-En lugar de Pensiones, benefician a Star Médica

-Influyentismo en Central de Actuarios

.
viernes, 01 febrero 2019 | 02:04

-Influyentismo en Central de Actuarios
-Casi listo aumento a los camiones urbanos
-Urge orden a Uber y Didi
E
stuvo de fiesta el gobernador inaugurando nuevas instalaciones y equipo en Pensiones Civiles del Estado en diversos municipios.
Incluso festejó que mediante servicios subrogados se presten servicios para diagnosticar infartos y realizar cirugías de ortopedia y cataratas.
Todo esta muy bien, sólo que el servicio no lo presta Pensiones ni alguna institución pública, sino una empresa privada de las favoritas del sexenio.
Se trata de Star Médica, ubicada allá por el Periférico de la Juventud, la que prestará el servicio con cargo -previo sobre costo- a los mismos derechohabientes y el pasivo que sufre la muy enferma Pensiones.
Caravana con sombrero ajeno. En lugar de fortalecer los servicios que la misma institución presta a sus derechohabientes, se otorgan concesiones para prestar servicios.
Más aún, inmediatamente nuestros lectores nos advierten que el desabasto de medicamento ha llegado a niveles increíbles.
Cada día, en las farmacias de Pensiones entregan órdenes subrogadas para particulares, pero el colmo, es que ni siquiera éstas cuentan con el medicamento.
Los derechohabientes deambulan de Pensiones a las farmacias, y luego en éstas, hablando por teléfono en espera de que llegue el preciado medicamento.
En estas condiciones poco hay qué festejar en relación con el manejo real de la institución que se cae a pedazos.
La festinada del señor fue publicada en sus mismas redes sociales. La imagen en nuestra versión digital.
***
Las decisiones del Consejo de la Judicatura ponen en aprietos el avance de los asuntos jurídicos que se tramitan en juzgados y salas. Las notificaciones y emplazamientos están en un verdadero atolladero.
Todo por una magistral decisión del Consejo: que las citas con actuarios solo se obtengan en horario determinado muy temprano, a partir de las ocho, y las vespertinas, a las diez.
Si la cita es en la mañana sólo hay 30 espacios disponibles, hasta 48 horas después; y si es en la tarde, ¡¡se programan a lo largo del mes!!
Los litigantes han puesto el grito en el cielo. Aceptan que se debe poner orden para lograr la efectividad en el funcionamiento de la actuaría, pero también se debe acabar con el favoritismo y compadrazgo.
El amiguismo a todo lo que da permite hacer notificaciones sin mayor problema, bajo una discrecionalidad cobijada desde algún influyentismo palaciego.
Son ciertos abogados privilegiados quienes se apersonan en la central de actuarios, y sin tocar barandilla son atendidos para diligenciar sus asuntos sin dilación alguna. En esos casos sí hay efectividad y de la buena.
Esperemos que la medida sirva para algo, pero no hay buen augurio.
***
Se discute el aumento a la tarifa de los camiones urbanos de espaldas a los usuarios del servicio. Ya lo sabíamos que así seria luego de que, en Juárez, en aquella lejana sesión del consejo de transporte, exasperado, el Secretario General, César Jáuregui, asumió la responsabilidad de saber qué es lo que les conviene a los chihuahuenses en la materia.
Palabras más, palabras menos, dijo en esa mesa que el gobierno sería quien tomaría la decisión del incremento. Que el gobierno sabe lo que necesitan los chihuahuenses.
Pero el asunto no es tan simple, más allá del ánimo pitoniso de la afirmación del Secretario.
El alza al transporte condicionado a la supuesta mejora en el servicio es una ilusión, porque en los hechos, el servicio continúa empeorando.
No hay vigilancia efectiva de la autoridad. Están esperando a que lleguen camiones nuevos para echarse a la milonga de nuevo.
Nada nos dice que las cosas cambiarán de la situación actual con esa irresponsabilidad.
Es de tal grado el problema en el transporte, que los camiones, en su mayoría, son carcachas que circulan con dificultad en condiciones de riesgo para los usuarios.
Cosas tan simples convierten a esos armatostes en un peligro constante. Por ejemplo las direcciones hidraúlicas. Nadie les mete mano.
Los camiones tienen severas fallas mecánicas que no son resueltas de fondo, sino con chicanas. En ocasiones los choferes han tenido que retirar la unidad del servicio por este motivo, o acabar con los brazos destrozados del esfuerzo.
Eso no lo ven ni los concesionarios que buscan el billete a toda costa, ni los funcionarios de gobierno, que a estas alturas lo que quieren es cobrar su quincena con el menor esfuerzo.
***
Los problemas en el transporte no terminan ahí.
Didi, la competencia de Uber, llegó con gran enjundia a la ciudad. Es cierto que el desplazamiento empieza a ser lento, pero hay dos o tres detallitos que empiezan a marcar la diferencia.
Primero el precio. Mientras en Uber el banderazo, o la cuota de salida es de veinte a 24 pesos, en Didi está por debajo de los veinte.
La guerra comercial está en todo lo que da. Los choferes traen la doble aplicación y utilizan a conveniencia una u otra.
Este enfrentamiento soterrado quedaría solo en ello, si no hubiera consecuencias para los clientes, quienes empiezan a resentir la pelea de los prestadores de servicio.
Los choferes cancelan a placer los servicios cuando se trata de pago con tarjeta, por aquello de que prefieren el efectivo para jinetear a la plataforma.
Es necesario que transporte tenga alguna intervención, en lugar de adoptar la cómoda posición de ser omisos ante las irregularidades que se presentan.
***
En la conferencia matutina de Andrés Manuel López Obrador se tocó el tema de la violencia y particularmente las ejecuciones en todo el país.
Se anunció la implementación de la Guardia Nacional, así con todas sus letras, en Tijuana, Baja California, por el índice de violencia que ha alcanzado dicha entidad.
Para Chihuahua no hubo ninguna mención. Y eso que estamos en los primeros lugares como ayer se manejó en esta columna.
No estamos en el radar de Presidencia de la República.