Opinion

-En la forma el Starbucks por americano es fondo

.

GPS / Columna

miércoles, 22 septiembre 2021 | 05:00

-Revisarán de verdad el mentiroso color verde

-Desnudos y sentadillas en Fiscalía por Sacramento

-Aparece colado en foto de alcaldes con Maru

Adiós a los exclusivos capuchinos con extra-crema de marca Starbucks en sesiones de mesa de seguridad. Ahora hay jugo de naranja, café americano de batalla y un desayuno común elaborado en la cocina del salón 25 de Marzo y servido en alguno de los salones de palacio estatal.

Las imágenes ahí están, diferencia probablemente banal pero que es fondo. El exgobernador mandaba a uno de sus escoltas por café…mientras se acumulaban indolentemente casi seis mil homicidios en el quinquenio.

Eran escoltas para conseguir café, cargar raquetas o asadores portátiles. 

Ahora se plantean reuniones ejecutivas, sin mayores aspavientos. Allá al fondo el delegado de los programas federales, como invitado permanente, sin problema alguno, pese a lo ríspido de la campaña.

Hoy –o el viernes- en ese entorno deberá comparecer el delegado del Instituto Nacional de Migración, para coordinarse auténticamente en la materia, donde se hizo ojo de hormiga con una crisis humanitaria de 350 migrantes hacinados…y liberados a su suerte.

Es una de las primeras pruebas de fuego de la mesa de seguridad y en particular, de la utilidad real de la misma. Primero la capacidad de convocatoria y segundo, resultados, compromisos concretos en un tema donde la federación ha abandonado al Estado y municipios.

Pero sólo es un tema…enfrente tiene la mesa que atender los homicidios que no se reducen, y que se han disparado, con el terrible suceso de la pareja y una menor desmembrados y calcinados.

Son asuntos donde inclusive el café sabe mucho más amargo. 

Más con una ratificación del Fiscal General del Estado retrasada injustificadamente casi dos semanas, cuando debió quedar de inmediato aún sin el voto inmensamente mayoritario con el que ahora llegó. 

De cualquier forma no fue conseguida la unanimidad, ni con la presencia de César Jáuregui y Luis Serrato, dos operadores de Palacio presentes durante la sesión.

***

Es increíble que en plena pandemia el Colegio Médico de Chihuahua, uno de los más longevos en el país, haya estado ausente del Consejo Estatal de Salud, a pesar de que la ley obliga a considerar a las organizaciones de profesionistas. Son necesarios e indispensables asesores.

Y más aún es de sorprender que los empresarios, a través de los representantes de las cámaras también hayan sido excluidos, pese a las graves consecuencias derivadas de las medidas draconianas adoptadas desde un Consejo de Salud, con pérdidas económicas millonarias.

Así llevó el “Higadito” Eduardo Fernández, lucrativo exsecretario de Salud, las riendas durante la crisis sanitaria, haciendo caso un día de las determinaciones federales y en otras manipulando los criterios, con el voto de un consejo de salud fantasmal.

Es buen augurio la incorporación del Colegio Médico y los representantes del sector privado, después de una ausencia de año y medio, en las discusiones de los criterios, para adoptar las medidas más adecuadas de cara a un verde mentirosón dejado desde la anterior administración y que debe ser revisado en lo inmediato.

Es una revisión en la cual tendrían que intervenir los nuevos responsables, y no quienes desde la anterior administración hicieron chilar y huerto, como comandantes y comandantas, con bonos y apapachos, mientras en primera línea el personal médico y auxiliar arriesgaba su vida todos los días en extenuantes jornadas laborales sin contar con las medidas adecuadas de protección.

***

Es tétrica y denigrante la narración de hechos que hace uno de los detenidos en la brecha de Sacramento hace dos años, mediante la cual los vecinos y sus familias exigían un trato diferenciado en el cobro de la caseta.

Es vil tortura la practicada no sólo desde las huestes de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, sino por agentes del ministerio público y agentes ministeriales.

