Opinion

-Envía tinacos con su nombre en narcoterritorio

.

GPS / Columna

jueves, 25 marzo 2021 | 05:00

-Ya ni toman temperatura en oficinas de gobierno

-Ahora presenta Corral en el ring al notario Flores

 

Desde el narcoterritorio de Urique reportan el despilfarro, sin pudor alguno, de los recursos municipales en aras de la reelección de la alcaldesa panista Mayra Díaz Gutiérrez.

Mientras algunos candidatos y precandidatos cuidan cuando menos las formas, a la “alcaldesa municipal”, como se hace llamar pese a la redundancia, se le olvidaron las normas electorales y con el gasto del ayuntamiento que maneja se hace promoción personal.

En la imagen de muestra en la versión digital de GPS aparece uno de cientos de tinacos que ha mandado a las marginadas comunidades del municipio serrano, con el logotipo de la administración que encabeza (2018-2021) y su nombre completo después del título de “Lic.”.

Es gravísima la promoción de la funcionaria municipal en bienes públicos del municipio que ella misma preside. Ni siquiera compra con su dinero esos artículos en los que se publicita, lo hace con recursos del pueblo.

Pero es peor el asunto. Según los pobladores bien informados huele mal desde la compra de los bienes, la adjudicación hecha a modo de cierto proveedor, el reparto y la selectividad con que se entregan los tinacos, que no alcanzan a gran parte de la población necesitada.

Es transa a todo lo que da, desde la adquisición hasta la descarada promoción personalizada con fines electorales.

La alcaldesa presume que tiene el control político y económico de la región, que cuenta con el aval del PAN y del Palacio de Gobierno para no ser molestada por las inoportunas autoridades electorales... y por lo visto así es, por eso actúa a sus anchas y sin preocupación alguna.

****

Las calles poco a poco recobran la vida que antaño tenían. Exactamente hace un año, antes de la pandemia de Coronavirus, todo era normalidad.

Pero no sólo son las personas, sino también las mismas empresas y, más preocupante, las oficinas del sector público.

Hace unas semanas era casi de histeria llegar a cualquier lugar. Se adoptaban medidas extremas, se desinfectaba el calzado, se tomaba la temperatura y se obligaba al uso de gel en manos.

Pero ahora, como se observa en la imagen que nos envían y que publicamos en nuestra edición digital, lo único que hay es gel y nada más.

Se trata de las oficinas del edificio Héroes de la Revolución, en imagen tomada hace apenas unos días. Los guardias interceptan a una persona y lo único que hacen es pedirle que use gel.

La toma de temperatura es obligada, en función de que auxilia a la detección del Covid, es universalmente utilizada. Pero nada. Funcionarios representantes de ese mismo gobierno estatal acuden a los negocios privados y los multan si no tienen equipo para tomar la temperatura y tapetes sanitizantes. ¿Al gobierno quién lo castiga?

El color amarillo en que se encuentra Chihuahua es una línea delgada. Se supone que las autoridades de salud así lo han determinado, al mantener muchas de las restricciones de actividades, pero en las mismas oficinas de Gobierno se hace caso omiso a ello. Relajan irresponsablemente las medidas.

***

Las balaceras en Colorada de los Chávez, en Guadalupe y Calvo y en Gómez Farías, con saldo terrible en personas fallecidas, son por supuesto grave llamada de atención ante la incapacidad e irresponsabilidad de la administración corralista.

Constituyen reflejo de la ausencia de control de la violencia, que no es de ahorita, sino desde hace cuatro años.

El reporte último del Secretariado Ejecutivo, apenas hace unos días, lo retrata en cifras con crueldad. Los indicadores siguen colocando a la entidad en los primeros lugares de violencia sin que exista acción remedial alguna.

Si en enero de este año fueron 181 homicidios, en febrero fueron 179. Mas menos, los mismos niveles que los ocurridos en 2019 y 2018.

Esa estadística nos coloca en casi 10 mil homicidios, 180 en promedio mensual desde que Javier Corral tomó las riendas de la administración estatal.

Muy por encima del pasado sexenio, colocando a la entidad en niveles vistos durante la gestión de Felipe Calderón en el gobierno federal, hace ya diez años.

Ninguna de las acciones adoptadas ha dado resultado, ni en coordinación ni en descoordinación con el gobierno de la República.

En el fondo el problema es uno, la deficiente gestión estatal, con medidas erráticas y caprichosas que a nada llevan, más que al agravamiento del problema.

*

Hay en la poderosísima CTM un sentimiento verdaderamente rabioso contra Francisco Salcido. Se les fue del otro lado, al PAN, con Maru Campos, que continua acercando liderazgos a su causa.

Han desplegado contra el líder obrero diversos ataques, que en el fondo no son otra cosa que la frustración por haber brincado la cerca.

Se dejó ver Pancho hace unos días precisamente con la candidata del PAN a la gubernatura. En la imagen, que les mostramos en edición digital, ahí está enmedio, inconfundible.

Le han dicho traidor, malagradecido, y un sin fin de etceterá.

Anda Doroteo Zapata, sempiterno líder cetemista de disgusto en disgusto, porque uno de sus chavalos le salió respondón.

Con tan mal tino se acusa a Salcido, que se le endilga “pasado oscuro”, cuando su pasado es precisamente la CTM y no otro.

La alcaldesa suma voluntades en su camino a la elección de junio próximo, contra viento y marea, especialmente ante el fuego amigo desde casa, que no cesa ni un momento.

***

O se quedó ayer Corral con el plato servido para su exaplaudidor el conductor y dueño del Canal 28, Sergio Valles, o de plano fue el gobernador quien suspendió la comida planeada en Palacio de Gobierno.

Los reporteros de GPS en la oficina de “Igorcito” del Castillo andaban que se mordían las uñas por conocer al menos parte del chisme que generaría esa encerrona previamente agendada pero Valles nunca apareció ni por pasillos ni por patio central...a menos que conozca alguna puertita secreta.

Lo más seguro es que haya sido suspendida y punto. Irónico, también la falta de comida se convirtió en comidilla.

***

Ya metido en el infierno qué importa una mecha encendida más.

Ahora el desgobernador decidió atacar al notario número 4, Luis Raúl Flores Sáenz. Ordenó suspenderlo en sus funciones por aquello de la “certificación” en la gustada novela del corralato, la “nóóómina secreta”.

Es un pancho más, un arrebato de los incontrolables que sufre el gobernador con harta frecuencia. Pasado poco tiempo el notario volverá felizmente a su mina de oro y Corral andará ya retirado del recipiente de sus patológicos desahogos biliares, la gubernatura.

Serán incómodas las próximas semanas y meses porque seguiremos siendo testigos del desperdicio en tiempo y dinero para sostener ese y todos los arrebatos del autoritario pero hay qué llenarse de paciencia bajo la seguridad de que su final como tiranito queda a la vuelta de la esquina.

Quizá Flores y las demás víctimas no piensen lo mismo porque hay suplicios insoportables hasta por un día pero ya vimos que no están mancos y han salido más respondones que los duartistas.

Quinielas a la mesa.