Opinion

-Entre los abusos hostigaron a una enfermera

.

GPS / Columna

lunes, 07 septiembre 2020 | 05:00

-Veamos de qué está hecha la Alianza Federalista

-Protesta desde su sala contra extracción de La Boquilla

-Vacaciones en Mazatlán con cargo al erario

Se ha convertido la Secretaría de Salud en un organismo violentador de los derechos humanos. Cuando menos tiene en este año seis recomendaciones emitidas por la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH).

Hay noticia de que son muchas más las quejas presentadas, pero éstas no han sido dictaminadas aún, por lo cual están a la espera de resolución.

Por lo pronto, dos de las recomendaciones son demoledoras, una por la provisión de medicamento que se negó por no existir en farmacias y la otra por hostigamiento laboral.

Son graves los actos denunciados. No tuvo de otra la comisión derechohumanista que conceder la razón a los quejosos. Son harto elocuentes y demostradas las violaciones. En la primera de ellas, la 06/2020, se negaron los medicamentos Levotiroxina tableta (100 mg), Ezetimiba-Simvastatina comprimido (10 mg/20 mg), Celecoxib cápsulas (200 mg), Diosmina/Hesperidina tabletas (450/50 mg).

El abogado de la Secretaría adscrito al Ichisal, Sergio García Gámez, sólo dio largas al asunto al ser notificado por la CEDH. Ya nunca se apersonó. Ignoraron olímpicamente con desdén los procedimientos.

El paciente, pese a ser derechohabiente del Instituto Chihuahuense de Salud, tuvo que comprar el medicamento de su propia bolsa, para evitar el deterioro a su salud.

Esos miles de pesos difícilmente regresarán. Las facturas están acreditadas dentro del voluminoso expediente.

La otra queja, la 14 del 2020, es en contra de Servicios de Salud, e involucra a la encargada del área de responsabilidades Loretta de Anda, y a otros abogados, junto con el área de recursos humanos.

Le hicieron la vida de cuadritos a una enfermera, a quien hostigaron para obligarla a cambiarse de centro de trabajo, de manera arbitraria y caprichosa, por órdenes del jefe de la jurisdicción sanitaria.

Está convertida el área jurídica de salud en el ejecutor de los caprichos de jefes y mandos medios para castigar a los empleados y derechohabientes, sin que exista ninguna protección a ellos.

Ahora habrá que esperar a ver si la Secretaría de Salud acepta las recomendaciones, en las cuales ya se habla de la reparación integral del daño, que insistimos, aparece más que acreditada.

Seguramente habrá alguna triquiñuela jurídica para patear el bote.

***

Pues hoy se verá realmente si se tratarán los temas de “hondo calado” anunciados desde la última reunión de la Alianza Federalista.

Corral y nueve gobernadores más pondrán el cascabel al gato, renunciando a la Conago y abriendo el frente anti-AMLO, con evidente tono electoral.

Querétaro, investigado en el asunto de Odebrecht, y San Luis Potosí, que serían los estados 11 y 12, están en duda. Más bien ya fuera de la insurrección.

Hay una gran expectativa nacional creada. Pero en el fondo, cada gobernador tiene su propia negociación e intereses particulares.

El de Chihuahua, por ejemplo, continúa en luna de miel con Marcelo Ebrard y con varios operadores de la cuatroté.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, vino exprofeso a Chihuahua, después del encontronazo de Conago, y permaneció un fin de semana casi completo. La foto de ambos saliendo -o entrando- a un boquete de obra es elocuente.

En la memoria se encuentra también el descomunal deslinde de Corral de la alianza federalista hace unas semanas, en aquel desplegado con solicitud de renuncia de López Gatell.

Desfiló por noticieros de radio y televisión de la Ciudad de México tanto como fue una lindura, en el reflector mediático para beneficio propio, negando tres veces su participación.

Ahora tendrán los gobernadores, El Bronco, Aureoles, Alfaro y el resto, que exigir de Corral firma, con nombre y huella digital en cualquier acuerdo, para evitar un posterior deslinde. Porque lo suyo, lo suyo, no es cumplir.

***

Pasaron dos semanas y no es posible que haya carecido el Estado de Chihuahua de la capacidad de sentarse a la mesa o al menos sostener una llamada vía Zoom con el Presidente de la República. Tampoco hubo plantón ni dormida en el zócalo capitalino, como bravuconamente se anunció.

Terminaron los agricultores reuniéndose a solas en Palacio Nacional este viernes, aunque altos funcionarios federales ponen en duda la verificación de tal encuentro.

Ayer sólo envió el gobernador un comunicado denunciando la reapertura de válvulas en la presa La Boquilla, pero un solitario comunicado que dictó desde la cómoda sala de su casa. Cero acción.

***

De comunicadora a modelo. Ya habíamos visto a Míriam Saldívar casi en funciones de edecán, en una selfie tomada en Juárez y en otro video transmitido en vivo arreglando la ropa del gobernador.

Pero ahora la encontramos como el rostro de Chihuahua, en una serie de anuncios difundidos en redes sociales y algunos medios.

No tardaremos, a ese ritmo, en ver a alguno de los colaboradores de “Igor” del Castillo, como Enrique Lomas, en esos menesteres.

O no hay creatividad o el recorte de dinero es una realidad. Nos inclinamos por lo primero, porque la austeridad sólo es de nombre y para lo que conviene.

***

Un mal mensaje mandó el Congreso del Estado al hacerse de la vista gorda ante un gasto de más de 100 mil pesos por parte del exalcalde panista de Nonoava, José Refugio Monge.

Resulta que la Auditoría Superior del Estado detectó en la revisión de la cuenta de 2018 (que apenas fue vista por el Legislativo) un viaje a Mazatlán, Sinaloa, en el que algunos se dieron vida de rey en uno de los recurridos hoteles El Cid.

Fueron 110 mil pesos en comidas, hospedajes y bebidas al por mayor, en una inexplicable comisión a la playa en el primer semestre de 2018, antes de que Monge Quezada fracasara en su intento de volver a postularse como candidato a presidente municipal.

Cuando los auditores solicitaron explicaciones -como cuántas personas fueron, con qué comisión, qué justificaba el gasto y el informe de los resultados del viaje- la entonces tesorera Vianney Caro respondió que ni siquiera sabía de qué le hablaban.

Ahí estaban las facturas clarísimas de la cadena hotelera, pero ella se hizo la occisa. “(...) no se presenta documento de área requirente de este gasto, como tampoco se cuenta con informe de resultados obtenidos en este viaje, con la finalidad de garantizar que los gastos realizados se hayan efectuado para lograr objetivos (...) surgiendo la hipótesis de que este viaje, cubierto con recursos públicos, no tuvo como finalidad perseguir intereses institucionales y propios del municipio de Nonoava”, concluyeron los auditores.

Puede verse la conclusión de la auditoría en una imagen del informe que se presenta en la edición digital de GPS. Pese a eso los diputados dejaron pasar como mera anécdota las vacaciones con cargo al erario.

El gesto resultó indignante para los pobladores de Nonoava, sobre todo ahora que se habla de los intentos de Caro Villalobos de postularse nuevamente.

Mal mensaje de impunidad para los demás alcaldes y funcionarios. Incluso para el presidente municipal actual, José Héctor Caro Villalobos, cuya gestión caracterizada por el nepotismo tampoco ha sido ejemplar.