No resiste la narrativa el protocolo para casos de tortura. Fueron golpeados innecesariamente en el arresto, echados sobre una pick up como si fueran reses y desnudados en las celdas estatales donde fueron recluidos y obligados a hacer sentadillas, sin asistencia legal y totalmente incomunicados. 

La auscultación médica fue una farsa, al limitarse a unas cuantas preguntas sin real revisión para detallar la agresión. Todo ello documentado.

Finalmente, sobre el tema, también de manera tardía, recayó una recomendación, la 5s.1.024/2021, dos días antes de terminar el quinquenio.

Está corriendo el tiempo para que Gilberto Loya, en su cargo de Secretario de Seguridad dé contestación a la recomendación enviada por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos.

Deberá recaer, como lo señala puntual el organismo, una investigación y fincamiento de responsabilidades.

***

Tiene ya cuatro meses de retraso la entrega del Hospital de Ginecobstetricia de Parral, una de las obras más presumidas por el corralato… y así pudiera quedarse meses y años más, porque no tiene recursos.

Nos dicen que no sólo es el retraso ordinario, responsabilidad de la empresa contratada para tal efecto, por el cual debe por supuesto fincarse sanción, sino que la ministración de recursos no fluyó de la manera adecuada y programada desde la licitación misma. Fueron 300 millones de pesos proyectados, pero no suministrados totalmente.

Se enredaron con la pita propia no sólo Arturo Fuentes Vélez en la Secretaría de Hacienda, sino también el secretario de Obras Públicas, Gustavo Elizondo.

Las obras con valor terminaron valiendo nada. De poco sirvieron visitas y decenas de fotos, con eso no avanzó la obra.

Están frescas en la memoria y si ésta no fuera suficiente, en la hemerografía digital en internet, la presencia de funcionarios una y otra vez, para pararse el cuello.

Ahora la herencia de Corral, una de ellas, está ahí abandonada deteriorándose por la falta de previsión y responsabilidad financiera.

***

En la primera foto de la gobernadora Maru Campos con los 67 alcaldes de la entidad, apareció un personaje colado que de plano se equivocó de sitio o le ganó el afán de protagonismo.

Se trata del exalcalde de Belisario Domínguez, Aarón Loya Jáquez, quien parece no haberse enterado que ese cargo ya no le corresponde. 

En las imágenes (visibles en La Columna versión digital), sale detrás y en medio de Pável Aguilar, subsecretario de la Coordinación de Gabinete, y Gilberto Loya, secretario de Seguridad Pública Estatal. El expresidente municipal intentó la relección, pero la impugnación de su candidatura por parte del PRI, partido al que dejó a media contienda, llevó a que le anularan el nombramiento. 

Se quedó a nada de ser el abanderado de Movimiento Ciudadano, alentado por el corralismo que se alió hasta con el diablo en diferentes zonas del estado, con el fin de evitar lo inevitable, el triunfo del PAN representado por Campos Galván.

En vez del expriista, por lo tanto, debió asumir la candidatura su suplente, Felizardo Gallegos Loya, cuyo nombre apareció en la boleta y tras ser votado, resultó electo. 

¿Qué hacía en la fotografía oficial de ayer el exalcalde? ¿Será ahora el asesor del alcalde Felizardo Gallegos, tan cercano que hasta en las reuniones oficiales aparece con un papel protagónico?

Cada municipio tiene su autonomía, pero el caso en extremo raro porque ningún alcalde se perdería por decisión propia tan importante encuentro con la primera gobernadora de la entidad.

Por cierto, de todos los que acudieron, se dice que más del 90 por ciento llevaban su cartita a Santa Clos, consistente en dinero para enfrentar la crítica situación que les dejaron sus antecesores. 

La diplomática respuesta a todos fue dirigirlos con el secretario de Hacienda, José de Jesús Granillo, quien ya no halla dónde esconderse ante las peticiones de recursos.