cuando menos alguna foto, un pantallazo de perdida.